Melamina

Daniel Herrera

LITERATURA IBEROAMERICANA

La melamina es un compuesto orgánico soluble en agua y blancuzco en su estado natural. Aunque cobró fama al final de la década pasada por la utilización fraudulenta que la industria alimenticia china hacía de este trímero (su presencia tóxica en los alimentos falseaba favorablemente el análisis proteínico), nuestro contacto más recurrente con ella es vía las placas de aglomerado y contrachapado de las cocinas. Su estabilidad térmica y resistencia al aislamiento son las virtudes que garantizaron la paulatina homogenización de los hogares.

Sin embargo la estabilidad y la resistencia no son las funciones metafóricas de la melamina en la novela de Daniel Herrera. Daniel, el narrador, probable trasunto de Herrera, contrapuntea la descripción estoica de la desgracia íntima que acompaña el embarazo de su esposa con las cucarachas que entran y salen sin tropiezo de la barra-comedor de melamina instalada en su departamento de recién casado. La inusitada permeabilidad de la barra se suma al cementerio de certezas del protagonista.

El súbito e inesperado embarazo (la novela justifica los adjetivos connaturales) sirve como marco temporal y excusa para el desarrollo de una crisis de identidad: ¿quién será él una vez que ocurra el nacimiento? ¿Qué atenciones e importancia habrá de ceder al recién nacido? El entramado social más amenazado es el femenino. El socorro de la madre comunista durante la hepatitis de Daniel expone una incomunicabilidad que encuentra en la diferencia ideológica sólo uno de sus cauces. Sin asomo de ironía, Daniel cavila sobre cuán demandante se ha vuelto su esposa, que está más pendiente de su embarazo que de la angustia de su pareja. Con su jefa de oficina, “La Gran Hija de Puta”, Daniel traba confrontaciones menos oblicuas, como equilibrista del despido. La contraparte viril es difusa y apenas sirve como paliativo. Más que una novela sobre la perspectiva masculina del embarazo, Melamina es una novela sobre la heterosexualidad y una crónica de su trance.

La falta de señas de identidad por momentos parece excesiva: los sucesos les ocurren a personas sin apellido en pequeñas ciudades irreconocibles del centro y el norte de México. Lo mismo puede decirse de la parquedad de su prosa: imbuido en el andropesimismo que tiene en Guillermo Fadanelli su mejor exponente nacional, Herrera se desentiende de los mecanismos de la invención, inservibles a su discurso. La novela masculina de ideas es la apuesta de Melamina y lo que determina su desarrollo.

 

Daniel Herrera, Melamina, Fondo Editorial Tierra Adentro, 2012, 144 págs.

19 Sep, 2013
  • 0

    Felicidad clandestina

    Clarice Lispector

    Manuel Crespo
    26 Mar

    En La pasión según G. H., un día después de encontrar una cucaracha en un placard, contemplarla un largo rato en silencio y llevársela a la boca,...

  • 0

    Neuros Aires

    Marc Caellas

    José de Montfort
    12 Mar

    Decía el escritor, performer, cronista, gestor cultural y director teatral Marc Caellas en su ya seminal Carcelona (Melusina, 2011) que lo relevante no es producir obras sino...

  • 0

    Caballo sea la noche

    Alejandro Morellón

    José de Montfort
    5 Mar

    Para el lector que haya transitado las páginas de El estado natural de las cosas (Caballo de Troya, 2016), el segundo libro de relatos de Alejandro Morellón,...

  • Send this to friend