LITERATURA IBEROAMERICANA

Este libro es, al mismo tiempo, una novela gráfica, un catálogo de exposición, una crónica-ficción y una versión libre y dibujada de El proyecto de la bruja de Blair. En esa zona pantanosa se mueve el artista chileno Javier Rodríguez (1981), cuya serie de documentales gráficos reivindican la potencia del dibujo en blanco y negro para expresar la dimensión más incierta de eso que llamamos —a falta de una opción mejor— realidad.

Anticristo parte de hechos reales para llevarlos al territorio del terror autoficcional. La Operación Albania, protagonizada por miembros de la CNI de Augusto Pinochet, condujo en 1987 a la ejecución de doce miembros del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, bajo la apariencia de un enfrentamiento armado. Rodríguez fabula una venganza violenta, investigada por él mismo, para cuya reconstrucción dibuja tanto hojas de diario con noticias fake como entrevistas y escenas de masacres, para terminar con un relato en primera persona de cómo entra en la casa donde espera encontrar a quien puede responder todas esas preguntas que ha ido acumulando durante su investigación.

Es entonces, en esa parte final, en esa sucesión de dibujos expresionistas a toda página —que a veces recuerdan a Frédéric Pajak y otras no recuerdan a nadie— con algunas líneas de guión en la parte inferior, cuando la obra alcanza su mayor intensidad. Sobre todo en la sucesión de unos perros muertos, retratados individualmente, engullidos por el negro, cada vez más difuminados, espectrales, que se confunden con radiografías de perros muertos. ¿No es la radiografía la máxima expresión de la fotografía documental?

Para esa narrativa híbrida, Rodríguez no duda en apropiarse de cualquier material histórico, mediático, artístico o narrativo que le pueda interesar. Lo que más sorprende es la presencia en sus viñetas de imágenes extraídas de la serie Hannibal, de Bryan Fuller. Imágenes de escenas del crimen que son al mismo tiempo instalaciones artísticas. Imágenes que son transplantadas a escenarios chilenos, donde adquieren un significado radicalmente distinto del que tenían en la ficción de origen. Porque en el conjunto del artefacto diseñado por Rodríguez no hablan de un asesino psicópata individual y aislado, sino de una psicopatía institucional y colectiva.

Anticristo se sitúa a contracorriente de los modos en que se ha representado la dictadura y su horror. Desde la autoficción y el gore, cuestionando todos los modos de representación al uso, ensaya un discurso distinto, absolutamente personal, para desenterrar el pasado y recordarlo zombi, Frankenstein, terrorífico, tan vivo.

 

Javier Rodríguez, Anticristo, Metales Pesados, 2017, 96 págs.

 

23 Nov, 2017
  • 0

    Memorias inventadas

    Manoel de Barros

    Demian Paredes
    7 Oct

    Hasta ahora inédito en Argentina, Manoel de Barros (1916-2014) fue calificado como el poeta más grande de Brasil por Carlos Drummond de Andrade, quien era sindicado en...

  • 0

    Fiat lux

    Paula Abramo

    Martina Vidret
    23 Sep

    ¿Qué es lo que debe encender un fósforo? Eso se pregunta Paula Abramo en uno de los poemas que componen su primer poemario, Fiat lux. A diferencia...

  • 0

    Volver a comer del árbol de la ciencia

    Juan Cárdenas

    Raúl A. Cuello
    16 Sep

    Con el tiempo, el arte de emplear epígrafes en vías de cristalizar el espíritu de un texto se fue diluyendo: lo que antaño solía ser un ejercicio...

  • Send this to friend