Inicio » LITERATURA IBEROAMERICANA » No voy a pedirle a nadie que me crea

No voy a pedirle a nadie que me crea

Juan Pablo Villalobos

LITERATURA IBEROAMERICANA

Los referentes más obvios de esta ficción del mexicano Juan Pablo Villalobos hay que encontrarlos en las obras paródicas de Eduardo Mendoza, también situadas en Barcelona: únicamente desde determinados supuestos delirantes o dizque inverosímiles se puede justificar que los excesos de realidad se hagan soportables, que de la sinceridad de una autoficción entendida como forma de biografía no salga nadie lastimado en demasía. El humor es aquí, entonces, mecanismo de defensa o válvula de escape, porque definitivamente el mundo que se refleja y los hechos que se van contando en la novela son tan graciosos como lo puede ser la sección de sucesos de un noticiario macabro. Pero bajo esa apariencia liviana, el dispositivo ideado por Villalobos alberga con respecto al predecesor una estructura más compleja por metaliteraria, y tanto como abre el autor el abanico de narradores de su obra en una feliz polifonía, quiere asimilar las influencias de Jorge Ibargüengoitia, Sergio Pitol o Roberto Bolaño, acompañando las vicisitudes del relato con sus justificaciones en forma de aparato teórico sin que tal recurso lastre la fluidez de la trama.

Porque si este tapiz de Barcelona funciona es gracias a la exacta medida en que se combinan ingredientes tan aparentemente incompatibles: la improbabilidad de su planteamiento no apela a la suspensión de la incredulidad porque en su desarrollo se va filtrando una verdad crítica y poliédrica, la estampa fiel de una metrópoli donde coinciden en caótica coyunda doctorandos, políticos corruptos, mafias del narco mexicano, nacionalistas, comisionistas del tres por ciento, argentinos expatriados, okupas y policías locales, pakistaníes y burgueses. Sólo aquel que la ha vivido, alguien con un conocimiento exhaustivo de la ciudad como de su tejido social, de sus habitantes y de sus distritos, de las tensiones entre el suburbio y el barrio alto, entre el multiculturalismo y el ambiente provinciano, puede radiografiarla tan certeramente. Y Villalobos, afincado en Barcelona desde hace más de una década, no disimula tras ese aliento satírico cierta sensación de exclusión y desarraigo: el protagonista de la novela se llama como él, también se dedica a los estudios literarios, ha vivido en las mismas calles, recorrido los mismos lugares y acaba desplazado de su propia historia. Por medio de esa alteridad y vindicando el lado mestizo de la urbe, dando voz a sus migrantes invisibles, no hace el autor otra cosa que suspirar por un hogar que quiera acogerlo sin reservas.

 

Juan Pablo Villalobos, No voy a pedirle a nadie que me crea, Anagrama, 2016, 280 págs.

2 Mar, 2017
  • 0

    Esta bruma insensata

    Enrique Vila-Matas

    Carlos Fonseca
    18 Jul

    Entre las múltiples anécdotas que se cuentan sobre los años que Wittgenstein pasó en Cambridge, siempre me ha atraído una en la que se narra la historia,...

  • 0

    Un signo incompleto

    Paulo Leminski

    Anahí Mallol
    20 Jun

    Un signo incompleto es la recopilación cuidadosamente editada de notas, fragmentos de ensayos, algunas cartas y poemas de un poeta que reflexiona sobre la poesía, que la...

  • 0

    La noche fenomenal

    Javier Pérez Andújar

    José Ignacio González
    6 Jun

    Si hay algo que tienen en común la escritura de vanguardia, el humor y lo esotérico es el recurso al efecto de lo inesperado: quizá por esa...

  • Send this to friend