Sol Echevarría

18 Abr, 2024

La embestida política y económica de los últimos meses contra las instituciones culturales argentinas puso en evidencia que el arte es un territorio en disputa: el intento de cierre del Fondo Nacional de las Artes y del Instituto Nacional del Teatro, el desfinanciamiento del Instituto Nacional de la Música, los despidos masivos en el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales, la clausura del tradicional Cine Gaumont y la derogación de la Ley del Libro, por nombrar sólo algunos de los sectores afectados. El vaciamiento sistemático de espacios preexistentes, muchos de ellos autárquicos o eximidos del gasto público, dejó en evidencia la incapacidad del gobierno actual para generar iniciativas culturales e instituciones propias.

Se trata de una verdadera batalla cultural ante el intento por preservar las desigualdades económicas y sociales. O más bien un exterminio ya que, carente de artistas e intelectuales que jueguen para su lado, la estrategia del poder consistió directamente en patear el tablero. En simultáneo a que se desfinancia la cultura nacional, se desintegra la figura del Estado como garante de libertades y derechos, por ejemplo, los de género: se prohibió el uso de lenguaje inclusivo en las escuelas, se cambió el nombre del Salón de las Mujeres de la Casa Rosada y volvió a ponerse en duda el acceso a la interrupción voluntaria del embarazo. La represión excesiva de las manifestaciones públicas en las calles no es sino una continuidad táctica del intento de ejercer la soberanía sobre los cuerpos.

Este nuevo panorama político, para algunos trágico y para otros festivo (no hay que olvidar que Javier Milei ganó en las urnas por una amplia mayoría que aún lo defiende), marca un corte con la historia reciente y, por eso, necesita construir su genealogía hurgando más atrás en el tiempo. Con una vigencia inusitada y desesperante, de la mano de los discursos de la ultraderecha neoliberal, reapareció el imaginario de los ...

Leer es una práctica de libertad ―o eso querríamos creer―, pero también es una experiencia de sometimiento. Implica abandonarse en cierta medida, para bien o para mal, a las ideas y las palabras de otra persona, seguirla en sus vueltas y deri...

 

Nunca oculté, en cuanto el tiempo desclasificó mi pasado, que mis muy titubeantes comienzos como traductor estuvieron más del lado de las sombras que del de la luz. Primero porque destrocé, siendo mozo, un Seminario de Lacan en la somb...

¿De qué se alimenta una inteligencia artificial? En primer lugar, y más que nada, de electricidad y mucho trabajo humano. Una vez garantizado el recurso material, puede engullir otro tipo de comida. Martín Bollati hace ingresar en las entrañas ...

Esta obra de Carlos Trunsky revisita a Lewis Carroll poniendo el foco en su presunta —casi innegable— pedofilia. Se baila y se canta la inocencia, el deseo, la perversión, la mirada del monstruo (mentimos al decirles a lxs niños que no existen...

Un poema puede ser un recorrido, por palabras, por textos anteriores y posteriores, por la memoria, por paisajes o por una construcción subjetiva. Y, en ese sentido, el poema puede ser un mapa, uno que se dibuja en filigrana sobre otros territorios...

La realidad, tal como alguna vez le hizo decir Anthony Burgess al protagonista de su obra más célebre —hablamos de Poderes terrenales—, juega a veces en las manos del arte. Que un libro como este, cuyo núcleo imperioso es el silencio, tome pr...

Divagar, permitir que la orientación del paseo se decida por intuiciones que provienen de un lugar opaco, fue una adicción temprana que Robert Walser ni siquiera abandonó cuando la madurez lo encontró internado en un sanatorio psiquiátrico de H...

“Hudson escribe como crece la hierba. Un espíritu suave parece soplarle al oído las frases que posa en el papel”, dice el Joseph Conrad vuelto personaje en Viaje a las cosas. ¿No es este el tono con el que escribe aquí Miguel Vitagliano? Sua...

En un paisaje cinematográfico que se presenta cada día más explicativo y subrayado —donde cualquier atisbo de ambigüedad o indefinición es mirado con sospecha—, el director noruego Kristoffer Borgli, autor de Sick of Myself (2022), desplieg...

Como parte del ciclo “Espectáculo a diario. Las distintas temporadas del cine popular mexicano” en la Sala Leopoldo Lugones del Teatro San Martín, se presentaron dos películas de Roberto Gavaldón: La noche avanza (1952) y Días de otoño (19...

Pan, la muestra de Santiago Delfino en la galería Miranda Bosch, es una exposición fuera de agenda y coyuntura, que nos enfrenta a una introspección sobre la condición humana desde una perspectiva transhistórica. A contrapelo de la exaltación ...

Los catorce relatos que componen No todo el mundo, libro más reciente de la española Marta Jiménez Serrano, funcionan como instantáneas del (des)amor en el siglo XXI, como collage de la ciudad cuyo mapa son los nuevos deber-ser. Estas historias ...

Send this to friend