Inicio » ARTE » Placenta escarlata

Placenta escarlata

Nicanor Aráoz

ARTE

Escena 1: un artista obsesionado con dos o tres sueños. Se le aparecen mientras duerme, mientras viaja en colectivo, mientras se pinta las uñas o esculpe. Sueña con el personaje de un animé con estética ciberpunk. Las imágenes se van apretando y achicando bajo la cinta de la racionalidad. El artista comprende su misión y comienza un viaje en busca de vitalidad, pero existen obstáculos, es la víctima y el verdugo de su circunstancia. Es la economía, el deseo, las exigencias de un mundo, todo operando sobre su cabeza como un collage de discursos sociales. Es el sueño de un artista jugándose el rol de agente de la libertad o esclavo de la escenografía que le construyó el tiempo.

Escena 2: un afiche ploteado en una pared gigante, cuadro sinóptico con intenciones educativas, señala imágenes de una vieja cultura under “darky” y alternativa, el amanecer de una internet cargada de promesas, milenios antes de YouTube o de los celulares inteligentes. La red como el reducto de los freaks e inadaptados, santuario de las obsesiones beta y los deseos prohibidos. Una foto blanco y negro de un grupo de monjas esperando un exorcismo, una caricatura posando y una advertencia: ocupamos la fábrica. Una bebé, en brazos de su madre, estira la mano para tocar la figura de Garfield. Casi llora, casi.

Escena 3: un pene o un tubérculo sexualizado sobre un altar carcomido, los cuerpos parecen un tejido angustiado por una enfermedad venérea. Las esculturas están atrapadas en su pose, en una escena estática de baile, energía erótica que no termina de armarse y esparcirse. Nicanor Aráoz abre una puerta y la performance es continuada por otros. Las obras son brújulas que organizan los cuerpos entre el protocolo de la inauguración, el éxtasis del halago y el martirio del lenguaje. Es decir, un sujeto fragmentado. Ya no es el escultor quien ejerce violencia sobre sus materiales sino al revés, las obras están atacando y para eso la estrategia es clara: ocupar un espacio, rodear a la manada y morder desde el silencio. Un impermeable transparente y quemado se retuerce como una medusa con tentáculos venenosos.

Escena 4: muchas personas caminan por un extenso pasillo en la galería Barro. Hay risas, algo de suspenso, una cerveza por aquí, otra por allá, es el eterno encuentro con los amigos del arte. Las conversaciones se derriten como helado y muchos señalan bultos en las esculturas rojas de poliuretano expandido, las piezas de Nicanor Aráoz, o las patovas de su nuevo boliche llamado “Placenta escarlata”. Entrada libre y gratuita, pareciera.

 

Nicanor Aráoz, Placenta escarlata, Barro Arte Contemporáneo, Buenos Aires, 28 de marzo – 28 de abril de 2018.

 

Ver nota relacionada (1)

26 Abr, 2018
  • 0

    Patrimonio

    Martín Bollati

    Hernán Borisonik
    18 Abr

    ¿De qué se alimenta una inteligencia artificial? En primer lugar, y más que nada, de electricidad y mucho trabajo humano. Una vez garantizado el recurso material, puede...

  • 0

    Supervivencias. A propósito de Arte argentino de los años noventa, de Fabián Lebenglik y Gustavo Bruzzone

    Sol Echevarría
    18 Abr

    La embestida política y económica de los últimos meses contra las instituciones culturales argentinas puso en evidencia que el arte es un territorio en disputa: el intento...

  • 0

    Pan

    Santiago Delfino

    Laura Ojeda Bär
    11 Abr

    Pan, la muestra de Santiago Delfino en la galería Miranda Bosch, es una exposición fuera de agenda y coyuntura, que nos enfrenta a una...

  • Send this to friend