Inicio » ARTE » Guerrilleras

Guerrilleras

Carolina Favre

ARTE

Basta poner un pie en Guerrilleras de Carolina Favre para notar cierta uniformidad que podría formularse como un parentesco no sólo formal o material, sino que es algo que está disuelto en algunos elementos ligeramente reconocibles. Este proyecto, que forma parte de la selección individual de la Bienal de Arte Joven, se encuentra en la sala J2 del Centro Cultural Recoleta, sala que es ahora la morada de un grupo de esculturas pero que no se limita a contenerlas. Con el seguimiento curatorial de Luis Terán, Laura Spivak y Elisa Estrada, la muestra explora otras posibilidades de interacción a partir de la combinación de ingredientes que son ecos que provienen de la arquitectura, la arqueología y la historia del arte. Así es como una esquina lijada del espacio confiesa capa tras capa el paso del tiempo y convive con placas de yeso para construcción inutilizadas. Tanto las acciones pasadas como las acciones latentes tienen lugar en esta exhibición y esto se debe a que la mirada de Favre no apela al estudio de las cosas para confirmar nada, sino que indaga en la posibilidad y cultiva la sospecha.

Esta muestra fue producida en el arduo danzar cuerpo a cuerpo con los caprichos de la física, la estabilidad y la permanencia. El ritmo es pausado pero constante y da la pauta de una coexistencia de elementos sin mucho rodeo: pigmentos y yeso, metales y plástico, pieles y cemento. Si bien cada escultura es autoportante, casi siempre recurren a algún sostén-prótesis difícil de reconocer. Un bastón o un andador puede ser una nueva pierna o un nuevo brazo o una nueva columna. Ahí donde los objetos asumen su retiro y se cobijan con capas de pasta gris, se endurece y se refuerza algo nuevo, como un gólem, que por momentos deja entrever la función negada del cuenco de metal o el abrigo de piel. Y así es que todo lo que se reúne colapsa para generar una nueva fuerza, fruto de negociaciones secretas y una tremenda confianza.

Dicho de otro modo: si una mañana despierto y la piel que me envuelve se torna tan dura que al menor movimiento se quiebra y mis huesos se vuelven blandos, como sumergidos en vinagre, me inundarán las emociones más variadas e imprecisas y la soledad más absoluta me consumirá rápidamente. Ahora bien, si una mañana despertamos y la piel que nos envuelve se torna tan dura que al menor movimiento se quiebra y nuestros huesos se vuelven blandos, como sumergidos en vinagre o en otra cosa, nos tomaría poco tiempo deslizarnos unxs contra otrxs para rompernos y liberar nuestros ahora blandos huesos para que anden libres, moviéndose de formas insospechadas.

En este panorama ya no hay ni un cuerpo ni dos, las cosas se vuelven viscosas, indecibles y móviles, como el caldo de un germen indómito, que también es una corriente que nos traslada de un punto a otro, casi imperceptible, siempre latente. Sin miedo a mostrar su artilugio, Guerrilleras convoca materialidades y las introduce en una coreomanía irresistible, donde cada pieza resguarda en sus asperezas y suavidades algo de su épica silenciosa e inasible. Favre dice que es importante “narrar un cuerpo-otro” y con esa idea rasga la superficie de los materiales y deja que brote la textura hedionda de lo que a tientas se hace una forma. Moverse de formas insospechadas puede ser un acto de resistencia.

Carolina Favre, Guerrilleras, curaduría de Laura Spivak, Elisa Strada y Luis Terán, Bienal de Arte Joven, Centro Cultural Recoleta, Buenos Aires, 20 de abril – 31 de julio de 2022.

7 Jul, 2022
  • 0

    Persistencia de la pregunta por el arte

    Hernán Borisonik

    Jesu Antuña
    19 Ene

    En octubre del año pasado, la editorial Miño y Dávila publicó Persistencia de la pregunta por el arte, el último libro de Hernán Borisonik. A lo largo...

  • 0

    Lo efímero de las cosas

    Martina Servio

    Laila Calantzopoulos
    15 Dic

    En la historia de la cultura, el mito nace al abrigo de una función esencial: generar un telón de fondo, como un paisaje que permita construir sentidos...

  • 0

    Dimmer

    Emilia de las Carreras

    Julián Astelarra
    15 Dic

    La criatura humana es un bicho raro. Es el fruto de un proceso biológico que, al igual que otras formas de vida, deja sus huellas y huesos...

  • Send this to friend