Inicio » ARTE » SPA – Sindicato de Piletas Argentinas

SPA – Sindicato de Piletas Argentinas

Ignacio Unrrein

ARTE

Según insisten desde algunos altavoces, parece ser que nuestro tiempo es escaso y demasiado tempestuoso, por lo que resulta una buena estrategia suspender, o al menos intentar plegar, ciertas preguntas que ya no nos resuenan ni nos conmueven, sino que más bien nos bloquean y empantanan, y dispersan nuestra capacidad de imaginar nuevos vínculos, relaciones y composiciones. Comencemos por un remanido cliché: la pregunta por lo que puede un cuerpo (generalmente humano), pregunta a esta altura demasiado complaciente y con respuesta programada, apta para eslóganes y elusiones varias. Entonces: ¿hay alguna posibilidad de objetologizar esa cuestión, es decir, de rarificarla y vaciarla radicalmente de humanidad, incluyendo en ella el (nuestro) deseo de investigar y de mezclarnos con las potencias de los objetos y reinos desemejantes, a-humanos, que nos rodean y nos interpelan? ¿Ser receptivxs, tener oídos para lo que adviene con y entre ellxs? ¿Escuchar sus parlamentos, sus deseos, sus monstruosas posibilidades de alianza y de agencia política, así como sus fricciones, desacuerdos y fracasos? ¿Objetos finalmente camaradas, como propuso alguna vez Jodi Dean?

Ignacio Unrrein, Alfredo Aracil y el equipo de Acéfala toman para sí estos interrogantes, los despliegan, los mezclan y los tuercen, fabulan con ellos. Los politizan, a partir de enfocar la atención (y el trabajo) en ese objeto tan icónico y particular: la pileta, sus universos y relaciones propias y paralelas. Objeto-pileta, que aparece cargado de posibilidades y significaciones, cuya distribución Unrrein releva como un preciso perseguidor a lo largo de los cuarenta y ocho barrios porteños, para luego disponer los resultados en un impactante mapa plagado de pequeñas agujas (una por cada pileta). Las piletas, ahora devenidas agujas esparcidas sobre una cartografía blanda y porosa, parecen querer mostrar y contarnos sobre las huellas punzantes —¿y dolorosas?— del espacio ganado a la tierra y al verano. Esas huellas que también se hacen presentes, pero de muy otro modo y con distinta tonalidad, en el bloque de tierra ubicado en el centro del espacio de la muestra, y que gracias al riego intermitente durante los días en que dura la exposición, permite vislumbrar e imaginar derivas, germinaciones y alumbramientos inesperados; la investigación y la construcción de las piezas entendidas en tanto proceso de creación de formas sutiles, que permitan dar cuenta de una preocupación personal por todo lo que el verano trae, efectúa y se lleva con él.

Asimismo, y en su radiancia, la apuesta expositiva pone en juego problemas como la división cada vez más inverosímil entre trabajo y ocio —¿quién no ha tomado el celular en una tarde porteña con alta sensación térmica para enviar algún mensaje de WhatsApp destinado a consumar una posibilidad de trabajo, un rebusque, una cita que ayude a surfear el austericidio en curso o, simplemente, para sumar más followers a su alicaída red social?—; los modos de asociación, organización y sindicalización —¿puede hablar políticamente una pileta, exigir derechos, organizarse? ¿demostrarnos a nosotrxs, humanxs agotadxs, que otras formas de movilización, menos heroicas e impersonales, son posibles y tal vez más efectivas?—; así como extrañas politizaciones por venir, heterotópicas, ligadas esta vez a la radicalidad de los encuentros, del goce y el disfrute colectivo. La pileta como territorio y promesa de felicidad.

 

Ignacio Unrrein, SPA – Sindicato de Piletas Argentinas, Laboratorio Festival, Buenos Aires, 7 de febrero – 27 de febrero de 2019.

14 Mar, 2019
  • 0

    Videoamigas

    Varios artistas

    Mariano López Seoane
    19 Sep

    ¿Qué es lo nuevo? A nadie le importa. Siguiente tema: el videoarte uruguayo. Con esta declaración sopapo comienza el texto de sala que Emilio Bianchic preparó como...

  • 0

    El fuego sólo existe mientras se apodera de otras superficies

    Varios artistas

    Jazmín López
    19 Sep

    Mis papás tenían una fábrica de cinco empleades donde hacían partes para tractores. Vino Menem, actual Macri, y claro, se fundieron. Somos cinco hermanes; mi abuela me...

  • 0

    ¿Quién es esa chica?

    Flavia Da Rin

    Irene Gelfman
    12 Sep

    Say my name, say my name”, suena desde una computadora de escritorio con Windows 98. Una cama prolijamente desordenada es enmarcada por una serie de fotos de...

  • Send this to friend