Inicio » ARTE » Técnicas de humo y tecnologías de ascenso

Técnicas de humo y tecnologías de ascenso

Magdalena Petroni

ARTE

Si Proust comiera acá un pastelito, la boca se le pondría negra, la piel azul como las uñas y de los orificios le chorrearían moras. Odiaría esta magdalena que no es romántica, ni arroja ningún recuerdo. No le habla al hipocampo, prefiere la corteza prefrontal, y si rememora un pasado sería uno de plexiglás y concreto. Marcel rabioso la tiraría al piso y la descamaría con un pie. Y después su cigarrillo.

También María Magdalena tiraría su perfume e invitaría a Jesús a untarse él mismo sus propios pies, entre las migajas de Marcel, el bálsamo y los vidrios ensangrentados del vaso de alabastro. Formaría un ungüento exfoliante, malicioso pero reconfortante. Jesús en el suelo no podría parar de reírse y La Egipciaca, famélica, se prendería de las crines de un león y se alejaría galopando. La fricción del despegue, el destilado del Nina Ricci y la sangre, junto con el cigarrillo mal apagado, terminarían por incinerarlo todo. Las correas se arrojarían al cielo como lombrices expulsadas de la tierra. El calor quebraría los espejos y las calcomanías se derretirían. Casper, Félix y Skeletor se unirían en un movimiento centrípeto formando un yin-yan. Tribales y serpientes se entrelazarían formando caduceos. El león y La Egipciaca en su lomo a 345 kilómetros por hora. La pana de los asientos se abriría para escurrirse una goma espuma viva de color rosado. En Nürburgring, un Porsche aceleraría de 0 a 100 kilómetros por hora en 2,6 segundos. Rompería las olas arenosas con las garras. Se le abriría un tercer ojo entre los otros dos. Y las tres pupilas girarían impar y frenéticamente en uvas, rosas, arcoíris, latitas, cerezas, hasta quedar en una hilera. Ella dosificaría suaves golpes con el talón en las costillas y azotaría la oscura noche con su lazo de eslabones metálicos. Las barras portaequipaje volarían. Los bulones se desprenderían, las alfombras brillarían ahora demasiado. Demasiado, como el sol. El viento es muy fuerte y detrás el paisaje es de humo. El león sin reducir la velocidad gira sobre su hombro y le dice: “Hemos perdido el cosmos y hemos perdido la luna. Hemos perdido el sol y los planetas”.

 

Magdalena Petroni, Técnicas de humo y tecnologías de ascenso, curaduría de Alfredo Aracil, Fundación El Mirador, Buenos Aires, 30 de mayo – 15 de julio de 2019.

 

4 Jul, 2019
  • 0

    Yeguas del Apocalipsis / Argentinos de París

    Triana López Baasch
    14 Nov

    Las Yeguas del Apocalipsis nos miran fijo. Ataviadas con elegantes vestidos de otra época, con unos tocados dignos de la realeza sobre sus cabelleras oscuras y sin...

  • 0

    La caída y otras formas de vida / lindalocaviejabruja

    Sara Ramo

    Alfredo Aracil
    24 Oct

    Reverberan, aunque en sordina, las dos muestras de Sara Ramo que pueden visitarse a la vez en Madrid. Dos proyectos inaugurados con unos meses de diferencia —junio...

  • 0

    Color municipal

    Florencia Caiazza

    Leandro Martínez Depietri
    17 Oct

    Antonio di Benedetto dedica Zama (1956) a las víctimas de la espera. A través de sus páginas, teje un entramado en el que las palabras dan forma...

  • Send this to friend