Inicio » LITERATURA ARGENTINA » Chabrancán

Chabrancán

Pablo Baler

LITERATURA ARGENTINA

“Delirante” y “apocalíptica” son dos de los adjetivos que, según la contratapa, le caben a Chabrancán, la novela más reciente de Pablo Baler, quien además de narrador y ensayista, es docente de literatura latinoamericana en la Universidad Estatal de California. Elsa Drucaroff y D. W. Foster, los lectores que proponen aquellos rasgos, aciertan.

Graciosa por un chispeante registro del habla porteña contemporánea; episódica por los saltos que da la trama entre varios escenarios, tiempos y personajes —Ezeiza, Pampa de Achala, el mar; el año 1630 o una enunciación del presente; Otis, el doctor Pafundi y F. de Baroja—; diestra en la invención de un elenco secundario —Anchoíta, el mozo; Gutiérrez, el ejecutivo del canal; el staff del “Waikiki” y algún que otro taxista—, y lúbrica y sensual por su repertorio anatómico, amatorio o decididamente porno —la referencia sexual es a veces directa y procaz, y otras oblicua o sugerida—, Chabrancán es sobre todo delirante y apocalíptica. A la par o incluso por encima de un flujo narrativo que encadena un descubrimiento arqueológico en Mar del Tuyú, un flechazo erótico, una huida y un extravagante culto cristiano afincado en las sierras de Córdoba en cuya liturgia se incluyen nebulizaciones, azotes, empanadas y vino, la cuota más delirante del relato es quizá la que le imprime Sonia, un personaje cuyo protagónico está al nivel de sus propias fantasías y deseos. Ella es una voluptuosa vedette en decadencia, obsesionada por recuperar un estrellato del que nunca gozó, envidiosa de sus competidoras, frágil y sagaz. Impetuosa, dispuesta, vital y arrogante, con una pústula en la frente que puede ser un cáncer o una bendición, es la estrella de la novela. Es, además, una narradora poderosa, capaz de darle al relato, desde adentro, con sus participaciones y discursos, múltiples oleadas de enviones decisivos, incluso de nombrarlo: chabrancán es una especie de palabra amuleto que ella trae consigo desde la infancia. Lo apocalíptico, y hay un raro virtuosismo en el acercamiento narrativo a cómo sería el fin del mundo —raro porque, aún después de contarlo, pareciera que el mundo no termina del todo—, viene por el lado del “SK38”, o el “socotroco”, un asteroide que vendrá a estrellarse contra la Tierra, según las últimas mediciones, a la altura de Portugal, en un estadio de fútbol ¡repleto de periodistas esperando registrar el suceso! Desde luego, la noticia provoca innumerables contratiempos y rompe y despedaza una Buenos Aires congestionada, ventosa y en llamas. En ese punto, el zapping previo al choque, el estallido y la extinción, que va desde un manicomio de Miami hasta un bar en las afueras de Mumbai, y que repara en una gama diversa de gestos, escenografías, reacciones y discursos frente a la catástrofe, compone un gran mosaico de prosa hábil e imaginación. Un último giro dispone una sobrevida extraña y el reencuentro de los ardorosos amantes del capítulo 7, mientras reubica a Sonia en su podio, expectante frente esa “forma exuberante de empezar a vivir”.

 

Pablo Baler, Chabrancán, Ediciones Del Camino, 2020, 210 págs.

3 Sep, 2020
  • 0

    Álbum

    Nahuel Lardies

    Alejandro Crotto
    23 Sep

    “Los hielos que primero tintinearon / después se derritieron” dice uno de los poemas de Álbum, primer libro de Nahuel Lardies (Buenos Aires, 1987). Dos versos simples...

  • 0

    Jaulagrande

    Guadalupe Faraj

    Gerardo Tipitto
    16 Sep

    “Amanece”. Con esa última frase, Jaulagrande, la novela de Guadalupe Faraj galardonada con uno de los premios especiales del concurso literario organizado por el Fondo Nacional de...

  • 0

    El sillón y la cama

    Gustavo Álvarez Núñez

    Mariano Dupont
    9 Sep

    Desde Sweet Home, Panamericana (1999), Gustavo Álvarez Núñez viene escribiendo una poesía de la intimidad. De las contemplaciones y los pequeños recortes. De la mirada, fundamentalmente. Pero...

  • Send this to friend