LITERATURA ARGENTINA

En el primer capítulo de Hacia la estación Finlandia, Edmund Wilson dice que “no es exagerado afirmar que de la colisión de los pensamientos de Michelet y Vico nació todo un nuevo mundo filosófico-artístico: el de la historia social recreada”; Michelet encuentra en las teorías de Vico una visión orgánica de la sociedad humana: la fuerza vital de la humanidad creándose a sí misma. En ese instante histórico —en ese movimiento reflexivo— nace el pensamiento socialista. Pienso que en nuestros tiempos hay un retorno a la idea de la organicidad como fenómeno creativo, fenómeno que puede ser encontrado tanto en el estudio de las “ómicas” —englobadas todas ellas dentro de la biología sistémica— hasta en la conformación de colectivos de artistas —un ejemplo podría ser el conjunto poético conocido como “write like a girl”—.

Algo de ese pensamiento viene a rescatar Danke (2016), volumen que reúne una serie de fanzines que fueron publicados periódicamente entre los años 2010 y 2013, más algunos inéditos ad hoc. Este pequeño libro minimalista de color rosa que sólo tiene la palabra Danke en su portada atrae por su poder magnético y aspiración fetichista (aspiración involuntaria, hay que decir), pero en su interior opera una maquinaria que busca generar efectos: un total de setenta y cuatro artistas contribuyeron con uno o más poemas a la serie. Lo que caracteriza el conjunto es su marcado aura dialógico: en el poema “Todos bienvenidos”, Federico Leites busca una solución antiestablishment a la Walden: “me voy de vos sistema / me voy a hacer la mía / con mis amigos que tampoco entran en vos / QUEREMOS UN NO SISTEMA”, y Franco Romanini en “Básicamente”, cree en una felicidad “anabstracta”: “La cantidad de felicidad es inversamente proporcional a la cantidad de sustantivos abstractos que pronuncies por día”. La experiencia de los “micromundos” está presente en un poema sin título de Julia Enríquez, uno que dice “suelo / encontrar / una nueva / belle époque / primaveras de praga / mayos franceses / revisited / adentro de / autos / cuyos modelos / no me voy / a aprender nunca”, o la de la empatía transferencial en el poema, también sin título, de Virginia Negri: “Tan triste / como el pianito / que sonaba al final / de la serie del / increíble Hulk. No soy yo cuando me disgusto”. La vindicación de lo venial, lo popular y masificado y la memorabilia noventera están presentes en los poemas de Pola Huarte. La construcción de la frase y sus inesperados cambios de registro (de la palabra a lo pictórico y viceversa) marcan las diez intervenciones de Juan Vincenti, y en un verso de Alejandra Benz permea un impulso que excede la voluntad de vivir, uno que caracteriza la búsqueda de la experiencia contemporánea: “me lo voy a coger hasta no entender quién soy”.

Nombres como Pavón, Bizzio, Blatt, Ríos (Damián), Freidemberg, Garamona x2, Masuelli, Wandzik, Garbatzky y Goñi y otros terminan de estructurar este sistema de mónadas abiertas, buscando una forma de la comunicación: una trinchera colectiva del accionar poético que intente exceder la normatividad de la prosa.

 

Varios autores, Danke: Fanzines, compilación de Julia Enríquez, Ediciones Danke, 2016, 208 págs.

16 Nov, 2017
  • 0

    Los Caimanes

    Inés Arteta

    Gerardo Tipitto
    11 Jul

    Al comienzo hay una muerta, Felisa; y casi de inmediato, una obsesión: saber qué pasó. Estos hechos como puntapiés, y un teatro de operaciones lleno de pliegues...

  • 0

    Fuga de capitales

    Walter Lezcano

    María Agustina Pardini
    27 Jun

    Si bien en la producción poética argentina de los últimos años técnicas habituales en la lírica de la experiencia —la reflexión o la centralización del yo poético,...

  • 0

    Para entender algo del mundo

    Marco Zanger

    Diego Materyn
    13 Jun

    Cuenta la anécdota que W. H. Auden iba cruzando los Alpes en tren junto con dos amigos, quienes a cada rato soltaban gritos de pasmo por la...

  • Send this to friend