Inicio » TEORÍA Y ENSAYO » Dobleces

Dobleces

Cristina Iglesia

TEORÍA Y ENSAYO

En “¿Qué es lo contemporáneo?”, Giorgio Agamben define el ser contemporáneo como quien “dividiendo e interpolando el tiempo, está en condiciones de transformarlo y ponerlo en relación con los otros tiempos, de leer en él de manera inédita la historia”. La cita bien puede ser retomada en relación con Dobleces, el nuevo libro de Cristina Iglesia sobre literatura argentina. “Encontrar lo que se esconde o se exhibe o nos engaña en el interior del pliegue es, para mí, un modo de nombrar la aventura crítica. Eso es lo extraordinario de la literatura: se deja leer, se deja doblar y desplegar hasta un no límite donde la amenaza se hace irreductible y hay que volver a empezar”, señala la autora en una nota introductoria en la que nos ofrece una pista para pensar sus ensayos. Publicados entre 1993 y 2012, los trabajos de este volumen proponen una lógica propia en su reedición y construyen así un nuevo texto, contemporáneo en los términos de Agamben: un diálogo que se vincula, en simultáneo, con su tiempo y se desfasa de este y que, por eso mismo, es capaz de leer de una manera inédita la historia.

Dobleces construye una historia literaria en pliegue que ilumina zonas olvidadas, recupera joyas del archivo y establece continuidades más allá de las fechas. Así, se traza un recorrido en el que Victoria Ocampo abre un volumen centrado en el siglo XIX y se espeja sobre la imagen autoral de otra escritora como Juana Manuela Gorriti, mientras que el análisis de materiales diversos (cartas, canciones, diarios) y la mirada crítica se concentran en perturbar las categorías y mostrar nuevas facetas de autores como Sarmiento, Echeverría, Mansilla, el padre Castañeda, Wilde, hasta llegar a Juan José Saer, en un análisis que cierra el libro en más de un sentido, de la historia y la crítica al texto y el lector. A partir de este doble recorrido del pasado (de la literatura y de los propios escritos), Dobleces se convierte en un ensayo contemporáneo que lucha “contra esas lecturas consabidas de los clásicos”, según comenta Sylvia Molloy en el prólogo, y dialoga con cuestiones hoy centrales en el campo de la crítica, como las nociones de vida y de obra, la concepción de nuestros autores clásicos como “escritores en movimiento”, y la importancia de los afectos y las redes intelectuales en la configuración del campo cultural.

Pero, además, en el doblez de estos textos está la propia imagen de Iglesia como ensayista, lectora aguda y libre “felizmente de retóricas o de modas”, como ella misma confiesa. Una lectora siempre a la zaga de lo sorpresivo, lo distinto y, por eso mismo, tan eficaz a la hora de recortar los problemas cruciales de nuestra literatura. En una época signada por el academicismo, Dobleces nos recuerda lo mejor de nuestra tradición crítica: la fluidez para entrar y salir de estéticas y períodos, la provocación en los cruces propuestos, la “mirada estrábica” para pensar nuestro canon en diálogo con el mundo y, sobre todo, esa virtud —tan sarmientina— de poder convertir la falta (de fuentes, de archivo) en un ejercicio de imaginación crítica. Es en ese doblez donde se impone la voz de la escritora: en los giros, en los temas y, ante todo, en el modo de contar (porque la crítica también es narración y ficción) la literatura argentina.

 

Cristina Iglesia, Dobleces. Ensayo sobre literatura argentina, Modesto Rimba, 2018, 296 págs.   

27 Sep, 2018
  • 0

    Hacia una teoría antropológica del valor

    David Graeber

    Darío Steimberg
    13 Jun

    No es un problema nuevo, pero no parece que haya hoy algo más importante que encontrar modos de observar ese fondo oscuro en el que tantas de...

  • 0

    Elogio de la traducción

    Barbara Cassin

    Mariana Dimópulos
    6 Jun

    Por forma y contenido, que no se separan, este Elogio de la traducción debe hacerse en primer lugar a su propia traductora a la lengua castellana, Irene...

  • 0

    Pasiones terrenas

    Maximiliano Crespi

    Fernando Bogado
    30 May

    El ensayo es una forma de la verdad, no un mero acompañamiento. No es la guarnición, es el plato fuerte, para decirlo en términos gastronómicos. No es...

  • Send this to friend