Inicio » CINE y TV » Paraíso

Paraíso

Carlos Gindzberg

CINE y TV

Un hombre se baja del subte, sale a la superficie y encuentra una habitación, un lugar donde desparramar sus objetos. Es el último piso de un edificio en ruinas. Algo que alguna vez fue otra cosa y que ahora es sólo escombros y suciedad. Y vacío. Y espacio. Y luz. Y dos amplias ventanas: una que da a la calle, a la plaza, a la gente. La otra apunta al pulmón de esa manzana. Una mesa. Un tocadiscos. Y el hombre.

La situación inicial de Paraíso. Una historia de heterónimos es más o menos esa: ese hombre es el Autor. Ese lugar es el que eligió para crear. Esa mesa, su sala de operaciones, donde van a parar recortes, papeles, fragmentos de frases, hojas sueltas, pensamientos. Las ventanas, su distracción, su nexo con esos dos mundos. El afuera es más o menos incierto, ajeno. El adentro: una casa de putas un par de pisos más abajo, un patio exterior interno, sus movimientos, sus ruidos, sus olores y una niña que es a la vez musa y tormento.

Paralelamente y casi superpuestas, se desarrollan (¿se desarrollan?) las historias de cuatro personajes: un taxista, un afinador de pianos, una mujer joven de hábitos promiscuos, un hombre adulto que vive con otro mayor, que podría ser su padre. Personajes sin nombre y sin tiempo. Personajes que no se sabe si son personajes o si son actores interpretando a los personajes de la historia del Autor. Personajes que no se sabe si, en realidad, son el Autor.

Alrededor de estos ejes, se desenvuelve el ambicioso proyecto de poner en imágenes el poema “Tabaquería”, de Fernando Pessoa. Una película que se mete en el espesor del lenguaje, sin diálogos, en la que los sujetos sólo hablan a través del poema desmembrado y reordenado con fines narrativos. Una película sin género —¿es un thriller, un musical, un drama, una historia de amor?— en la que la música es un personaje más, otro protagonista. Todo aquello que a causa de la falta de diálogos queda a veces inconcluso, la música original lo resuelve: entra y sale del relato, interactúa, modifica la enunciación, el ritmo y la intensidad. Produce continuidad, tensión y calma.

“Dejo la ventana y me siento en una silla. ¿En qué he de pensar?/ ¿Qué puedo saber de lo que seré, yo que no sé lo que soy?/ ¿Ser lo que pienso? ¡Pienso ser tantas cosas!/ ¡Y hay tantos que piensan ser esas mismas cosas que no podemos ser tantos!”, exclama, se defiende, Pessoa al promediar el poema. Se lo dice a sí mismo, se interpela, en medio de esa extensa y sombría reflexión a propósito de su existencia, y de la existencia de los otros que constituye “Tabaquería”. Paraíso… sintetiza esos pensamientos, los condensa y los pone de manifiesto. La personalidad desdoblada del artista, la soledad, el miedo al vacío, el miedo a ser y a no ser, los sueños, la fragilidad, el enojo, el silencio, el desorden, la melancolía, la música, el tiempo: todos estos motivos van pasando y conformando, a partir de diferentes elementos, varias historias que confluyen en una. O en dos. O en todas. ¿Cómo saberlo?

 

Paraíso. Una historia de heterónimos (Argentina, 2015), guión y dirección de Carlos Gindzberg, música original de Javier Zentner, 95 minutos.

24 Dic, 2015
  • 0

    El hombre de los sueños

    Kristoffer Borgli

    Juan Rapacioli
    11 Abr

    En un paisaje cinematográfico que se presenta cada día más explicativo y subrayado —donde cualquier atisbo de ambigüedad o indefinición es mirado con sospecha—, el director noruego...

  • 0

    La noche avanza / Días de otoño

    Roberto Gavaldón

    Carlos Rodríguez
    11 Abr

    Como parte del ciclo “Espectáculo a diario. Las distintas temporadas del cine popular mexicano” en la Sala Leopoldo Lugones del Teatro San Martín, se presentaron dos películas...

  • 0

    Menus-Plaisirs – Les Troisgros

    Frederick Wiseman

    Antonio Gómez
    28 Mar

    Con noventa y cuatro años, unas cincuenta películas que suman más de ciento veinte horas de metraje documental editado y un estilo consistente desde el estreno de...

  • Send this to friend