Inicio » TEORÍA Y ENSAYO » Contra el tiempo

Contra el tiempo

Luciano Concheiro

TEORÍA Y ENSAYO

Ya apuntaba Walter Benjamin, en sus Tesis sobre la filosofía de la historia, que la modernidad progresista es un huracán que nos impulsa hacia el futuro y nos arrebata a su paso tanto la reconstrucción del pasado como la posibilidad del instante. El verdadero gesto revolucionario —admitía Benjamin— sería entonces pisar los frenos de ese endemoniado tren del progresismo histórico empeñado en guiarnos hacia un futuro vacío, mientras a nuestras espaldas el pasado se apila en montañas de ruinas. Podría decirse que es precisamente desde esas ruinas —en batalla constante con ese final de la historia que hace décadas imaginó Francis Fukuyama— desde donde el mexicano Luciano Concheiro ha decidido escribir Contra el tiempo. Filosofía práctica del instante, ensayo en el que esboza una cronopoética que busca escapar, aunque sea por un momento, del torbellino histórico desencadenado por la modernidad capitalista.

Compuesto por pequeños fragmentos que emulan la brevedad de ese instante poético en el que Concheiro encuentra la única posible escapatoria a la aceleración moderna, Contra el tiempo comienza trazando una genealogía de la “inmovilidad frenética” que caracteriza a nuestra época. Mediante una atenta lectura de la Revolución Industrial como momento de surgimiento de una nueva relación entre el capital y el tiempo, Concheiro es capaz de iluminar el proceso histórico que ha llevado a esa aceleración temporal que hoy día se extiende hasta la bolsa de valores, donde los intercambios financieros ya no requieren de presencia humana alguna, sino que ocurren en milisegundos, guiados como están por algoritmos computarizados. Puntuada, a modo de breves descansos, por fotografías del artista mexicano Gabriel Orozco, la escritura elegante y rigurosa de Concheiro descubre un mundo de resistencias mínimas, un mundo de presencias y de potencialidades latentes, que resisten ante el embate de una realidad que siempre pide más. En el proceso, el ensayo termina configurando una apuesta por una cronopolítica que implicaría, sobre todo, una nueva forma de estar en el mundo.

Leyendo los precisos y agudos fragmentos que conforman Contra el tiempo, me ha invadido la sensación de que lo que Concheiro busca es esbozar el fin último de toda escritura: conjurar el instante. Breves hiatos poéticos en los que el mundo finalmente comulga consigo mismo y en los cuales, por un breve lapso, se entrevé la posibilidad de otra historia. Tal vez aquella que imaginó el mismo Benjamin cuando recordaba que para los judíos antiguos cada instante era “la pequeña puerta por la que podía entrar el Mesías”. Contra el tiempo es precisamente eso: un laborioso laberinto repleto de pequeñas puertas o ventanas desde las cuales el lector puede detenerse a contemplar, fugazmente, uno de los posibles caminos que componen esa historia subterránea que se resiste a la aceleración progresista. Un libro fulgurante que, escrito por un joven de veinticuatro años, reivindica el presente y nos regala un esperanzador futuro.

 

Luciano Concheiro, Contra el tiempo. Filosofía práctica del instante, Anagrama, 2016, 176 págs.

9 Feb, 2017
  • 0

    Los de abajo

    María Julia Rossi / Lucía Campanella (eds.)

    Julieta Yelin
    11 Jul

    Cuando es lúcida y sensible, la crítica de la cultura tiene el don de hacer visibles zonas del pensamiento común que permanecían ocultas o parcialmente veladas. Editado...

  • 0

    ¿Qué dirían los animales… si les hiciéramos las preguntas correctas?

    Vinciane Despret

    Evelyn Galiazo
    4 Jul

    Vinciane Despret hace filosofía “del entre”: piensa los vínculos entre humanos y animales a partir de los cruces entre psicología y etología, entre experimentación científica y epistemología...

  • 0

    El fin del amor

    Tamara Tenenbaum

    Renata Prati
    27 Jun

    Hay libros que cuestionan, que nos hacen pensar y preguntarnos, y hay libros que acompañan; este es uno de esos raros ejemplares que hacen ambas cosas a...

  • Send this to friend