Inicio » LITERATURA IBEROAMERICANA » Fred Cabeza de Vaca

Fred Cabeza de Vaca

Vicente Luis Mora

LITERATURA IBEROAMERICANA

Si bien puede afirmarse que en todo texto literario se pone en juego el compromiso de decidir en qué podría llegar a consistir la literatura, también es cierto que ese compromiso se configura de manera diferente en cada caso, y con él, el texto y la literatura. Y que lo hace, además, sobre el fondo insuperable de un estado de las cosas histórico, móvil y diverso. Asombra siempre, por eso, cualquier regularidad, como por ejemplo la importancia que ha cobrado recientemente el arte contemporáneo en tanto piedra de toque desde la cual volver a pensar las eventuales tareas de la novela. Es un repertorio de títulos reconocible, que el lector de Otra Parte tiene seguro en mente mientras lee estas palabras.

En Fred Cabeza de Vaca, de Vicente Luis Mora, el arte contemporáneo no es, sin embargo, ni arquetipo encarnado de las frustradas aspiraciones del escritor hoy embargado por el impacto de la llamada “cultura visual” y el pulso de lo inmediatamente actual, ni fetiche satírico que busca ratificar las certezas sólo presuntas que de por sí seguirían ofreciendo la palabra y la tradición literaria para el análisis crítico de cualquier fenómeno social o cultural. Autor de El lectoespectador, Mora sólo dispone en su inconclusión y fragmentariedad los muy diversos materiales de base para una eventual biografía de un artista ficticio y semifuturo —con nombre de conquistador español y adelantado—, y de este modo renuncia activa y voluntariamente a ofrecer al lector una posición segura de enunciación con la cual identificarse: es este quien estará obligado a determinar si los lazos que va tejiendo la escritura de esta novela entre los diferentes materiales ficcionales hacen o no justicia a un tipo de práctica artística, crítica y teórica cuyas aristas se busca exponer con una vocación totalizante que, sin embargo, cuidadosamente nunca se termina de conformar como unidad coherente; que, al contrario, sólo se realiza en la contradicción remarcada entre la obra y sus circunstancias.

Hay una aspiración épica en este esmerado trabajo sobre el artista contemporáneo, la búsqueda de una verdad a través de la invención completa y minuciosa de los conceptos, los textos, las obras, las circunstancias y la vida misma de Fred Cabeza de Vaca; pero esa verdad sólo puede ser resultado del difícil trabajo que supone no poder tomar lo que se lee al pie de la letra y, al mismo tiempo, no contar con ninguna clave de interpretación garantizada por el paratexto. Una narración implicada, parcial y poco confiable se cruza con una escritura autobiográfica y diarística ficticia que exhibe hasta las últimas miserias del artista, lo que actualiza un problema clásico: el de la subjetividad en la literatura y el arte. Ante al impacto ineludible de la cultura de la celebridad, Mora construye una dialéctica compleja entre escribir, leer, mirar y ser mirado, que insisten como pulsiones a lo largo de una novela que, en tanto tal, muestra que la imaginación artística de una realización pura e inmediata de la intencionalidad, adelgazada hoy hasta lo infinitesimal por la disociación definitiva entre el proyecto creador y su realización a través de medios, materiales y técnicas específicas, y al mismo tiempo expandida por el culto de la personalidad del artista bajo el que opera el mercado del arte, sólo puede resolverse en una mirada vacía, autoconsistente y asignificante, capaz de echar a perder cualquier intento de bio-grafía.

 

Vicente Luis Mora, Fred Cabeza de Vaca, Sexto Piso, 2017, 330 págs.

22 Feb, 2018
  • 0

    Un signo incompleto

    Paulo Leminski

    Anahí Mallol
    20 Jun

    Un signo incompleto es la recopilación cuidadosamente editada de notas, fragmentos de ensayos, algunas cartas y poemas de un poeta que reflexiona sobre la poesía, que la...

  • 0

    La noche fenomenal

    Javier Pérez Andújar

    José Ignacio González
    6 Jun

    Si hay algo que tienen en común la escritura de vanguardia, el humor y lo esotérico es el recurso al efecto de lo inesperado: quizá por esa...

  • 0

    Tres maneras de inducir un coma

    Alba Carballal

    José Ignacio González
    23 May

    Aun a pesar de que uno de los protagonistas de esta ópera prima sea literalmente el trasunto travestido de Eduardo Mendoza, no deberíamos reducir Tres maneras de...

  • Send this to friend