Inicio » ARTE » Joseph Beuys. Obras 1955-1985

Joseph Beuys. Obras 1955-1985

ARTE

Tal vez habría que hacer el ejercicio de extirpar a Joseph Beuys de una serie de lugares comunes y ponerlo a resguardo de varios peligros: tanto de los reseñistas profesionales que insisten en proclamar frases grandilocuentes como “Uno de los artistas más revolucionarios del siglo XX”, como de los ambientalistas ortodoxos que conciben el arte como una continuación de la ecología, sin olvidarnos de ciertos intelectuales europeos que desde hace algunos años vienen levantando el dedo acusándolo de reaccionario.

Mitad profeta, mitad agitador cultural, Beuys es uno de los espíritus más difíciles de asir. Su figura fue magnética (casi a la manera de una estrella de rock) y perturbadora al mismo tiempo (esa línea de continuidad alucinante entre el adivino y el embaucador). Su acting se manifestaba en todos los frentes, en los resquicios más conflictivos de la relación arte-sociedad.

En la muestra de Proa podemos seguir las huellas de ese derrotero: lo vemos exhibirse con actitud enfática, fotografiado de mil maneras, participando en innumerables “acciones”, rodeado de gente que lo escucha embelesada, brindándose al público con toda la evidencia iconográfica de la que es capaz (su imagen se asemeja a la de un William Burroughs proletario); y al mismo tiempo, descubrimos al Beuys secreto, el que no deja de introducir arcaísmos, mitologemas, oscuras leyendas: el Beuys ritualista, el performer chamánico que murmura en soledad.

De modo que frente a su obra es imposible no sentir una especie de altercado perceptivo, como si para el siglo XX el artista alemán hubiera sido el vértice sobre el que confluye una serie de tradiciones (que van del romanticismo alemán a la herencia posduchampiana, pasando por el grupo Fluxus y el esoterismo de Rudolf Steiner), pero para nosotros –espectadores tensos del presente– sólo dejara un cuerpo y un personaje, un “mundito Beuys”. Porque el artista alemán pareció consagrarse a las líneas más activas de la historia del arte y sin embargo hoy, al recorrer la muestra, no hacemos más que retornar a su figura irresistible, a su imagen, a sus maravillosos y arbitrarios experimentos performáticos. En otras palabras, al gran poder de sugestión con que una imaginería retorna una y otra vez desde ese fuera de campo infinito que llamamos siglo XX.

Por esa razón, su lugar en la historia tal vez sea menos el de una “revolución artística” que el de una incubadora de intensidades, de formas de vida posibles en el arte, como si hubiera gozado de un secreto irresistible que permitiera conectar una serie de dimensiones heterogéneas de lo viviente y nos siguiera interpelando desde allí, desde ese emplazamiento virtual, a la manera de un oráculo.

“Debes hacer productivo lo secreto” fue una de sus tantas frases célebres, y cuando vuelvo a observar el registro fílmico de Cómo explicar obras de arte a una liebre muerta (1962-1965), me parece advertir que la liebre, insuflada por una sutil animosidad, en el fondo comprende lo que el hombre de la máscara de miel le susurra al oído, y entre los dos se produce un diálogo eléctrico. O una reconciliación largamente añorada entre lo humano y aquello otro. Beuys era un vanguardista a la intemperie.

 

Joseph Beuys. Obras 1955-1985, curaduría y selección de obra de Silke Thomas y Rafael Raddi, Fundación Proa, Buenos Aires, marzo – junio de 2014.

8 May, 2014
  • 0

    Técnicas de humo y tecnologías de ascenso

    Magdalena Petroni

    Camila Carella
    4 Jul

    Si Proust comiera acá un pastelito, la boca se le pondría negra, la piel azul como las uñas y de los orificios le chorrearían moras. Odiaría esta...

  • 0

    Factory of the Sun / The City of Broken Windows

    Hito Steyerl

    Tirco Matute
    27 Jun

    En una charla que tuve con un profesor, amigo y colega que conservaré en el anonimato, hablábamos sobre la inteligencia artificial. Me recomendó el trabajo de Hito...

  • 0

    Hades en hastío

    Leila Tschopp

    Daniel Gigena
    20 Jun

    En una nueva instalación pictórica, Leila Tschopp (Buenos Aires, 1978) proyecta una situación escénica en el centro porteño. A primera vista, Hades en hastío se asemeja a...

  • Send this to friend