Inicio » CINE y TV » 327 cuadernos

327 cuadernos

Andrés Di Tella

CINE y TV

Con la vida y la memoria de uno de los más grandes escritores argentinos de todos los tiempos, Andrés Di Tella ha hecho un film extrañamente luminoso, la contracara perfecta y celebratoria del peligroso film/monumento. Ricardo Piglia revisa sus propios diarios, vuelve sobre su obra, recorre sus papeles y fotos y, en el proceso, alivia de peso la figura del “deber ser” tan cara a tantos escritores argentinos para volver a narrar el mito de origen que el lector de la primera hora reconoce apenas iniciada la proyección. El discurso político figurado, el juego con el detalle menor o lo que suele pasar desapercibido, la poética de los lugares perdidos o abandonados se respaldan esta vez en un archivo imaginario que Di Tella añade con un sentido propio de la crónica de viaje, sólo que aquí el destino no tiene que ver con un lugar sino con una dimensión mental. 327 cuadernos no es el registro de una serie de conversaciones con un escritor, mucho menos un paseo testimonial centrado en aquellas personas que lo conocen con cierto grado de profundidad. Este es un intento por hablar su idioma natal, por adaptar la realidad a su literatura y pincelar el recuerdo de un aprendizaje vital para admirarlo por última vez antes de que se desvanezca. El diagnóstico repentino de la enfermedad —que Di Tella absorbe a través de las escenas laterales con los amigos— es la crisis de ese lenguaje en recuperación y tiene la forma de una extraña ironía: allí donde el director se ve obligado a la alteración del plan original de filmación, la tesis central del Piglia/Renzi que va y viene entre los diarios y el registro hablado se transforma en una materia única e intransferible, inaugurando profundos niveles de melancolía y encriptando sus notas en sucesivos brotes de sombra y silencio. La forma narrativa del documental deviene, entonces, una actualización onírica del mundo, no sólo porque constata qué tan poco fiel o perfecta puede llegar a ser la memoria con respecto a la realidad, sino porque confirma, en un mismo y único movimiento, que nuestros desesperados intentos por retenerla o reproducirla no son más que recursos o herramientas para imaginarla mejor. En esos dos giros decisivos hacia la creación (el de Piglia/Renzi, que cierto día se lanza al registro de la propia vida para ya no detenerse jamás, y el de Di Tella, que maniobra con pudor y admiración sobre una realidad que impone su inercia) se juega esta difícil, inusual, originalísima forma del cine fantástico, breve destello de luz latiendo desde el fondo de una existencia única.

 

327 cuadernos (Argentina/Chile, 2015), guión y dirección de Andrés Di Tella, 76 minutos.

15 Oct, 2015
  • 0

    La hija eterna / Presagios

    Joanna Hogg

    Antonio Gómez
    9 May

    El último medio siglo ha visto proliferar las categorías teóricas o genéricas para dar cuenta de los diversos modos de la primera persona en la prosa narrativa....

  • 0

    La quimera

    Alice Rohrwacher

    Virginia Higa
    2 May

    Las películas de la italiana Alice Rohrwacher tienen un poder especial: evocan en cada espectador una genealogía cinematográfica diferente. Algunos las ven y exclaman: “¡Fellini!”. Otros...

  • 0

    Ripley

    Steven Zaillian

    Javier Mattio
    25 Abr

    Impulsado por el eterno retorno que dicta su nombre, Tom Ripley despliega su simulación criminal en formato serie en Ripley, creación del guionista y...

  • Send this to friend