Inicio » CINE y TV » Miles Ahead

Miles Ahead

Don Cheadle

CINE y TV

Miles Davis estaba acostumbrado a ser el mejor en todo, y cuando decidió recluirse en su mansión de Manhattan, hacia finales de los setenta y con más de cincuenta discos grabados, también se convirtió en el mejor en el arte de no hacer nada. En esa época oscura, signada por su adicción a las drogas, sus varios problemas de salud y su alejamiento casi total de la trompeta, se sitúa la biopic Miles Ahead, que clausuró la última edición del Bafici.

Don Cheadle, director, guionista y productor del film, también se cargó al hombro la enorme responsabilidad de interpretar a Miles, uno de los personajes más complejos y fascinantes del mundo de la música: hosco y desagradable para algunos; cálido y sensible para otros, enemigo declarado de cualquier etiqueta simplificadora (“no le digan jazz, les repetía a los periodistas que querían hablar de su música).

Una biopic, como cualquier biografía, supone un recorte y un punto de vista. La estrategia de Cheadle para contar a Miles sigue la línea de varias biografías de músicos de los últimos tiempos, que no evitan los costados más ásperos de la vida de sus protagonistas, aunque en el caso de Miles la tarea es un poco más espinosa porque pocas estrellas fueron tan controversiales y francas en su relación con la “mala vida”.

Lo que se narra en Miles Ahead es un episodio ficcional, pero que bien podría haber sucedido durante esos años de excesos en los que la discográfica Columbia le pagaba a Davis un estipendio a cuenta para que escribiera la música de su regreso triunfal. Todos los personajes secundarios de Miles Ahead están inspirados, sin demasiada rigidez, en personas reales. Incluso el periodista advenedizo que interpreta Ewan McGregor, que se convierte en su secuaz, tiene rasgos de varios de los amigos, biógrafos o satélites que rodearon a Miles en algún momento de su vida. El personaje de McGregor cumple perfectamente con su función, porque nos brinda una mirada externa sobre el ídolo pero nunca se adueña de la narración ni del punto de vista —algo que el verdadero Miles habría rechazado, sin dudas (“no soporto esas películas blancas sobre problemas blancos”, dijo alguna vez)—.

El film avanza a los saltos, alternando escenas de los chillones setenta tardíos (en un momento vemos incluso el mítico guardarropa multicolor de Davis) con episodios del pasado: escenas de la época del nacimiento del cool jazz, bañadas en luz metálica y fría. Cheadle parece querer mostrar con esa superposición la contradicción de un personaje hipercomplejo, que decía odiar el pasado pero no podía (tampoco lo dejaban) zafarse de él. Dar cuenta de una vida tan variada en sus transformaciones como la de Miles Davis en menos de dos horas es, desde ya, una tarea imposible. Cheadle, sin embargo, se las ingenia para presentar un fresco de situaciones, a veces muy fugaces, que logran esbozar los rasgos más significativos de su contradictoria personalidad: Miles enamorado, Miles con un brote psicótico, Miles sarcástico y respondón, Miles violento, Miles enfermo, Miles orgulloso de ser negro, Miles vulnerable y extremadamente inteligente. El film termina, como no podía ser de otra manera, con un concierto, en el que Cheadle comparte escenario con varios músicos de jazz actuales. Lo que vimos no es estrictamente cierto, pero pedirle rigor a un homenaje genuino es un sinsentido. Miles Ahead es más un acto de cariño y admiración que una biografía fiel. So what?

 

Miles Ahead (EEUU, 2015), guión de Don Cheadle y Stephen Baigelman, dirección de Don Cheadle, 100 minutos.

12 May, 2016
  • 0

    Santiago, Italia

    Nanni Moretti

    Federico Romani
    5 Sep

    No es fácil sacar la emoción de la caja de los materiales de archivo, mucho menos condensarla en un par de imágenes sin tensar la cuerda de...

  • 0

    Historia de fantasmas

    David Lowery

    Federico Romani
    29 Ago

    ¿Cómo asimila un muerto la realidad de los vivos? La respuesta es que no puede, y sobre esa atroz constatación se construye este film sobre la pena....

  • 0

    Algo en que creer

    Adam Price

    Catalina Aldama
    15 Ago

    La serie danesa Algo en que creer, de Adam Price (creador también de Borgen), pone el ojo en el vínculo entre la religión cristiana...

  • Send this to friend