Terra Alta

Javier Cercas

LITERATURA IBEROAMERICANA

Planteada como un policial, la novela más reciente de Javier Cercas parte del asesinato —luego de una atroz tortura— de una pareja de ancianos, dueños de la empresa más grande de la comarca tarragonense de Terra Alta, un hecho que incluye a la empleada doméstica rumana, muerta de un tiro y sin suplicio previo.

La Unidad Territorial de Investigación de Tortosa tiene a su cargo el espeluznante crimen, pero luego de seis semanas sin ninguna pista, abandona la tarea. La sigue, a escondidas, el joven mozo de escuadra Melchor Marín, hijo de una prostituta barcelonesa que murió asesinada y de cuya vida previa nos enteramos en los capítulos pares: Marín no sabe quién es su padre, trabajó para un cartel colombiano, en la cárcel descubrió el gusto por la literatura y, estimulado por Los miserables —novela con la cual se identifica— y por el deseo de encontrar al homicida de su madre, se convierte en policía.

Esta estructura —la investigación por un lado, la vida anterior de Marín por otra— ralentiza la trama, tanto como la información repetida y los diálogos dilatados, lo cual provoca la sensación de una novela construida con cierta ligereza, lejos de la celebrada Soldados de Salamina, la novela faction de 2001, con la justa dosis de lo que aquí hay en demasía.

En Terra Alta, Premio Planeta 2019, sobreabundan las explicaciones, las lecciones morales y los incisos metaliterarios, sobre todo de Los miserables, novela que, con la idea de que “los falsos malos son los verdaderos buenos y los falsos buenos son los verdaderos malos”, acompaña a Marín —un nuevo Jean Valjean— de manera incesante y con profusas citas. 

Además, en un intento vano por no dejar nada afuera, los diálogos contienen comentarios sobre la literatura en general, la Guerra Civil, los recientes atentados en Barcelona, el Opus Dei, la vida carcelaria, la venganza, la redención, la justicia, la independencia catalana y la búsqueda de sí mismo del protagonista, cuya vida es desgarradora. Su historia, que es secundaria en la novela, permanece inconclusa, junto al homicidio de su madre, que no podrá esclarecer, y la mención de un posible padre que aquí no aparece.  Lo que probablemente anuncie que estamos ante el inicio de una serie y que ese trasfondo familiar se irá revelando en próximas entregas.

Curiosamente, en Terra Alta, al final, “todo se explica por la guerra”, como si fuera el origen de todos los males posteriores, a la vez que paradigma de la violencia española. Un riesgo que el autor corre en consonancia con la aparición, en el último capítulo, de un nuevo personaje con una nueva explicación de cómo fue, en verdad, el crimen (que por supuesto no voy a revelar, pero que peca de forzada). A modo de epílogo, Marín-Valjean, quien buscaba transformarse en el inspector Javert de la novela de Víctor Hugo y antepone su propia justicia a la pública, lo deja morir dentro de él como si fuera el fantasma de su padre ausente. Entonces, en el final, Marín abraza a su hija Cosette y con ella emprende el regreso a casa.

 

Javier Cercas, Terra Alta, Planeta, 2019, 384 págs. 

 

13 Feb, 2020
  • 0

    Memorias inventadas

    Manoel de Barros

    Demian Paredes
    7 Oct

    Hasta ahora inédito en Argentina, Manoel de Barros (1916-2014) fue calificado como el poeta más grande de Brasil por Carlos Drummond de Andrade, quien era sindicado en...

  • 0

    Fiat lux

    Paula Abramo

    Martina Vidret
    23 Sep

    ¿Qué es lo que debe encender un fósforo? Eso se pregunta Paula Abramo en uno de los poemas que componen su primer poemario, Fiat lux. A diferencia...

  • 0

    Volver a comer del árbol de la ciencia

    Juan Cárdenas

    Raúl A. Cuello
    16 Sep

    Con el tiempo, el arte de emplear epígrafes en vías de cristalizar el espíritu de un texto se fue diluyendo: lo que antaño solía ser un ejercicio...

  • Send this to friend