Inicio » ARTE » Nuevas esculturas

Nuevas esculturas

Mariana De Matteis

ARTE

Lo único que conservaba insistentemente era la inquietud por el calco.

Tal vez no exista un pasaje claro entre la pintura de tiempo —que otrora marcó entre los papeles de algodón y los carbónicos azules— y los volúmenes vacíos que intentan encontrar su forma en las Nuevas esculturas.

Son esculturas de bronce de la primera mitad del siglo pasado; pertenecen a Lucio Fontana, Rogelio Yrurtia y Nicolás Antonio de San Luis; son obras que habitan el patrimonio del Museo Municipal de Bellas Artes Juan B. Castagnino de Rosario; son piezas que aún conservan los modelos académicos del arte; son, finalmente, las piezas elegidas por Mariana De Matteis para calcar.

¿De qué manera registrar-calcar-copiar una escultura? ¿Hay un procedimiento adecuado o pertinente? En definitiva, estos son los interrogantes que la artista ensaya en cada obra. Una manera de calcar que es menos un estudio académico del dibujo que un acto amoroso de acercamiento a las formas. Esta acción es una pregunta semejante a los procedimientos anteriores sobre el papel, la arena o el carbónico: como si a cada objeto le correspondiera una forma, un procedimiento y una materialidad que permitiera calcarlo y así apropiárselo, a su manera, conservarlo. Cada obra se asume como un elemento más para la construcción de un acervo personal.

El resultado fue una serie de impresiones fragmentarias e incompletas realizadas con planchas de goma o foamy. Al bronce se lo traduce con goma elástica, aquello rígido y constante lo moldea una materia blanda y cálida.

Calcar, ya sea en la acepción de obtener copia de un trazo o escritura por medio de un papel transparente, como la de construir su aparente reverso: el molde, es siempre un ejercicio de traducción. Los procedimientos del calco se inscriben en una relación necesaria con la interpretación, al mismo tiempo que con el pasado, porque existe un contacto con un objeto que otorga la forma inicial, el impulso primero que construye un gesto imitativo. Pero calcar —recuperar una forma o huella— es también un préstamo formal. En este proceso el pasaje de una materialidad a otra crea, irreversiblemente, un objeto nuevo.

Desde la lingüística podría ser comparable a los neologismos construidos a partir de un proceso de traducción denominado calco léxico: de un idioma (la piedra o el metal de cada escultura) a otro (el foamy que otorga forma al vacío, su molde). Esto equivale a cambiar las características del soporte inicial en otra cosa más o menos distinta. Lo que imita no es su entidad material, sino más bien sus aspectos internos, su constitución morfológica.

Calcar es el procedimiento que figura en la mayoría de las obras de Mariana De Matteis. Con distintas materialidades y tomando como objeto de copia distintas formas e imágenes, la tensión entre la materialidad y la forma, entre la cualidad del objeto y lo que nos muestra pone en tensión nuestras habilidades perceptivas, nuestras certezas sobre lo que vemos.

En la exposición Nuevas Esculturas el trabajo entre artista y curadora condujo instancias iniciales de la obra y decisiones fundamentales de la muestra. En la mirada de Laura Hakel: “La disposición espacial de la muestra recuerda al orden abigarrado de las reservas de almacenamiento de un museo”. La observación se entrama con el proceso de la artista y se emparenta con los lugares de trabajo de cada una: el espacio del museo y el constante contacto con los acervos y la museología. Estos fueron sin dudas un punto de coincidencia fundamental para pensar esta muestra. Así, los elementos museológicos puestos en sala construyeron un límite entre dispositivo, montaje y obra para activar simbólicamente el entorno cotidiano de trabajo de ambas creadoras.

 

Mariana De Matteis, Nuevas esculturas, Diego Obligado Galería de Arte, Rosario, abril-junio de 2018.

9 Ago, 2018
  • 0

    El nombre de un país

    Mariana Tellería

    Víctor Goldgel
    15 Ago

    Dos toneladas de chapas, telas, maderas y materiales accesorios fueron recientemente transportadas de Rosario a Venecia. Son ahora siete enormes esculturas que ocupan el eje central de...

  • 0

    Una historia de la imaginación en la Argentina

    Varios artistas

    Jesu Antuña
    1 Ago

    Se ingresa a la muestra a través de la pampa, en una suerte de intrusión —como bien señala el texto curatorial— a través del mar. Se despliega...

  • 0

    Técnicas de humo y tecnologías de ascenso

    Magdalena Petroni

    Camila Carella
    4 Jul

    Si Proust comiera acá un pastelito, la boca se le pondría negra, la piel azul como las uñas y de los orificios le chorrearían moras. Odiaría esta...

  • Send this to friend