Inicio » ARTE » La cartografía y otras narrativas abiertas

La cartografía y otras narrativas abiertas

Coni Castagnet / Juan Gugger / Andrés Lima / Nacho Unrrein

ARTE

La práctica cartográfica, una de las más antiguas de la historia de la humanidad, se ha propuesto desde sus principios escribir el mundo. En esa escritura se intersecan espacio, tiempo y  práctica del poder: el dibujo resultante da cuenta de un territorio en un momento específico, bajo una mirada precisa y particular. “Los mapas —afirma Estrella de Diego— son algo semejante a una ‘representación’ del mundo, con todas las implicaciones de control y dominio que el propio término ‘representación’ conlleva”. Esa relación de poder varía según su punto de articulación; esto es, puede provenir de la hegemonía o, por el contrario, ser subvertida y reinventada desde los márgenes. ¿Desde qué lugar podemos pensar una cartografía, o bien, una contracartografía, si plantamos los pies, los proyectos, las ideas y las discusiones en el barrio de La Boca? Señalar las tensiones, las inequidades, los simulacros turísticos y las operaciones de despojo y gentrificación de este territorio parece tan obvio como insoslayable y necesario. No obstante, partir de su reconocimiento y pugna persistente siembra un terreno en común que potencia sus vulnerabilidades para enunciar y practicar otras posibilidades para su comunidad, su historia y su relato.

Así, no es casual que en las primeras ediciones del Laboratorio PROA21 e Investigación PROA21 los artistas hayan trabajado en y acerca de La Boca. En la muestra procesual que actualmente alberga este espacio expositivo satelital de Fundación Proa, La cartografía y otras narrativas abiertas, Bárbara y Sol Echevarría, directoras de Acéfala, junto con Santiago Bengolea, coordinador general de este recinto, convocaron a los artistas Constanza Castagnet, Juan Gugger, Andrés Lima y Nacho Unrrein. Juntos han focalizado los intersticios del territorio desde materialidades y lenguajes que suelen pasar desapercibidos: los sonidos extralingüísticos generados por la hinchada de Boca Juniors, la corriente eléctrica, las ficciones cinematográficas dentro y fuera del plano, los muros que violentamente inhabilitan el acceso a viviendas y construcciones. Con cada señalamiento y reelaboración, se dirige la atención de asistentes y vecinos a particularidades que desmitifican ciertas concepciones sobre el espacio, y se denuncian así de manera frontal los atropellos que se ejercen sobre sus habitantes. La experiencia fue similar en Laboratorio PROA21, donde los proyectos de Dani Zelko, Sofía Wilhelmi, Agustina Quiles, María Kuhmichel, Alan Courtis y Manuel Abramovich se concentraron en procesos de despojo, violencia estatal, indefensión, invisibilidad y mutabilidad.

Si la cartografía es una imagen hegemónica, pensar y alterar este dispositivo abre negociaciones para entendernos como parte del espacio, como agentes y practicantes, ya no como meros receptores que contemplan una forma instituida. Además de la territorialidad física, la manera de cartografiar de PROA21 discurre entre recuperaciones históricas de artistas de otras generaciones, así como en proyectos que inciden en los cruces entre arte y política. Aunado a ello, el programa del espacio suma charlas, performances, talleres, activaciones en su jardín y derivas tanto por las calles del barrio como por el Riachuelo. Como con las bases de los mapas, se bosqueja una intersección: si este espacio se propone como un detonador de imágenes que guíen trayectos, estos deberán de constituirse desde el dinamismo, la colectividad y la interdisciplina.

En abierta oposición a las cartografías, los situacionistas renegaban de este dispositivo. Las experiencias de sus derivas eran reemplazadas por líneas sobre un plano, lo que anulaba por completo su fuerza vivencial. Tal vez así pueda comenzar a aparecer ahora el dibujo del mapa de PROA21, no desde el asentamiento de gruesas líneas inamovibles, sino desde un flujo estético, en transformación continua sostenida por artistas, gestores, curadores, vecinos, turistas, visitantes. Una concatenación mutante de una línea punteada. Quizás con esta otra idea de representación, el sur de esta ciudad pueda investirse de su poder.

 

Coni Castagnet, Juan Gugger, Andrés Lima y Nacho Unrrein, La cartografía y otras narrativas abiertas, coordinación de Acéfala Galería, PROA21, Buenos Aires, hasta fines de enero.

 

20 Dic, 2018
  • 0

    Soy un disfraz de tigre. Acto I

    Cecilia Szalkowicz

    Mariano López Seoane
    10 Oct

    Si se puede definir a las artistas por sus obsesiones, la obra de Cecilia Szalkowicz tiene dos bien visibles, destacadas y duraderas: la moda y los dispositivos...

  • 0

    Éter brillante atmósfera opaca

    Karina Peisajovich

    Tirco Matute
    3 Oct

    En una oscuridad casi absoluta, un tubo de luz fluorescente destella con una frecuencia arrítmica. El tiempo es apacible. En un esfuerzo por interpretar la acción, entrecerrar...

  • 0

    Videoamigas

    Varios artistas

    Mariano López Seoane
    19 Sep

    ¿Qué es lo nuevo? A nadie le importa. Siguiente tema: el videoarte uruguayo. Con esta declaración sopapo comienza el texto de sala que Emilio Bianchic preparó como...

  • Send this to friend