Inicio » TEORÍA Y ENSAYO » La poesía del pensamiento. Del helenismo a Celan

La poesía del pensamiento. Del helenismo a Celan

George Steiner

TEORÍA Y ENSAYO

George Steiner, que en un libro anterior se ocupó de la tristeza del pensamiento, se concentra ahora en su poesía. La enormidad del tema apenas lo intimida, mientras pasa revista a siglos y siglos de historia de la cultura en busca de “los contactos sinópticos entre argumento filosófico y expresión literaria”, esos momentos en que la filosofía se aliena en dirección hacia la poesía para encontrarse o desencontrarse a sí misma, y viceversa. ¿Hay entre poesía y pensamiento un “exultante antagonismo”, como supo decir Blanchot? ¿La relación es de iluminación recíproca o de puro malentendido, de flirteo intrascendente o de suspicacias sin fin? No faltan entusiastas a la hora de borrar los límites entre la forma estética y los contenidos epistémicos, entre el austero esqueleto lógico o argumental y esa vibración retórica ineliminable que Frege desestimó como mera “coloración” del lenguaje. Derrida recomendó considerar la filosofía como un género particular de literatura y pugnó por un concepto ampliado, una noción de textualidad general o “archiliteratura”; después de Borges, no podemos dejar de considerar la metafísica como una de las ramas, acaso la más fastidiosa, de la literatura fantástica; de la incapacidad de la filosofía para prescindir de la metáfora hizo Hans Blumenberg la clave de su pensamiento. Pero el libro de Steiner no festeja la tautología entre filosofía y literatura. Más bien intenta acercarse, mediante un elenco de autores que comienza por Heráclito y acaba con Paul Celan, al centro común donde un pensamiento nuevo alumbra a su vez un modo inédito de utilizar el lenguaje poético, para ilustrar los modos en que esa pareja primordial –poesía, pensamiento– pleitea cuerpo a cuerpo, se distancia hasta lo antagónico o, amorosamente, se corteja. Steiner se ocupa así de diálogos cardinales y malentendidos tenaces, al tiempo que denuncia caducidades y vigencias. Si bien no es raro que el pensamiento envejezca mientras el estilo se mantiene flamante, lo más habitual es la debacle conjunta: “La filosofía pervive en virtud de la realización estilística”. Como otras veces, Steiner da forma acabada a ideas que el lector vislumbra pero posee aún en borrador o en la bruma indefinida de las lecturas pendientes. Epítetos felices, adverbios que son un regalo, una prosa rítmica y mesurada: no hay página sin algún hallazgo inesperado ni párrafo donde no quepa reencontrar cuestiones semisabidas, transubstanciadas ahora por una formulación radiante o por su vecindad con doxas más raras. Es que, aunque el camino está empedrado de tópicos, la pisada es personalísima. Décadas de lectura y el milagro de una sensibilidad crítica ya sin ataduras apenas explican cómo un ensayo tan ameno puede ser, a la vez, tan escrupuloso.

 

George Steiner, La poesía del pensamiento. Del helenismo a Celan, traducción de María Condor, Siruela / Fondo de Cultura Económica, 2012, 231 págs.

4 Abr, 2013
  • 0

    Mi padre y yo

    Gonzalo Santos

    Federico Reggiani
    21 Ene

    Enrique Breccia es uno de los más grandes artistas gráficos que dio la Argentina y uno de los mayores historietistas del mundo. Nació, además, en una familia...

  • 0

    El arte entre la tecnología y la rebelión

    Luis Felipe Noé

    Demian Paredes
    14 Ene

    Libro “de época”, “situado”, a tono con la situación mundial “de revoluciones” que se vivió desde 1968 hasta la llegada del neoliberalismo en los ochenta, El arte...

  • 0

    Geografías afectivas

    Irene Depetris Chauvin

    Daniela Losiggio
    7 Ene

    En la introducción a Geografías afectivas, Irene Depetris Chauvin recuerda que ya en 1974 el viejo Henri Lefebvre se lamentaba por el excesivo uso...

  • Send this to friend