Inicio » TEATRO » El bululú
TEATRO

Osqui Guzmán sale a escena en la gran sala del teatro Timbre 4 y la conexión con el espectador es inmediata. La cuarta pared es la que está detrás del público, y entre este y el escenario no hay distancia alguna; aun con la mirada, están comunicándose. En el registro propio de un actor popular —un verdadero canon de interpretación nacional que entre mueca, macchietta, camelo, latiguillo, corte, declamación, aparte, morcilla y retruécano, se sostiene en la retórica gestual y verbal, tal los procedimientos de esta actuación que se inició allá por fines del siglo XIX argentino–, Guzmán no piensa sino que acciona, invoca, evoca y provoca sin tabúes ni límites.

Su unipersonal discurre entre el homenaje a ese gran actor español radicado en Argentina que fue furor en los años setenta, José María Vilches, y cierta reminiscencia del origen y la trayectoria del propio Guzmán, donde confluyen las tres culturas que cita en su obra El bululú: la española, la de Vilches; la argentina, la suya; y la boliviana, la patria de sus padres. En este sentido, la acción crea texto (y no al revés) y se nutre de la energía, los sentimientos, las circunstancias, las prácticas y las particularidades que el actor trae consigo. Sus personajes no existen por separado, pues la interpretación se integra con el subtexto que forman las experiencias que ha atravesado y lo han atravesado, en lo que constituye la mejor versión de sí mismo. De esta forma, expuesto en carne viva, el personaje de esta antología se muestra vulnerable, exhibe sus fracasos e interpela en su humanidad con gran honestidad escénica.

El bululú requiere entrenamiento físico, técnica y un trabajo interior profundo en orden de quebrar resistencias y penetrar en ese estado de desinhibición y disfrute que hace posible la emoción. Y para esto Osqui Guzmán se vale de la vestimenta tradicional de la “diablada”, una caja chayera para ejecutar coplas, un baúl con luces y un bastidor detrás del cual emergen sucesivamente el galán, la dama, el entrometido, la fea, el cazadotes, la rezongona, el viejo y tantos más. La hondura poética de los versos clásicos españoles y la ductilidad con que Guzmán los entona completan una puesta inolvidable. Porque asistir a una función de El bululú es abrir la puerta a lo ingenuo, lo inocente, lo ridículo y lo necio que anidan en toda subjetividad; es negar lo aprendido en el camino hacia la adultez, hacia las resignaciones y sumisiones que conlleva, saltar las murallas que separan y alejan a todo adulto del niño o la niña que fue.

 

El bululú. Antología endiablada, de Osqui Guzmán y Leticia Gonzalez de Lellis, adaptación de Osqui Guzmán, Timbre 4, Buenos Aires.

27 Jul, 2017
  • 0

    Experiencia III: Los arrepentidos

    Marcus Lindeen / Daniel Veronese

    Alan Cabral
    5 Mar

    En medio de los debates acerca de la corrección (política/gramatical) del uso del lenguaje inclusivo, ya ninguna elección debería parecernos ingenua. En este caso, el título establece...

  • 0

    El público

    Mariano Pensotti

    Ariel Schettini
    20 Feb

    La obra más reciente de Mariano Pensotti es una serie de cortos en los que un grupo de personas, en el proceso de generar producciones simbólicas, debaten...

  • 0

    El tiempo es lo único que tenemos

    Bárbara Hang / Agustina Muñoz (comps.)

    María Fernanda Pinta
    6 Feb

    “El tamaño promedio de todos los animales vivos, incluyendo al hombre, es casi el de una mosca”, comenta Augusto Corrieri en su texto y prosigue: “Nuestras escalas...

  • Send this to friend