Inicio » ARTE » Skulptur Projekte Münster 2017

Skulptur Projekte Münster 2017

ARTE

Este año la etiqueta “el verano de arte” no es la constante. En reemplazo se escuchan ligeros y ¿prudentes? estados de opinión en relación con los grandilocuentes eventos expositivos estivales. Llego a documenta 14 los días de su inauguración en Kassel y a Münster apenas unos días después de que Skulptur Projekte pueda ser visitado, envuelto en un ritmo de ansiedades. Estos días, Alemania y Grecia conforman un escenario de atenciones. Recordemos que la actual edición de documenta hizo de Atenas su dupla gemela, exhibiendo hasta el 17 de julio su dislocación en la capital griega y presentando distintas piezas de los mismos artistas en ambas ciudades. Eventos de estas características logran licuar temporalidades. En cada una de las conversaciones mantenidas irrumpe la frase “el año pasado…”, cuando en realidad pasaron cinco en el caso de documenta y diez en el de Skulptur Projekte. Una insistencia discursiva que ejemplifica la imposibilidad de pensar estos eventos al margen de los guiños comparativos, la sucesión, el palimpsesto y los esfuerzos de sus organizadores por separarse de la edición que los precede.

Skulptur Projekte Münster, a diferencia de su compañera de ruta, no se construye a partir de la expectativa y la extrema atención. El paraguas de modestia bajo el que está construida se acerca a la escultura a través de la duración, el acontecimiento y el evento público. Sin embargo, en la presente edición ambas exposiciones coinciden en intentar desmontar su posible rumbo prospectivo. Sin pistas que seguir ni una estructura capaz de condensar los modos de relacionarnos con el arte del presente y del pasado, ambas exposiciones se enfrentan de manera rotunda a la noción de tendencia expositiva y ubican los discursos artísticos y los presupuestos teóricos del lado del desciframiento.

La primera edición de Skulptur Projekte Münster es de 1977 y, al igual que las ediciones que la sucedieron, fue dirigida por Kasper König. El proyecto es el efecto de una negación y no de una puesta en valor. Con ánimo de reconciliar el vínculo quebrado en 1976 entre arte y ciudadanía, luego de que las autoridades rechazaran la escultura pública que Henry Moore intentó regalar e instalaran en su lugar una pieza cinética de George Rickey —de muy baja aceptación por parte de los habitantes de Münster—, Kasper König organizó junto con Klaus Bussmann un gran festival de arte público. Desde hace cinco décadas, Skulptur Projekte recurre al site-specific para pensar, entre otras cosas, cómo puede acompañar el arte ubicado en el espacio público a las personas que lo pueblan. Este año, con la dirección artística de König junto con Britta Peters y Marianne Wagner, continúa relacionándose con la ciudad como una plataforma móvil en la que presentar publicaciones, workshops, imágenes en movimiento y performances. Por ello, Ayşe Erkmen nos propone sacarnos los zapatos para atravesar de orilla a orilla uno de los canales del Danubio, en su On Water. Para que lo impensado pueda suceder, oculta un puente construido con jaulas de metal y lo sitúa bajo el nivel del agua. Atravesar este canal ubicado en un entorno anodino cautiva no tanto por la sorpresa y la reminiscencia iniciática como por su capacidad de trasmitir de un modo sintético las disposiciones y los límites que atraviesan nuestra vida urbana. Pierre Huyghe instala su After ALive Ahead en una antigua pista de hielo ubicada en un entorno industrial, en el que la vida cotidiana no parece tener lugar. La reconstrucción arquitectónica y las excavaciones llevadas a cabo en el interior de esta gran nave extienden tal disrupción, ya que el conjunto que ofrece el subsuelo de reminiscencias geométricas, compuesto por capas de arcilla, tierra, grava, arena y hormigón, es habitado por insectos, algas y bacterias. Recorrer este paisaje montañoso y empantanado implica ingresar en otro ritmo perceptivo, capaz de revelar procesos invisibles en el interior de un entorno tan estático como móvil.

La propia historia de Skulptur Projekte es utilizada por distintos artistas como un material artístico. Allí están los resultados de Speak to the Earth and It Will Tell You, el proyecto que Jeremy Deller inició en la edición de 2007 en los Jardines de Klein, una asociación de jardinería en la que alrededor de ochenta miembros exhiben y disfrutan de su jardín, en un espacio privado compuesto de parcelas y casetas. Deller invitó a los integrantes de esta comunidad a escribir un diario. Estos días, en una de las casetas y sobre una mesa de madera, es posible leer cada uno de estos diarios. En el primer piso del museo LWL se pueden recorrer las vitrinas con fotografías y misceláneas preparatorias de Caravan, un proyecto de largo aliento que Michael Asher realizó entre 1977 y 2007. Cada diez años, todos los lunes que duró la exposición, Asher se dedicó a estacionar una casa rodante en distintos lugares de Münster. Atención: cada localización fue seleccionada por el artista en 1977. El hecho de sostener durante décadas el proyecto convierte la casa rodante en un objeto capaz de señalar los cambios urbanísticos de una ciudad. Sobre uno de los exteriores del mismo museo y muy cerca del Kunstverein, donde podemos visitar una exposición individual de Tom Burr, nos topamos con un gran bronce de Henry Moore, seleccionado por Cosima von Bonin y Tom Burr, junto a un imponente camión que deja ver aún la caja y las cintas con que la escultura fue transportada. Este guiño en formato ready made a la primera edición del proyecto despista desde su título (Benz Bonin Burr) y ofrece a cambio un valioso momento de sentido del humor. Visitar cada uno de los treinta y cinco proyectos comisionados implica recorrer una ciudad con un tempo signado por el descubrimiento, la pérdida y los encuentros inesperados. Por ello, seguramente sus organizadores este año decidieron incorporar en el plano de mano las localizaciones de los treinta y ocho proyectos realizados en ediciones anteriores y que la ciudad ha decido conservar.

 

Skulptur Projekte Münster, 10 de junio – 1 de octubre de 2017.

3 Ago, 2017
  • 0

    Un hambre de palabra

    Magali Lara

    Manuel Quaranta
    25 Abr

    Desde la puerta de ingreso a la exposición de Magali Lara se destaca, por encima de la línea de horizonte, un dibujo que en la primera impresión...

  • 0

    Patrimonio

    Martín Bollati

    Hernán Borisonik
    18 Abr

    ¿De qué se alimenta una inteligencia artificial? En primer lugar, y más que nada, de electricidad y mucho trabajo humano. Una vez garantizado el recurso material, puede...

  • 0

    Supervivencias. A propósito de Arte argentino de los años noventa, de Fabián Lebenglik y Gustavo Bruzzone

    Sol Echevarría
    18 Abr

    La embestida política y económica de los últimos meses contra las instituciones culturales argentinas puso en evidencia que el arte es un territorio en disputa: el intento...

  • Send this to friend