Nathan Hill

Juan F. Comperatore

16 May, 2019

Sindicada por la crítica en la estirpe de maximalistas como Thomas Pynchon o David Foster Wallace, El Nix es una de esas obras que pretenden abarcarlo todo. Pero allí donde los primeros persiguen la dispersión y la incertidumbre, Nathan Hill se adiestra en la contención y resolución de un rompecabezas. Más cercano a John Irving o Jonathan Franzen en sus vindicaciones de la novela decimonónica, cuando multiplica los hilos narrativos es para atarlos. Resumir el intrincado armazón de las setecientas páginas de la novela es una tarea peliaguda. Veamos qué sale.

Un acontecimiento provoca un desbarajuste en la urdimbre temporal de la vida del profesor de literatura, gamer y escritor frustrado Samuel Andresen-Anderson: veintitrés años después de haberlo abandonado, su madre reaparece en un video viral arrojando piedras a un candidato presidencial. Además del mote obligado de terrorista que le endosa la prensa post-2001, Samuel también se entera de que la mujer al parecer fue hippie radical y prostituta. El encargo del abogado de escribir una carta a favor de su madre se transmuta en la propuesta a su editor de escribir un libro en contra de ella y de esta forma cumplir finalmente con el contrato por una novela aplazada desde hace una década. Tironeado por el amor filial y el rencor por su ausencia, Samuel se embarca en una investigación para saber quién fue y, por lo tanto, quién es su madre. El resultado es, presumiblemente, el libro que estamos leyendo.

El doble apellido del protagonista anuncia una serie de desdoblamientos, como si cada personaje, incluso cada instante en el tiempo, tuviera una existencia paralela. De este modo, se miran en espejo las manifestaciones contra la Guerra de Vietnam que tuvieron lugar durante la Convención Nacional Demócrata, en 1968, y las manifestaciones contra la Guerra en Medio Oriente, en 2004. Un líder del movimiento estudiantil de los sesenta se ve reconvertido en el nuevo milenio en cínico promotor de int ...

«I am I because my little dog knows me», escribió Gertrude Stein en The Geographical History Of America (1937). «Yo soy yo porque mi perrito me re/conoce»: la sentencia esconde en su sencillez una honda reflexión sobre los límites de la identi...

Marcelo Pombo es el último de nuestros modernos; difícil decir algo que no se haya dicho sobre su producción. El esfuerzo, en efecto, consiste en evitar la lista de lugares propios, los tres o cuatro adjetivos clave que podrían obviarse sólo por...

¿Cuáles fueron las herramientas con las que, al iniciarse la década del noventa, el nuevo cine argentino trató de pensarse a sí mismo? En el prólogo a esta compilación de ensayos, Emilio Bernini juega una carta que pasa por encima de la mera a...

Remedando el comienzo de Jotón, y según datos que pueden rastrearse en la web, encontraríamos que Hougthon es una pequeña localidad estadounidense ubicada en el noroeste del país, en el estado de Michigan. Oficialmente se jacta de sus amplios es...

I. La extranjería, el lenguaje vuelto palabra y la palabra habitando el texto. El texto como patria —así lo escribió George Steiner sobre el judaísmo— y la patria como orfandad, como quebradura y copia, como las Segundas Tablas de la Ley lueg...

El problema es el lenguaje. Y el lenguaje lo es todo. En un contexto dominado por las narrativas seriadas que reformulan constantemente sus entretenidas estrategias comunicativas sin cuestionarlas, disminuyendo la reflexión al mínimo y evitando la ...

Un libro de teoría escrito desde la praxis por un crítico y escritor, por un intelectual devenido primero miembro activo y luego cuadro de su organización. Teoría de la militancia, de Damián Selci, fue elaborado al calor de la experiencia en una...

En sus clases de escritura creativa en la Universidad de Iowa, Vivian Gornick les decía a sus alumnos que los sentimientos no son un tema para escribir y que los eventos de la vida son apenas la materia prima para intentar hacerlo. Ella misma sigue ...

La excusa del sueño americano es, como indica su título, un pretexto; algo necesario para obtener otra cosa. Florencia (protagonista y una de las directoras del proyecto) viaja a Miami a pasar unos días con su madre (Silvana), quien hace veinte a...

Send this to friend