Inicio » CINE y TV » Tiempo libre

Tiempo libre

Martín Piroyansky

CINE y TV

Solemos definir nuestra cultura televisiva por sus carencias. Y en Argentina, hoy y siempre, la amarga felicidad de los adictos al lamento es cruel y es mucha. Entre otras, no es menor la ausencia de humor. Tenemos fragmentos satíricos y paródicos, pasos de comedia y bufonadas ingeniosas, pero no es costumbre encontrar programas de humor que justifiquen enfrentar una pantalla por más de cinco minutos. Ocasionalmente aparece algo, Peter Capusotto y sus videos, por caso, pero fuera de esas preciosas excepciones el humor televisivo se encuentra mejor en los canales de cable de producción estadounidense. Tiempo libre, de Martín Piroyansky, es una inesperada anomalía.

El procedimiento que da lugar a su acción tiene doble raíz. Por un lado, sin dudas, Seinfeld.  Aquí también coinciden el nombre del protagonista y el nombre del actor que lo encarna: lo que vemos es una vida cotidiana del actor Martín Piroyansky, que atraviesa un período sin demasiadas obligaciones laborales y decide contratar un equipo técnico para grabar su día a día. En la apertura del primer capítulo, él mismo explica el proyecto a cámara y explicita, entonces, una segunda (y falsa) pertenencia de género: los realities de “famosos” a la manera de los de la familia Osbourne o Paris Hilton. Pero Tiempo libre es una ficción disfrazada. Excepto Piroyansky y algunos invitados eventuales, el resto de los personajes sólo existe en este universo. A partir de ese mecanismo se encadenan escenas corrientes que se vuelven rápidamente absurdas, embarazosas, inoportunas. Puede decirse sin temor: Tiempo libre es el programa argentino de cuño sitcom con que los fanáticos del género fantaseamos desde hace años. Una especie de sitcom de última generación, consciente de sí, sin risas grabadas, que se abre a las peripecias de un discípulo porteño de Woody Allen. En esa línea, vale mencionarlo para quienes conocen las perlas del género, el programa de Piroyansky se acerca por momentos a Curb Your Enthusiasm, el spin off con que Larry David continuó y envileció maravillosamente el universo de Seinfeld. Pero esto es Argentina, y el actor que vemos tiene problemas vernáculos. Así, por ejemplo, en los primeros capítulos Piroyansky es convocado para grabar la versión nacional de Friends junto con actores “más conocidos” de televisión, y se ve arrastrado a una escena memorable en que termina negociando con Felipe Colombo, en el intento de comprarle al ex Erreway el papel que le ha tocado en suerte.

Como parte de la programación del canal de la Universidad Nacional de Tres de Febrero (UN3), Tiempo libre puede verse en su página web y en YouTube. Según se informa en la página, se trata de veinte capítulos de siete minutos. El dato no es preciso (el último dura trece y hay alguno de cinco o seis), pero el promedio da una idea aproximada del tiempo total que suman las dos temporadas de la serie: poco más de dos horas. En la misma página se anuncia un segundo programa de Piroyansky próximo a estrenarse, Bar San Miguel. Cuánto nos gustaría que fueran sólo un comienzo.

 

Tiempo libre, guión y dirección de Martín Piroyansky, UN3, 2013-2014.

22 May, 2014
  • 0

    Ad astra

    James Gray

    Federico Romani
    17 Oct

    Ad Astra comienza con una reprimenda paterna en forma de tormenta cósmica, y esa secuencia extraordinaria, de una potencia cinematográfica inusual, nos avisa que...

  • 0

    Santiago, Italia

    Nanni Moretti

    Federico Romani
    5 Sep

    No es fácil sacar la emoción de la caja de los materiales de archivo, mucho menos condensarla en un par de imágenes sin tensar la cuerda de...

  • 0

    Historia de fantasmas

    David Lowery

    Federico Romani
    29 Ago

    ¿Cómo asimila un muerto la realidad de los vivos? La respuesta es que no puede, y sobre esa atroz constatación se construye este film sobre la pena....

  • Send this to friend