Inicio » ARTE » Adam Christensen en Pavilion Nordico

Adam Christensen en Pavilion Nordico

ARTE

El sábado 13 de abril, anteúltimo día de la Semana del Arte y de la feria arteBA, Pavilion Nordico, una nueva residencia con identidad nórdica, organizaba un evento en Buenos Aires que para muchos de los presentes cambió el día o la percepción de lo que veníamos observando como “arte” en la ciudad.

Dentro del marco de un festival de música y arte con curaduría de Gudny Gudmundsdottir y diferentes ediciones en Berlín, Hong Kong y Reikiavik, además de Buenos Aires, el cierre de la exhibición Reacción a Islandia contó con una performance de Adam Christensen, artista y performer danés. La exposición presentó los trabajos visuales de Ivalo Frank y Jessie Kleemann (Groenlandia); Arnar Ásgeirsson, Bryndís Björnsdóttir, Kolbeinn Hugi, Leifur Ýmir Eyjólfsson, Anna Júlía Friđbdjörnsdóttir, Melanie Ubaldo, Unnar Örn y Anna Rún Tryggvadóttir (Islandia); FRZNTE (Alemania) y Anna Marie Guđmunsdóttir Sigmond (Noruega).

Los testigos fuimos sorprendidos por la fuerza de una presentación donde el artista expuso su vulnerabilidad con una intensidad tal que logró permear la piel de las, aproximadamente, treinta personas presentes. Con excepción de la directora de la residencia (Sara Løve Daðadóttir), el coordinador (Jali Walhsten), la curadora del evento y los artistas que compartieron la estadía con Christensen durante la residencia, sólo dos personas más del público formábamos parte del mundo de las artes visuales. Quienes llegaron ese día a Pavilion Nordico se enteraron del evento por el boca a boca, las salidas de Sara Løve Daðadóttir por la ciudad y los pocos conocidos que Christensen había hecho compartiendo convivencia en un departamento de Londres años antes. Ese ambiente relajado y abierto a todo lo que tuviera el artista para dar se volvió, de repente, un living público donde encontrarse y abrirse.

Los nervios que lo llevaron a empezar varias veces los primeros acordes con el acordeón parecían parte del show. Su vestuario y maquillaje trans eran portados con sofisticada elegancia, la misma que lo lleva a participar como modelo en algunas campañas de diseño en Londres.

Su performance y la forma en que se deja ver en sus retratos son heartbreaking, al igual que las historias de sexo y encuentro que el artista escribe y luego narra en voz alta durante las pausas dentro de su concierto musical. Son historias de vulnerabilidad y conversaciones entre las personas en estado de intimidad. Abren una forma en que la intensidad lo invade todo, como un modo que hoy se encuentra perdido o difuminado por un sistema de distracción y atención dispersa, tanto cognitiva como emocional.

Al tocar el acordeón durante la performance, Christensen manipulaba la apertura y el cierre de esa textura textil interna del instrumento, abriéndola con la misma sutileza que se abre y cierra la epidermis femenina más sensible. Mientras, su voz acompañaba en un tono desgarrador en clave blues una historia escrita por Linda Ronstadt: “You Are No Good”. Su voz, la terraza en el atardecer, los momentos de crisis social, política, económica y afectiva que vivimos; la particular sensación de estar, lo que aquella persona que me acompañaba y yo estábamos viendo y sintiendo was truly heartbreaking; volviendo a Adam Christensen: una de las piezas creadas por una musa como la que no he visto en mucho tiempo; o tal vez nunca antes.

 

Adam Christensen, cierre de la muestra Reacción a Islandia, Pavilion Nordico, Buenos Aires, 13 de abril de 2019.

2 May, 2019
  • 0

    Videoamigas

    Varios artistas

    Mariano López Seoane
    19 Sep

    ¿Qué es lo nuevo? A nadie le importa. Siguiente tema: el videoarte uruguayo. Con esta declaración sopapo comienza el texto de sala que Emilio Bianchic preparó como...

  • 0

    El fuego sólo existe mientras se apodera de otras superficies

    Varios artistas

    Jazmín López
    19 Sep

    Mis papás tenían una fábrica de cinco empleades donde hacían partes para tractores. Vino Menem, actual Macri, y claro, se fundieron. Somos cinco hermanes; mi abuela me...

  • 0

    ¿Quién es esa chica?

    Flavia Da Rin

    Irene Gelfman
    12 Sep

    Say my name, say my name”, suena desde una computadora de escritorio con Windows 98. Una cama prolijamente desordenada es enmarcada por una serie de fotos de...

  • Send this to friend