Inicio » TEORÍA Y ENSAYO » Tradición y deuda

Tradición y deuda

David Joselit

TEORÍA Y ENSAYO

Sin ser el primero ni el último en preguntarse qué es lo contemporáneo en el arte contemporáneo (global), la respuesta que nos ofrece Tradición y deuda. El arte en la globalización, del historiador del arte, profesor y curador neoyorkino David Joselit, no deja de ser original: lo contemporáneo se juega en procesos polémicos, dinámicos y abiertos de sincronización de genealogías culturales diversas. Hiperconsciente de los límites y opacidades de su propia posición enunciativa (emergente de uno de los centros neurálgicos de la escena artística mundial), el libro acierta a problematizar y a desplegar de manera crítica una historia de la globalización del arte contemporáneo con foco en las múltiples formas en que se articulan, tensionan y negocian, vale decir, sincronizan, temporalidades, territorialidades, genealogías, prácticas y relatos disímiles.

En este marco, tradición y deuda no sólo nacen como conceptos indisociables de la lógica del capitalismo neoliberal, sino que nombran potentes vectores de sentido que motorizan complejas dinámicas de valorización y autorización, simultáneamente económicas y culturales, estéticas y ético-políticas. Tradición, sostiene Joselit, no sólo apunta a la legibilidad de una determinada herencia bajo condiciones culturales particulares, sino a los recursos políticos y controversias éticas que se ponen en juego para recrearla. Deuda, nos recuerda de la mano de Jameson, Harvey y Butler, entre otros, no sólo alude a una serie de formas de desposesión y desigualdad, colonización y esclavitud, sino también al rol medular del arte contemporáneo en esta nueva economía política global, como recurso cada vez más permeable a la mercantilización (branding urbano, festivales, ferias, bienales, coleccionismo, museización, archivismo, etcétera) y, a la vez, como espacio de lucha que insiste en desafiar y relanzar la pregunta por sus formas críticas.

La travesía de Joselit es ambiciosa y ofrece una extensa y documentada investigación que contradice la narrativa ascendente, homogénea y lineal del historicismo modernista etnocéntrico, a la vez que reactiva productivamente sus fetiches de apropiación y contraapropiación, reenactment, tradición-en-uso, ready-madePone de relieve otras, inquietantes y asimétricas, tramas de sentido que desmienten cualquier versión armonicista y multicultural del pluralismo artístico. La noción política de sincronización busca hacerles justicia a las capas temporales disímiles que anudan tradiciones artísticas y culturales locales, procedimientos formales y formas de autorización que no se dejan ya leer bajo los protocolos de la “autenticidad” —esa insistente metafísica del origen—, pero tampoco confirman esa suerte de eterno epigonalismo atribuido a quienes, desde diversas coordenadas del mapa, leyeron y se apropiaron de la tradición modernista euronorteamericana supuestamente “a destiempo” y “fuera de lugar”. Contra esta lectura, la genealogía que postula Tradición y deuda anuda la emergencia del arte contemporáneo con una serie de narrativas estéticas, históricas y políticas conflictivas escritas al pulso de una sincronización entre lo que Joselit denomina lo “moderno poscolonial” (en África), el “realismo socialista” (en China y la Unión Soviética) y las prácticas del underground (en Latinoamérica y Europa del Este).

Sin temerle al trazo grueso de esta división tripartita, la mirada de Joselit busca menos una lectura pormenorizada de casos y escenas singulares que una provocación teórica capaz de desestabilizar el relato ideológico dominante, aportando otros énfasis y subrayados que nunca se limitan a hacer ingresar a los “otros” dentro de una epistemología establecida. Por el contrario, lejos de la restitución de un outside romantizado, logra arruinar binarismos simples (empezando por el que opone tradición y modernidad) y busca más bien exponer contaminaciones y porosidades estructurales y constitutivas en territorios que sostienen legados conflictivos desiguales. Esta trama en syncro de negociaciones modernas con la tradición supone batallas estéticas, éticas y epistemológicas que no dejan de reescribirse. Una política no conservadora de la herencia, puede decirse parafraseando a Derrida, que exhorta a reinterpretar, a criticar, a desplazar, es decir, a intervenir activamente lo heredado para que tenga lugar una transformación digna de ese nombre. En otras palabras, para que algo ocurra: la historia, un acontecimiento, el imprevisible porvenir.

 

David Joselit, Tradición y deuda. El arte en la globalización, traducción de Paola Cortes Rocca, Adriana Hidalgo, 2022, 426 págs.

13 Oct, 2022
  • 0

    Dentro de la niebla

    Guilherme Wisnik

    Hernán López Piñeyro
    26 Ene

    No parece posible postular que todo está conectado con todo tal como cierta parte de la biblioteca filosófica pretende. Primero, porque no hay “todo” y luego porque,...

  • 0

    Una guía para perplejos

    Werner Herzog

    Manuel Crespo
    19 Ene

    Aunque los hechos cardinales de sus biografías estén debidamente registrados, ciertos artistas igual necesitan fabular. No hay mitomanía de por medio, ni en el sentido moral ni...

  • 0

    Estética contra natura

    Sebastián Assaf

    Carlos Surghi
    12 Ene

    ¿Qué imagen de Baudelaire nos hemos legado para la promesa de felicidad en el futuro que él mismo padeció como el precio a pagar por...

  • Send this to friend