Ramón Arteaga

21 Ene, 2021

En la última muestra de Jazmín López en la galería Ruth Benzacar, la desaparición de Ivanka deja una habitación transfigurada que oscila entre espacio expositivo y escena forense. Cinco años después de su última muestra individual, la pintura por primera vez deja de ser el elemento central en favor de un formato instalativo que destaca por su fragmentación en el espacio. El misterio de este personaje ficticio desencajado caprichosamente de la propia Jazmín López se abre paso entre obras y objetos, más con la seducción escurridiza de los rumores que con el peso sesudo de la evidencia. Su trabajo como cineasta y su faceta más teórica como profesora ayudante de Boris Groys en la New York University encuentran una feliz confluencia con su trayectoria en la pintura: en medio de una confusa puesta en escena, que continúa sus preocupaciones sobre las interrupciones y disonancias que pueden introducirse en los lenguajes del arte, las citas a otrxs autorxs y obras se entremezclan con profanaciones tontas de la pintura y un desapego hacia lo biográfico que deja lugar a la pregunta por la utopía.

En la antesala, el hall de un velorio anticipa un ánimo mortuorio que se descubre injusto, o al menos precipitado. Como el lapso que la ciencia forense exige para certificar la muerte a partir de un cuerpo sin signos vitales, más allá del velorio la ausencia del cuerpo exige una dilación temporal, no ya para establecer la muerte, sino para formular una simple hipótesis: ¿qué pasó con Ivanka? Si el velatorio prevenía los casos de catalepsia, pasear entre los objetos que Ivanka dejó genera intriga no tanto por su muerte, sino por la desaparición en sí. Lo que importa no es establecer el cierre de una biografía, sino imaginar una ruptura radical que da inicio a otra cosa; el peligro, en este caso, no es dar por muertx a unx vivx, sino obnubilarse con esa dicotom ...

A veces la desnudez de ciertas prosas instala equívocos. A Kjell Askildsen, considerado por muchos como el gran cuentista noruego de la segunda mitad del siglo XX, se lo suele incluir entre las luminarias de una escuela que ni siquiera es nórdica ...

El procedimiento es simple, pero la operación que lleva a cabo es muy compleja. Manuel Abramovich contrató a un grupo de trabajadores sexuales rumanos en un club gay de Berlín, el Blue Boy, y les pidió que contaran alguna experiencia o hicieran ...

Dino Saluzzi vuelve a sacar un disco de bandoneón solo a sus ochenta y cinco años. Albores es el tercero de su carrera. Los anteriores fueron su debut en el prestigioso sello alemán ECM —con el que grabó casi veinte discos—, Kultrum (1983) y...

Toda enciclopedia tiene como objetivo primario encerrar un tipo de conocimiento que tiende al universalismo, brindando a quien acuda a su abordaje la posibilidad de adentrarse en un mundo similar al nuestro, aun cuando sus derivas sean distintas y p...

Frente a la literatura del yo, la autoficción o la autobiografía (un género que tuvo, en el siglo XVIII, su momento de gloria y que nunca se fue del todo), se presentan estas columnas escritas por Leila Guerriero para El País de Madrid, seleccio...

Enrique Breccia es uno de los más grandes artistas gráficos que dio la Argentina y uno de los mayores historietistas del mundo. Nació, además, en una familia que parece empeñada en demostrar que el talento gráfico es de transmisión genética:...

A la manera de un archivo público, la nueva muestra de Fundación Proa traza una genealogía de artistas que formaron parte de la institución a lo largo de sus veinticuatro años de vida. Desde una impronta multidisciplinar, multigeneracional y co...

Los múltiples efectos violentos que Antebellum busca producir en el espectador están basados en un ánimo bien claro de agresión sensorial que sus directores no ocultan en ningún momento. Hecha esta aclaración, hay que decir que Antebellum es...

Quien haya leído los libros anteriores de Natalia Litvinova podrá reconocer aquí sus temas: la infancia y el país de la infancia, el exilio, la poesía… El estilo: conciso, minucioso, cada poema como una pieza necesaria que se fragua en torno ...

Entre las variadas aficiones con las que el que Sátrapa Trascendente Boris Vian mitigaba el tedio de vivir, se cuenta la escritura por encargo de novelas policiales negras que acentúan elementos tales como el sexo, la violencia y la misoginia para...

Libro “de época”, “situado”, a tono con la situación mundial “de revoluciones” que se vivió desde 1968 hasta la llegada del neoliberalismo en los ochenta, El arte entre la tecnología y la rebelión, de Luis Felipe “Yuyo” Noé, ha...

Fui a visitarla dos veces y las dos veces llovía. Al entrar, me encontré con un mundo submarino, donde distintas criaturas mitológicas hablaban desde una herida distinta. Porque la muestra no expone el dolor sino la herida, el futuro. Algunas cri...

Send this to friend