Inicio » CINE y TV » Focus
CINE y TV

Buenos Aires aparece de la manera menos esperada en la segunda película de Glen Ficarra y John Requa. No es un nido delictivo (al menos en su variante más salvaje y despiadada), ni un coto de contaminación, ni una sucesión de espacios sórdidos. Habría que compararla con la visión que Wong Kar-wai tuvo de ella en Happy Together (1997) para empezar a hacerse una idea de hasta qué punto nuestra ciudad, filmada de la manera adecuada, puede transformarse en un juguete costoso y chic en busca de nuevos usos. Felizmente, lo que aparece ante nosotros es una gigantesca superficie de placer capaz de reclamar una nueva manera de hacer tiempo a través de ella. Y si Focus se resiente en su media hora final, ello se debe a que las películas sobre estafas y tramposos se parecen entre sí como fantasías de oro bajo: son brillantes, atractivas, fascinantes incluso, pero indefectiblemente falsas. Queda poco que inventar en este terreno luego de El golpe (1973), Casa de juegos (1987) y Nueve reinas (2000), pero de vez en cuando aparece alguien con ganas de intentarlo. Glen Ficarra y John Requa están bastante lejos de lograr una proeza de ingenio, y las astucias de su argumento se reducen al poder sobre objetos y personas propio de un mago o demiurgo, algo que ya hemos visto demasiadas veces como para que algo de todo eso resulte cautivante. Hay en Focus, sin embargo, una pasión por el lujo y el detalle, un trabajo con la consistencia misma de lo real, que la eleva por sobre sus pares y le otorga un grado de belleza y sofisticación al que el cine contemporáneo, esclavo de las CGI, nos ha desacostumbrado. La pastelería audiovisual de Ficarra y Requa tiene el atractivo de un espejo estallado que mantiene sus fulguraciones mientras cae en mil pedazos: vestuario, música y entorno urbano confluyen en un estilo cautivante, ultrasofisticado, un desliz permanente entre lentejuelas y neón que hace del regocijo visual su origen y fundamento. Podría pedírsele mucho más, es cierto, pero no sería justo, principalmente porque uno acude a ella bajo una especie de alerta catastral y a la búsqueda del reconocimiento de sus locaciones como si a eso se limitara el objetivo de ir a ver una película filmada en Buenos Aires. Pero Focus flota, y hasta es posible que, promediando la proyección, dejemos de ser conscientes de que ese enorme delirio de placer está ahí afuera, a las puertas del cine, latiendo expectante. Ficarra y Requa filmaron Buenos Aires como pocos; nos atreveríamos a decir como nadie. Se le animaron con el ánimo y la libertad que sólo otorga el gusto por la belleza. En tiempos de aplanamiento cultural, donde el exploitation tercermundista con su feísmo falsamente documentalizante vende y recauda, esta golosina para los ojos, inofensiva y trivial, resulta tan anacrónica y disfrutable como el agodón de azúcar. No es poco. Pasen y vean.

 

Focus (EEUU, 2015), guión y dirección de Glen Ficarra y John Requa, 104 minutos.

 

9 Abr, 2015
  • 0

    Severance

    Dan Erickson

    Javier Mattio
    23 Jun

    La escisión entre vida y oficina alcanza clímax quirúrgico en Severance, la inesperada miniserie de Ben Stiller y Aoife McArdle para Apple TV que...

  • 0

    The Card Counter

    Paul Schrader

    Federico Romani
    9 Jun

    Todos los verdaderos autores terminan, más temprano que tarde, enfrentados a ese dilema espinoso que no existía antes de la aparición de la teoría cahierista: la necesidad...

  • 0

    Cow

    Andrea Arnold

    Antonio Gómez
    26 May

    Cow, primer documental de Andrea Arnold, nos cuenta los últimos años de la vida de la vaca Luma en un tambo inglés. La larga...

  • Send this to friend