LITERATURA ARGENTINA

Nos han dicho hasta el cansancio que todo lo que necesitamos es amor. Cat power, la primera novela de Cecilia Palmeiro, nos recuerda a arañazos que también hay vida, ¡y cuánta!, en el odio. La voz cantante de la novela (en jerga: el narrador) es un gato extraterrestre que ama a su “dueña”, la Madrina, pero que disecciona con desprecio, y furor de etnógrafo, todas las convenciones e instituciones humanas. Odi et amo, entonces.

Precisemos: el odio que destila la lengua del gato es el odio refrescante y justiciero de quien no tiene nada que perder salvo sus cadenas. Los desclasados, claro está, pero también las poblaciones minorizadas, las mujeres (que, como nos recuerda el gato, son “los negros del mundo”) y los seres no humanos que habitan la tierra. Si a partir de esta premisa podemos imaginar distintas formas de revuelta y revolución, lo que elige contar Cat power es el proyecto de instaurar una dictadura del aristogatado, comandada por la vanguardia hiperconsciente de la felinidad.

Este asalto al cielo en clave miau discute la célebre sentencia apocalíptica de Jameson: no es cierto que sea más fácil concebir el fin de la humanidad que pensar el fin del capitalismo por la simple razón de que la humanidad es el capitalismo. Esto podrá ser discutido por historiadores y antropólogos, pero en la mirada del gato, que retoma luminosamente las intuiciones de Adorno y Horkheimer en Dialéctica del Iluminismo, la humanidad siempre fue un proyecto de explotación de los hombres y de la naturaleza. Claro que, superando o actualizando el legado de la teoría crítica, el gato que narra no sólo es marxista, sino que es además feminista, queer y antiespecista.

Estamos entonces ante una narración informada por una perspectiva teórica, crítica y activista. Esta elección es uno de los mayores triunfos de la novela. Y lo es en parte porque destierra todos los prejuicios que el mundo de la práctica sostiene contra el mundo de la teoría, recuperando un término caro a Gramsci y a otros nombres del marxismo occidental: praxis. Con esto quiero decir que Cat power demuestra con creces que la teoría en todos sus niveles es una caja de herramientas que puede ser utilizada para la creación y la acción. Seamos claros: esta novela no existiría sin los afectos primarios que hemos mencionado, pero tampoco existiría sin la Weltanschauung radical y decididamente posmoderna desde la que el narrador ataca con uñas y dientes el mundo existente. Lo deslumbrante es que esa perspectiva teórico-crítica no sólo domina, como era de esperar, los pasajes descriptivos y explicativos de la novela, sino que además es clave en la orientación y estructuración de la trama. Así, y como no podía ser de otra manera, Cat power es una novela de ciencia ficción. Y lo es no sólo porque el gato cósmico que nos cuenta la historia viene de otro planeta, sino, y antes que nada, porque la utopía que plantea supone la extinción de la humanidad, su superación definitiva o, en el mejor de los casos, su subordinación táctica y estratégica a una especie superior. Este estado de cosas no es simplemente el de un mundo por venir. Marx decía que el comunismo es ante todo el movimiento que nos va a llevar a la sociedad comunista. Pues bien: en la vida humana demasiado humana de la Madrina, Cat power nos deja intuir las semillas de un mundo librado de la catástrofe que llamamos humanidad.

 

Cecilia Palmeiro, Cat power, Tenemos las Máquinas, 2017, 222 págs.

 

9 Nov, 2017
  • 0

    Diez papeles

    Fabi Al Mundi

    Raúl A. Cuello
    21 Oct

    La trama de Diez papeles de Fabi Al Mundi (Buenos Aires, 1965) es aparentemente sencilla: un joven es invitado a una fiesta estival y como contraparte se...

  • 0

    Pequeños rastros que se alejan

    Horacio Máez

    Leandro Llull
    21 Oct

    Pequeños rastros que se alejan podría pensarse como un documental sobre el oficio. Su estructura, más que la del diario, más que la del guión cinematográfico, es...

  • 0

    Un imperio por otro

    María Gainza

    Carlos Surghi
    7 Oct

    Cuando en 2014 María Gainza publicó El nervio óptico, pocos lectores sabían que el revés de esa ¿novela? era una serie de ¿poemas? celosamente...

  • Send this to friend