Inicio » CINE y TV » Penny Dreadful

Penny Dreadful

John Logan

CINE y TV

¿Qué pasaría si durmiéramos juntos? El terror a la destrucción del vínculo y a la transformación propia o del otro en un monstruo nos acecha. La joven psíquica Vanessa Ives parece intuir lo que se viene cuando sucumbe a los encantos de Dorian Gray. No se tratará de algo baladí: estamos hablando de la más encarnecida posesión demoníaca. En el recato victoriano extiende sus tentáculos el pánico venéreo, el mismo que reverberará en la teenage angst de los noventa cuando Buffy y Ángel se acuesten por primera vez y el vampiro con alma se transforme en su álter ego maligno, Angeluz.

La pregunta es: ¿lo hemos superado en 2014? ¿Hemos perdido el miedo?

Porque la respuesta es no positiva y existen verbos absurdos como “histeriquear”, necesitamos que Penny Dreadful, la primera serie creada por el guionista John Logan y producida por Sam Mendes, nos imbuya en su remix de pesadillas victorianas. Debemos retrotraernos a los Orígenes del Mal. Acompañaremos a Vanessa y a Dorian, pero también a infinidad de personajes que no salen ya de relatos individuales, sino que reconocemos como parte de la imaginación gótica viva, que aún tiene el poder de forzarnos a enfrentar el terror haciéndonos sentir byronianos o heroínas, dependiendo de cada quién o del día.

El principal hilo narrativo reúne a Vanessa con Sir Malcolm Murray, el padre de Mina. El objetivo es rescatar a esta del influjo de Drácula y revertir los efectos de la sangre vampírica que bombea a través de sus venas antes de que sea demasiado tarde. No pasará mucho tiempo hasta que esta línea acabe por convocar también a un joven Víctor Frankenstein, a su encantadora criatura, a un hombre lobo racialmente correcto, a una prostituta irlandesa que muere de tisis y a un magical negro de manual. Puesto de esta forma, puede sonar a oportunismo, a puro dispositivo, pero lo cierto es que Penny Dreadful es amor absoluto e irrestricto por el terror. El collage de personajes y mitos inscribe odas a la Buena Narratología en la carne del relato. El elenco es exquisito y consistente; los diálogos no exhiben indicios de tercerización.

Hay una suerte de tranquilidad fascinante a la hora de entrar en un mundo de monstruos. ¿Es la conciencia de que ellos nos dirán la verdad? ¿O la intuición de que nuestra propia monstruosidad se nos revelará y nos protegerá de males mayores? ¿Qué parte de mí no conozco todavía? Sólo cuando enfrentemos e interpretemos nuestra propia oscuridad nos daremos cuenta de que el miedo es absurdo. Seamos monstruos, hagamos cosas de monstruos. Descuarticemos niños, dejémonos escupir sangre tuberculosa en la boca, secuestremos un vampiro y matemos al gato para dárselo de comer, revivamos muertos, estemos juntos en esto.

 

Penny Dreadful, idea y guión de John Logan, Showtime, 2014.

11 Sep, 2014
  • 0

    Cielo rojo

    Christian Petzold

    Carlos Rodríguez
    8 Feb

    Es casi un género que remite a la transformación, y que no hay que confundir con las películas para el verano, diseñadas con el objetivo de abarrotar...

  • 0

    Oppenheimer

    Christopher Nolan

    Javier Mattio
    1 Feb

    De centro implosivo y bordes redondeados, Oppenheimer alcanza en su onda expansiva al cine entero de Christopher Nolan dotándolo de esa pretendida madurez que...

  • 0

    Pobres criaturas

    Yorgos Lanthimos

    Andrés Restrepo Gómez
    1 Feb

    Siempre vale la pena recordar que la gran mayoría de las adaptaciones sobre Frankenstein o el moderno Prometeo —cinematográficas, televisivas, animadas— han puesto el foco en el...

  • Send this to friend