Inicio » ARTE » Lxs Pierri
ARTE

En pocos días ya no van a estar colgados en el Centro Cultural Recoleta los cuadros de tres personas apellidadas Pierri, Lxs Pierri: Orlando, Duilio y Tiziana. Abuelo, padre e hija. Antes de que cierre, podría ser interesante recorrer ese espacio austero y desencantado para encantarse con la familiaridad, el color y la melancolía. En las paredes hay pinturas curadas por Laura Ojeda Bär que activan “queridas presencias” en cada caminante que entra gratuitamente al lugar.

Es una muestra fácil de ver pero difícil de ignorar. Discute a su manera con la perspectiva familiarista tan a la mano desde hace quince años en la literatura, el teatro, el cine y la sensibilidad porteña toda. El familiarismo es una consecuencia no buscada de las «literaturas del yo». Toda consecuencia de esa literatura es no buscada, muchas veces hasta es difícil de encontrar. En el familiarismo encontramos mera comodidad y resúmenes confortables de vidas normales. Nada de eso circula en el rescate de Lxs Pierri. El visitante puede caminar con familiaridad frente a cuadros muy distintos entre sí, pero que expresan fastidio con respecto a lo que suele decirse sobre el hogar. Es que podemos compartir poco con nuestras familias; alcanza con el legado metafórico de la memoria y del apellido. Esta muestra pone de relieve que «la familia» no tiene nada que ver con lo que reconocemos, sino más bien con lo que hace que la perturbación se vuelva creativa. La familia es entonces un empujón que cada tanto fiscaliza, por ejemplo, que de ella salen tres pintorxs reunidos pero poco unidos. Como si fuera una familia estéticamente anárquica.

No debe haber habido muchas exhibiciones así en la historia argentina. Pocas familias tienen tres generaciones con algo que mostrar. Generalmente el salto es de dos y se trunca. Tres tiene algo de síntesis. Pero Tiziana, cuando imagina si su hijo pintase, se figura «una pintura donde los elementos que la componen pueden cambiar de lugar o transformarse a través del tiempo. Como una democracia de la composición donde los elementos están dados y están presentados de una manera en un principio, pero que presentan la posibilidad de cambiar de lugar y transformarse según cada espacio, espectador o época». Se parece mucho a la experiencia de un arte a disponibilidad de lo total, su hijo como la familia y la historia mordiéndose la cola. No falta mucho para que podamos comprobarlo. Ojalá que la organicidad de lo que imagina supere a la devoción por el bioarte y todas esas chucherías actuales.

No bien se pone un pie en la sala 7, el cuadro “Melancolía”, del abuelo surrealista Orlando, organiza todo. El otro cuadro que arma atmósfera y dialoga con aquel es una de esas caritas con cachetes resaltados típicas de Tiziana, una especie de jueguito infantil con destino de ícono. Entre los sueños, la función social de los familiares y la dicotomía entre la civilización y la barbarie que Duilio se encarga de recordar de manera renovante se levanta una duda: si ese “lxs” es una barra que integra, divide o establece un mercado, como si fuera una barra de bar donde pedimos asilo anímico. Por lo demás, el mercadeo es la función fundacional de las ciudades. Y las ciudades son lo que vino después de las familias, en el momento en que estas se partieron para aventurarse a lo que parecía un intercambio de bienes con desconocidos y terminó siendo la apoteosis generadora de lo que está ahí afuera, la decadencia social que permite que estas obras brillen en su lenguaje prominente.

 

Orlando, Duilio y Tiziana Pierri, Lxs Pierri, curaduría de Laura Ojeda Bär, Centro Cultural Recoleta, Buenos Aires, 11 de julio – 1 de octubre de 2017.

28 Sep, 2017
  • 0

    Templos de barrio

    Marcelo Pombo

    Martín Legón
    16 May

    Marcelo Pombo es el último de nuestros modernos; difícil decir algo que no se haya dicho sobre su producción. El esfuerzo, en efecto, consiste en evitar la...

  • 0

    Veladoras

    Gabriel Orozco

    Federico Baeza
    9 May

    Los ecos del gesto con el que Gabriel Orozco sacudió el panorama del neoconceptualismo global en los años noventa aún siguen gravitando en el mundo del arte...

  • 0

    Adam Christensen en Pavilion Nordico

    Renata Zas
    2 May

    El sábado 13 de abril, anteúltimo día de la Semana del Arte y de la feria arteBA, Pavilion Nordico, una nueva residencia con identidad...

  • Send this to friend