Inicio » TEATRO » Pequeños círculos

Pequeños círculos

William Prociuk

TEATRO

Qué bien se llevan el teatro y lo fantástico. A los dos les gusta la duda y desaprender certezas, fronteras de todo tipo: de tiempo, espacio, identidad, ficción y realidad, muerte y vida. El teatro, por ser teatro, juega a entramar pasado y presente, historia pre-escrita y lo imprevisto o performático (un actor resfriado esa noche), personaje y persona, y lo que parece terminar o morir, pero vuelve en cada ensayo, en cada función, desmintiendo finales. Cuando, además, en la propia obra hay elementos de lo fantástico, todo se potencia. Y si a esto se le suman recursos escénicos acordes, el escalofrío es aún mayor: Pequeños círculos.

Escrita y dirigida por William Prociuk, y con las actuaciones de Alberto Suárez (Albert), Deborah Zanolli (Charlotte), Margarita Molfino (Sonia), Valentino Alonso (Albert joven) y Agustín Mendilaharzu (Héctor, el editor), la obra comienza con el planteo de misterios detectivescos en torno al amor, el suicidio y la escritura. Albert es un escritor de best-sellers, cuyas dos ex amantes también escribían y, en curiosa coincidencia, se suicidaron en la casa en la que todavía él habita. Enseguida se instaura la sospecha de plagio y hasta de asesinato. El hombre ahora se aboca a una obra —quizás la primera— y aparecen recuerdos, fantasmas, obsesiones, pugnas en la escritura y en la vida. En esta instancia, ya hay recursos escénicos que anticipan otras preguntas que irán más allá del primer nivel de la trama, acechando los límites entre criatura y creador, ficción y realidad, recuerdo y presente, y entre un personaje y otro. Dobles, metamorfosis, cintas de Moebius narrativas —reversibles, infinitas— coleteando por ahí, el escritor escrito, la obra dentro de la obra, personajes que —como los seis de Pirandello— adquieren vida autónoma: todos elementos que hábilmente se reflejan, ellos también, en la puesta en escena y la actuación de Pequeños círculos. Así, por ejemplo, al comienzo, se puede ver a Albert interrogado por una investigadora, pero el diálogo no se da en el mismo plano espacial y él responde acaloradamente en el living de su casa, cerca y frente al público, mientras que ella se ubica más atrás, en otro lugar, o tiempo, o nivel de realidad. Pero eso todavía no lo sabemos. Más tarde, para sugerir que un personaje es personaje “a la potencia”, escrito por Albert, vemos a este de lejos, sentado en su escritorio con la máquina de escribir, y más cerca a otros personajes (sus ex mujeres y Albert joven) encarnados por actores que dicen sus líneas y se mueven mecánicamente, al ritmo del tipeo, como salidos de la máquina, de la cabeza de Albert. En otro momento —en el que ya no vale pensar en términos de presente o pasado—, los personajes reviven y rebobinan, haciendo pausa o continuando: actores reproduciendo con sus cuerpos y voces un casete de los de antes. Pequeños círculos conjuga diestramente puesta, actuaciones y texto, y cuestiona nuestras dualidades más férreas, nuestras nociones de finitud, en un escenario que nos abarca. La obra va sembrando pistas y misterios policíacos y fantásticos, de los que germinan más preguntas, ganas de saber, entender, entendernos.

 

Pequeños círculos, dramaturgia y dirección de William Prociuk, Espacio Callejón, Buenos Aires.

22 Sep, 2016
  • 0

    Reinos

    Margarita Molfino / Agustina Muñoz / Romina Paula

    Juan Laxagueborde
    5 Dic

    Lo que parece una familia, con una madre, los cuatro hijos y la tía de estos, vive la vida en medio de una zona de llanura, con...

  • 0

    Las ratas

    Vinicius Soares / Guillermo Vega Fischer

    Germán Conde
    28 Nov

    En la escena inicial, cuatro personas de edades diversas se agitan inclinadas sobre un conjunto de huesos de gran tamaño, similares por largo y espesor a fémures...

  • 0

    Rubios

    Grupo Krapp

    Gerardo Naumann
    14 Nov

    Mi mamá me contó que en el pueblo en el que nacimos éramos los únicos rubios. Cuando íbamos al pueblo, la gente en la calle nos miraba...


  • Send this to friend