Inicio » LITERATURA ARGENTINA » Obra reunida

Obra reunida

Horacio Castillo

LITERATURA ARGENTINA

¿Qué es ser un clásico? ¿Escribir como si la literatura no tuviera tiempo? ¿Rescatar a los antiguos? ¿Aceptar la ruina de la centralidad del yo como creencia? Hay un poco de eso en la poesía de Horacio Castillo. Traductor del griego, antiguo y moderno, estudioso de la Antigüedad clásica, escribió unos poemas sorprendentes. La factura formal es impecable: cada palabra, cada punto y cada coma, la sonoridad y el largo de los versos son ajustados, precisos, y suenan necesarios. A lo largo de los libros rescatados y reunidos en este volumen (abarcan el período 1974-2005) recorremos historias conocidas como si fueran nuevas. Los poemas no dan explicaciones, surgen por derecho propio instaurando su tiempo, su espacio y sus modos, y cruzan referencias, elípticas, a su presente de enunciación, porque van al núcleo de lo que se trata: una batalla, un amor perdidos, el sucederse de las generaciones, el lamento por la destrucción de una cultura, o una voz que se pregunta por esas cosas y que ensaya tanto el “yo” como el “nosotros”.

Esa base en la tradición más fuerte del canon (Eurídice, Abelardo, San Agustín, Eva, en monólogos dramáticos, pero también Caronte, Eneas, Ulises como personajes) es un rodeo magistral: no rescata sólo lo anecdótico de héroes, dioses, figuras históricas y simbólicas, sino una concepción de la poiesis como el arte de combinar los elementos ya dados, de presentarlos bajo una nueva perspectiva, de darles una voz renovada que evalúa lo que se creía sabido e inscribe el suyo en el devenir de unos nombres, unas fábulas, unas palabras recibidas y legadas. En ese punto encuentra un grado de objetividad en la escritura poética que marca su singularidad y anticipa el objetivismo que vendría unas décadas más tarde. Ese mismo tono, que explora desde la narratividad y el monólogo dramático hasta el lirismo de la canción o el epitafio como géneros poéticos, le permite reunir en una misma imagen una asociación literaria prestigiosa y una escena cotidiana y extraer de esas imágenes reducidas a mínimo un máximo de potencia. El proceso de escritura es descripto con detalle tanto en la entrevista que le hace Augusto Munaro como en la precisa semblanza de su amigo, el poeta Rafael Felipe Oteriño, que se anexan al final.

Los ensayos que el volumen recoge, al mostrar a un seguidor de las concepciones de los cuarenta, con valores poéticos que se inclinan por la trascendencia, lo atemporal (“la obra de arte es esencialmente conservadora”, afirma) podrían atemperar su impacto; sin embargo, paradójicamente, lo resaltan. Secretario de Ricardo Rojas, eventual compañero de tea parties de Borges, lector de vanguardias y contemporáneos, deja una poesía que supera la época. Porque, como dice su “Epigrama”: “Yo, Eustacio, poeta de una ciudad de provincia, / nací, viví y morí como todos los hombres, / según ha sido escrito en este monumento / junto al cual te has detenido a orinar. / Si sabes leer, lee (…)”. Y vale la pena leerlo. 

 

Horacio Castillo, Obra reunida, La Comuna Ediciones, 2020, 390 págs.

13 May, 2021
  • 0

    Diez papeles

    Fabi Al Mundi

    Raúl A. Cuello
    21 Oct

    La trama de Diez papeles de Fabi Al Mundi (Buenos Aires, 1965) es aparentemente sencilla: un joven es invitado a una fiesta estival y como contraparte se...

  • 0

    Pequeños rastros que se alejan

    Horacio Máez

    Leandro Llull
    21 Oct

    Pequeños rastros que se alejan podría pensarse como un documental sobre el oficio. Su estructura, más que la del diario, más que la del guión cinematográfico, es...

  • 0

    Un imperio por otro

    María Gainza

    Carlos Surghi
    7 Oct

    Cuando en 2014 María Gainza publicó El nervio óptico, pocos lectores sabían que el revés de esa ¿novela? era una serie de ¿poemas? celosamente...

  • Send this to friend