Otra Parte

26 Mar, 2020

El enfrentamiento con el coronavirus es por lo menos doble y ambiguo. Exige acción consecuente del Estado y cumplimiento firme de reglas colectivas, públicas y privadas de prevención, vigilancia y cuidado mutuo. A la vez obliga a la mayor parte de la sociedad a la reclusión, la promiscuidad, el afecto vigilante, para muchos al aislamiento solitario y en última instancia a la quietud, una situación perturbadora para un mundo malcriado en la satisfacción inmediata y temeroso de aburrirse. El aburrimiento no sería un problema si nos llevara a pensar en el sentido de la aceleración, si de vez en cuando derivara en una percepción atenta pero vagabunda. Es un beneficio que no se ha aprovechado mucho, y la alternativa es infrecuente. En la casa hay una buena cantidad de trabajos y distracciones posibles pero siempre sobreviene un paréntesis de vacío o al fin no queda nada que hacer, salvo considerar si aparte del virus no hay otro enemigo. El aquietamiento sería uno de los aspectos del cambio de formas de vida, complementario a la comentada quiebra de un sistema malsano. El alud de información palabrera no para, ni deja de hostigarnos el spam cargado de mercancía. Sin embargo, necesitamos la información sobria de fuentes específicas y atendemos a los consejos para la prevención del contagio, tanto como agradecemos las descargas gratuitas de objetos culturales online o las intervenciones de los que llamamos pensadores e investigadores científicos. Sería un facilismo pusilánime decir que esto no soluciona nada. Si la pandemia es catastrófica, tenemos largo tiempo para considerar que, si se tardó una barbaridad en aceptar lo grave que es y actuar, mucho más, más fatal e hipócritamente se negó o ignoró el calentamiento global (una de cuyas consecuencias desoladoras es la proliferación de virus), que condena a poblaciones humanas enteras y todas la formas de vida en el planeta a la extinción o al sufrimiento perpetuo.

Pero entonces: ¿una revist ...

En La pasión según G. H., un día después de encontrar una cucaracha en un placard, contemplarla un largo rato en silencio y llevársela a la boca, la narradora de la novela dice o escribe lo siguiente: “Tal vez me haya sucedido una comprensió...

El trabajo que viene realizando desde hace una década Maximiliano Masuelli (Rosario, 1983) en su rol dual de investigador y curador de T.R.I.P.A. (Trabajo de Registro e Investigación sobre Paisaje Argentino) permite pensar la pintura como una suma...

En su “Epístola satírica y censoria contra las costumbres presentes de los castellanos”, Quevedo se pregunta: “¿Siempre se ha de sentir lo que se dice? ¿Nunca se ha de sentir lo que se siente?”. Estos dos interrogantes en forma de contra...

Adoptar un perro puede ser una experiencia transformadora. Aunque son parte de nuestra vida cotidiana y de nuestro horizonte de sentido, sólo la intimidad con los perros nos revela su auténtica extrañeza, que es también la nuestra. Como la liter...

En años recientes, el género venerable del ensayo personal ha experimentado una nueva tendencia, influido mayormente por dos corrientes: las nuevas olas de movimientos políticos basados en la identidad y la autoficción. En el mundo anglosajón, ...

Si las obras de August Strindberg están escritas a puñetazos, como decía Kafka, las de Hjalmar Söderberg parecen nacidas en puntas de pie, con el rumor de un hombre que llega hasta la casa de la mujer que lo ama y la espía por la ventana en lug...

Así como las cartografías sentimentales buscan representar, más que la fijeza de un paisaje, sus movimientos y transformaciones, la poética de Andi Nachon, de forma parecida, despliega una gran capacidad para obrar con el lenguaje constelaciones...

¿Qué es un libro de la locura? ¿Un diario que da cuenta de una progresiva pérdida de la razón, un libro escrito en estado de locura, o un libro que se pregunta por la locura? Para Anne Sexton es escribir “con un cuchillo en la axila”, es de...

Decía el escritor, performer, cronista, gestor cultural y director teatral Marc Caellas en su ya seminal Carcelona (Melusina, 2011) que lo relevante no es producir obras sino prescribir sentidos. Así, este Neuros Aires, que funge, al menos de mome...

“Compramos el Página, leemos a Galeano / Cantamos con la Negra, escuchamos Víctor Jara”. Los versos de León Gieco, difícil saber si irónicos o sólo descriptivos, representaron alguna vez a todo un sector de la sensibilidad política y est...

Lo que diferencia la “Trilogía Nova” (La máquina blanda, El tiquet que explotó, Expreso Nova) de la “Trilogía del Espacio” —de la que El lugar de los caminos muertos viene a ser el capítulo intermedio— es el contexto histórico-cult...

¿Qué pensaba Luis Alberto Spinetta de la infinidad de discos póstumos de sus admirados Jimi Hendrix y Miles Davis? ¿Le parecía que complementaban una obra demasiado breve (Hendrix) y otra extensa pero con tramos por su profundidad casi eternos ...

Send this to friend