Inicio » CINE y TV » Los nuevos malos

Los nuevos malos

François Jost

CINE y TV

En los últimos años, las series de televisión se han volcado hacia un formato híbrido, a mitad de camino entre las viejas series de extensión indefinida y capítulos autoconclusivos y las miniseries con un principio y final bien definidos. Junto con esta “revolución” se produjo otra, en el plano argumental, cuando muchos de los protagonistas comenzaron a ser personajes que tradicionalmente hubiésemos caracterizado como “malos”.

En Los nuevos malos, François Jost —reconocido académico francés especialista en el estudio de la televisión— analiza este fenómeno basándose en tres series en las que los supuestos villanos son el motor de la historia: Deadwood —poco conocida en nuestro país—, Dexter y Breaking Bad. Se trata de un libro que bien podría cristalizar horas de discusiones en cualquier reunión de seriéfilos, sumado a una generosa dosis de erudición. Sin ser exhaustivamente académico, tiene la virtud de acercar al gran público algunos conceptos del estudio de los mass media. Además de las propias series, el autor añade referencias tomadas de entrevistas, reseñas, noticias y comentarios del público, la mayoría consultados en Internet (foros, publicaciones online, Wikipedia, etc.).

La elección de los objetos de estudio responde a un criterio rígido. Las series estudiadas ya concluyeron sus emisiones, por lo que sus arcos argumentales están cerrados. De esta manera es posible abordar la mutación que las personalidades de los personajes han sufrido a través de las temporadas y la variación de su “grado de maldad”. El autor arguye que los protagonistas no pueden encasillarse rígidamente en una categoría como la de “villano”. Analiza entonces sus aspectos psicológicos, y los de los espectadores, que pueden establecer conexiones empáticas con la ficción, lo que genera mayor o menor grado de identificación o rechazo. Al mismo tiempo, las series son enmarcadas en el contexto sociológico de su concepción y se subrayan las diferencias que existen entre las sociedades norteamericana y francesa. Se percibe allí lo que la pantalla puede decirnos sobre esas sociedades. Aquí también entran en juego las concepciones y tradiciones que ambas culturas tienen sobre el crimen, el asesinato y la mentira, puestos en relación con el capitalismo y sus prácticas (ninguna de las series reseñadas transcurre fuera de este período histórico). Desde el aspecto filosófico y moral, la reflexión reposa en los conceptos del “bien” y del “mal” a lo largo de la Historia, con citas a Kant y John Stuart Mill, entre otros, y en cómo se representan en la actualidad. Por último, como buen libro sobre televisión, no omite el análisis audiovisual, de géneros narrativos y del rol de las series en la cultura popular.

La edición en español se destaca por el cuidado puesto en la traducción y en el diseño. Solamente una advertencia debería agregarse a la portada: spoiler alert.

 

François Jost, Los nuevos malos. Cuando las series estadounidenses desplazan las líneas del Bien y del Mal, traducción de Melina Blostein y Salomé Landívar, Libraria, 2015, 184 págs.

 

25 Feb, 2016
  • 0

    Blonde

    Andrew Dominik

    Federico Romani
    24 Nov

    Como objeto sacrificial de atención, Ana de Armas es la principal beneficiaria de algo que a Andrew Dominik, director de Blonde, le fascina, pero...

  • 0

    The Night

    Tsai Ming-liang

    Federico Romani
    17 Nov

    En apenas veinte minutos, The Night construye una máquina microscópica, muy “benjaminiana”, para tratar de narrarlo todo con muy poco. Durante una noche de...

  • 0

    Crímenes del futuro

    David Cronenberg

    Federico Romani
    22 Sep

    Lo más desconcertante del último cine de David Cronenberg se haya en esa treta de arte y muerte que siempre se las ingenia para resultar incómoda aún...

  • Send this to friend