Inicio » TEORÍA Y ENSAYO » ¿Quién te creés que sos?

¿Quién te creés que sos?

Ángela Urondo Raboy

TEORÍA Y ENSAYO

“Perdimos todo, desde los juguetes hasta el nombre”, escribe Ángela Urondo Raboy, poniendo en el centro su infancia desmembrada. Ángela es hija de los militantes montoneros Francisco “Paco” Urondo y Alicia Cora Raboy; cuando tenía once meses, en 1976, asesinaron a su padre y secuestraron a su madre, que sigue desaparecida. Ella también fue secuestrada, pero fue recuperada y adoptada legalmente por una tía materna. Sin embargo, creció desconociendo su verdadera historia. En 2012, tras un juicio de desadopción, recuperó su verdadero nombre.

El libro evoca en su composición la (re)construcción de una identidad. Porque funciona como lo hace la memoria: intentando unir los pedazos de una historia mal contada a través de materiales heterogéneos (poemas, fotos, cartas, recortes de diarios, relatos de sueños, escrituras de otros sobre su historia, apuntes, documentos judiciales). Mezcla de testimonio y diario íntimo, el texto reflexiona sobre la niña Ángela en distintas situaciones de su vida. Urondo Raboy piensa su período en cautiverio asumiéndose bajo la figura de una niña ex detenida desaparecida y lanza un incómodo reclamo al Estado: ¿acaso los niños, por no haber sido blanco directo del exterminio, no merecen ser reconocidos como prisioneros políticos?

También rememora la etapa en que fue una beba hija de militantes para comprender qué papel tuvo Montoneros en el trágico desenlace de sus padres. Urondo fue acusado de tener una relación con Alicia Raboy mientras vivía con Lili Massaferro y, tras un Juicio Moral Revolucionario, fue sacado del diario Noticias, degradado y trasladado a Mendoza, donde quedaba más expuesto. La infidelidad no entraba en los marcos morales del idealizado «hombre nuevo». La desprotección se fue haciendo presente entre los militantes y sus familias, ante una organización que aún hoy sigue sin asumir su responsabilidad, varada en la figura del héroe mártir.

Pero Ángela se corre también del lugar de niña para pensarse desde su posición de madre. Sus hijos instalaron la necesidad de saber más. ¿Cómo podía contarles la historia de sus abuelos si ella misma no la conocía? Para ellos, Ángela crea formas nuevas de contar lo que pasó. Ese pasaje del relato de una generación a la otra se llama transmisión. Así, Ángela, la adulta, la madre, se coloca como aquella que desea transmitir la historia de manera adecuada. ¿Podemos imaginar una tarea más éticamente acorde para esta adulta a quien de niña le fue obliterada la identidad?

 

Ángela Urondo Raboy, ¿Quién te creés que sos?, Capital Intelectual, 2012, 280 págs.

2 May, 2013
  • 0

    Constructos Flatline

    Mark Fisher

    Federico Romani
    2 Feb

    Mark Fisher defendió su tesis doctoral al filo del milenio, cuando el ánimo social se preparaba con resignación ansiolítica para el apocalipsis Y2K y la revolución digital...

  • 0

    Dentro de la niebla

    Guilherme Wisnik

    Hernán López Piñeyro
    26 Ene

    No parece posible postular que todo está conectado con todo tal como cierta parte de la biblioteca filosófica pretende. Primero, porque no hay “todo” y luego porque,...

  • 0

    Una guía para perplejos

    Werner Herzog

    Manuel Crespo
    19 Ene

    Aunque los hechos cardinales de sus biografías estén debidamente registrados, ciertos artistas igual necesitan fabular. No hay mitomanía de por medio, ni en el sentido moral ni...

  • Send this to friend