David Graeber

Darío Steimberg

13 Jun, 2019

No es un problema nuevo, pero no parece que haya hoy algo más importante que encontrar modos de observar ese fondo oscuro en el que tantas de las discusiones que nos importan sucumben, esa corriente (a veces intencionalmente) inadvertida que nos dejaría ver, si le prestáramos atención, que lo que imposibilita el acuerdo no es una distancia de retórica argumentativa o un dato sobre el que hay discordia, sino una diferencia de “principios”, una proposición o una “verdad” que no admite polémica. Lo que está en juego son los valores. David Graeber lo explicita desde el comienzo de Hacia una teoría antropológica del valor: es necesario “comprender cómo las diferentes culturas definen el mundo de maneras radicalmente diferentes” y, al mismo tiempo, “cómo definen lo que es hermoso, o lo que vale la pena, o lo que es importante”. Aun cuando muchos de nosotros esquivemos la palabra o discutamos la cuestión en secreto, el territorio en disputa nos alcanza a todos.

En principio, está claro que nadie puede solucionar la cuestión de una vez y para siempre, pero el imponente libro de Graeber tiene para quien lo enfrente dos ofrendas de alto interés: por un lado, un recorrido histórico del uso y el lugar de la noción de valor tanto para la antropología como para las disciplinas que la alimentaron (la sociología, la economía, la lingüística); por otro, una propuesta contemporánea que intenta abiertamente ayudar a producir efectos más allá del mundo estrictamente académico. Así, en la primera parte del libro, Graeber narra con plasticidad y rigor el modo en que, históricamente, las corrientes antropológicas importaron nociones de valor de otras disciplinas. Y, con ellas, sus limitaciones. Su conclusión provisoria es que el problema ha sido siempre el de ver “estructuras fijas” donde deberían verse “patrones en movimiento”: “El valor, me propongo sugerir, puede verse desde este punto de vista como el modo en que las accione ...

Con más de cien discos y cuatrocientas colaboraciones editadas a lo largo de quince años, Alan Courtis (Buenos Aires, 1972) es lo que se denomina un músico prolífico. Hay una obsesión laboriosa en la manera de producir del ex Reynols, una forma ...

A la derecha del espectador, al ingresar, se lee el título de la muestra en marrón, que es el color que no representa polaridades ni tampoco el intento de brillar. El marrón es el otro color de todos los colores, el color defectuoso, la negación ...

Los grandes coreógrafos de escenas de acción (William Hobbs, Dale Anthony Girard, Allen Sudeth, Yuen Woo Ping) suelen utilizar términos musicales para referirse a su trabajo. Orquestación, fraseo, ritmo son las contraseñas de un tipo de cine som...

Cuenta la anécdota que W. H. Auden iba cruzando los Alpes en tren junto con dos amigos, quienes a cada rato soltaban gritos de pasmo por la belleza del paisaje. Mientras tanto, el poeta viajaba absorto en la lectura de un libro. Sus compañeros lo r...

Laurie Anderson atraviesa distintos momentos de la vida como secuencias del destino. Su voz registra las transformaciones de los afectos, del corazón y de los seres queridos. Lo que reconoce es que en toda pérdida algo se recupera y que aquello que...

Es difícil reseñar La sequía sin tener en cuenta El mundo sumergido, la otra gran novela apocalíptica que James Graham Ballard publicó en la década del sesenta. Ambos libros funcionan como contraparte y complemento del otro, casi como si su aut...

Las reflexiones contemporáneas acerca del populismo han dado lugar, a partir del reconocimiento de su plural posibilidad de emplazamiento entre izquierdas y derechas, a conceptualizaciones marcadas por otro reconocimiento: el de su intrínseca provi...

La historia del género indica que el buen cine de terror, antes que incorporarse a un espacio social, ha tratado siempre de devorarlo. Jordan Peele filma críticas de un tiempo histórico signado por el terror, de ahí que las dos películas que ha ...

¿Cualquier vida admite o resiste ser puesta en juego en el ámbito público del teatro? ¿Qué características debería tener una biografía para volverse objeto de un espectáculo? Estas preguntas, en realidad, apuntan mucho menos a la trayectoria...

Send this to friend