Inicio » TEORÍA Y ENSAYO » Pasiones terrenas

Pasiones terrenas

Maximiliano Crespi

TEORÍA Y ENSAYO

El ensayo es una forma de la verdad, no un mero acompañamiento. No es la guarnición, es el plato fuerte, para decirlo en términos gastronómicos. No es un metejón, un amor de verano: es un compromiso pasional imperecedero (por más que se presente como breve). Y esas son las principales ventajas del último libro de Maximiliano Crespi, Pasiones terrenas.

Escrito como por casualidad, con la confesión por parte del autor de ser un texto armado con un conjunto de anécdotas que no sabía dónde volcar, recorre diferentes vínculos amorosos entre nombres relacionados inmediatamente con el pensamiento materialista y las personas que fueron fundamentales en sus vidas. Parejas, amantes, compañeros/as, todo el conjunto de términos que históricamente se han desplegado para poder hablar de aquel o aquella que agitó los sueños y movió, también, las estructuras de pensamiento de Marx, Lenin, Gramsci, Rosa Luxemburgo, Benjamin, Gorz y hasta el polémico Louis Althusser.

El libro comienza centrándose en Marx, la relación que tuvo con su esposa, Jenny von Westphalen, proveniente de una familia aristocrática que veía con malos ojos su matrimonio con uno de los filósofos más importantes de la historia de la humanidad. El cual, claro, en ese momento era el peor candidato que podía imaginarse. Lo interesante de los modos de Crespi a la hora de presentar esta relación es que pone por delante el compromiso efectivo con la Liga de los Comunistas de Jenny, además de su activa participación social y política dentro del movimiento. Y que no convierte la relación de Marx con la criada Helene Demuth, un “regalo” de los von Westphalen a su hija, en un “detalle oscuro” en la vida de la pareja. Porque los historiadores contemporáneos, o al menos los de tradición liberal-conservadora, hubieran vuelto sobre ese detalle para mostrar las “debilidades” de Marx en cuanto ser humano, insistiendo sobre este punto como si fuera un motivo de sospecha acerca de toda su producción. En lugar de eso, Crespi presenta los datos y muestra que, dentro de la “Sagrada familia” (tal el título del primer capítulo), los modos de relacionarse con el otro en términos amorosos no estaban por fuera de una reflexión íntegra acerca de cómo construir el mundo por venir. Para decirlo como corresponde, Crespi traslada la discusión actual en torno a los vínculos sexo-afectivos (tal la conceptualización contemporánea) a estas relaciones específicas, puntuales, sin por eso perder la sutileza, destacando la tensión entre las pasiones —en su modo más “tradicional” de construcción— y las estructuras de pareja que un debate sobre el cambio social e histórico supone.

¿No será esa la ventaja del ensayo como forma, recuperando un título adorniano? El hecho de poder tratar la verdad con la ligereza de la anécdota, sin por eso perder la posibilidad de, como en este caso, leer el pasado bajo la óptica del presente. Precisamente, para poder volver a abrir ese pasado, para sacarlo del lugar de mera anécdota, de detalle menor, y transformarlo así en un punto de vista posible para las relaciones actuales. El amor, entonces, se convierte en uno de los modos de pensar: algo que puede ser dicho desde Badiou o Gramsci, incluso desde Lenin, pero cuya formulación específica nos queda como tarea pendiente hoy, en nuestro terreno.

 

Maximiliano Crespi, Pasiones terrenas. Amor y literatura en tiempos de lucha revolucionaria, Taurus, 2019, 192 págs.

30 May, 2019
  • 0

    Los autores no escriben libros

    José Luis de Diego

    Nicolás Scheines
    22 Ago

    Hace tiempo ya que José Luis de Diego se abocó al estudio de un tópico relevante pero poco transitado entre los investigadores: los editores y las editoriales....

  • 0

    Nietzsche

    Gilles Deleuze

    Federico Romani
    1 Ago

    Pocos años antes del Mayo francés, Deleuze relee a Nietzsche “por izquierda” y le da a la filosofía futura un nuevo horizonte semántico. No acometió esa tarea...

  • 0

    Los de abajo

    María Julia Rossi / Lucía Campanella (eds.)

    Julieta Yelin
    11 Jul

    Cuando es lúcida y sensible, la crítica de la cultura tiene el don de hacer visibles zonas del pensamiento común que permanecían ocultas o parcialmente veladas. Editado...

  • Send this to friend