Inicio » CINE y TV » Dobles vidas

Dobles vidas

Olivier Assayas

CINE y TV

El cine de Olivier Assayas tiene una cualidad única, la de ser melancólicamente contemporáneo. Su presente es una especie de réquiem o lamento por el futuro que ya llegó, como si la materia del tiempo no fuera otra cosa que el hábito de la civilización actual de desintegrarse hacia adelante. Y si ya en Demonlover (2002) esa desmaterialización de la vida cotidiana se presentaba en clave ultramoderna y como una enfermedad hecha de prisa y aceleración, Dobles vidas supone esa misma pérdida de fricción entre los hombres y las cosas, repitiendo el entorno corporativo pero quitándole el sesgo ciberpunk y apocalíptico y reemplazándolo por la lógica zigzagueante de la comedia romántica, inserta en un ecosistema cultural donde el deseo y la pasión son los commodities de una realidad que está reemplazando sus lenguajes a una velocidad cósmica. Dobles vidas es un sistema de entradas y salidas en el que el ritmo frenético de los encuentros y desencuentros es una consecuencia del modo en que sus personajes parecen querer rebelarse contra la asepsia y el aplanamiento contemporáneos de la vida sentimental, impuestos por cierta tiranía de la imagen que ha hecho de la estética una declinación torpe del narcisismo y de los espacios de la cultura, un container de superficialidades donde la palabra molesta. En Dobles vidas, hombres y mujeres luchan por aclimatarse a la tecnología y en el camino pierden, recuperan y vuelven a perder el sentimiento interno de la actitud amorosa. Una actriz y su marido editor ven tecnificarse entre ellos todas las pasiones que los conectaban (de la artística a la sexual), mientras un escritor al que se le reclama inspirarse “demasiado” en la vida real (como le pasaba al Woody Allen de Los secretos de Harry) no alcanza a definir el horizonte vital de una época que está confiándole su memoria a Google. Esa encrucijada emocional, que obliga a adoptar una actitud “profesional” frente al universo de cualquier relación posible, es la que Olivier Assayas mira con profunda desconfianza, quieto escepticismo y —finalmente, y a pesar de todo— romántica esperanza. Su apuesta por un eros primitivo, antimaquínico, es una forma de reivindicar la posibilidad de amar u odiar sin sentido, de enamorarse y frustrarse por el sólo placer de estropear el culto contemporáneo a la perfección, a la completitud, a la uniformidad. Hombres y mujeres modificados en su naturaleza, nos dice Assayas, sólo pueden hacer pie en su época a través de robos e infidelidades, cambios de registro y pequeñas redenciones cotidianas. El lenguaje oral u escrito vuelve a ser vehículo de lujos ahí donde la imagen traficada entre redes que nada conectan pulveriza la experiencia de cercanía, y por eso en Dobles vidas se habla tanto y tan bien. Ya tenían mucho en común, pero Assayas nunca estuvo más cerca de Godard. Como este último en Masculino-Femenino (1966), se ha puesto todo lo pop que nuestra era de la tecnificación final del sentimiento permite, para recordarnos que en tiempos aciagos el amor puede llegar a ser la última ideología posible.

 

Dobles vidas (Francia, 2019), guion y dirección de Olivier Assayas, 108 minutos.

4 Jul, 2019
  • 0

    Santiago, Italia

    Nanni Moretti

    Federico Romani
    5 Sep

    No es fácil sacar la emoción de la caja de los materiales de archivo, mucho menos condensarla en un par de imágenes sin tensar la cuerda de...

  • 0

    Historia de fantasmas

    David Lowery

    Federico Romani
    29 Ago

    ¿Cómo asimila un muerto la realidad de los vivos? La respuesta es que no puede, y sobre esa atroz constatación se construye este film sobre la pena....

  • 0

    Algo en que creer

    Adam Price

    Catalina Aldama
    15 Ago

    La serie danesa Algo en que creer, de Adam Price (creador también de Borgen), pone el ojo en el vínculo entre la religión cristiana...

  • Send this to friend