Inicio » TEATRO » Tarascones

Tarascones

Gonzalo Demaria

TEATRO

“¿Qué es la amistad sino una proximidad tal que no es posible hacerse ni una representación ni un concepto de ella?”, se pregunta Giorgio Agamben en un ensayo titulado “El amigo”. Cuando la cercanía se diluye, el otro cobra visibilidad y se produce un extrañamiento tal que en muchos casos es difícil volver a restituir esa imagen original que constituyó la amistad y el resultado final es su erosión radical. Estas reflexiones arrojan luz sobre la última producción del director Ciro Zorzoli, puesto que entre una proximidad que invisibiliza al otro y una lejanía que permite su dimensionamiento se articula el universo narrativo de Tarascones, con texto de Gonzalo Demaria y actuaciones de Paola Barrientos, Eugenia Guerty, Alejandra Flechner y Susana Pampín. Se trata de una fórmula perfecta que combina la trayectoria de un director atento a las tensiones entre la representación y la actuación —como supimos ver en sus últimas puestas, como Estado de ira (2010) o Las criadas (2012), sólo por nombrar algunas—, la letra precisa de un dramaturgo que sabe jugar con el horizonte lingüístico pasado para volverlo vigente mediante una tensión disruptiva entre la cultura alta y la popular, lo coloquial y lo literario, la presencia de cuatro actrices colosales que hacen potenciar tanto el texto como la puesta para atrapar al espectador y volverlo testigo de sus actos. En Tarascones, cuatro amigas de la clase alta porteña se reúnen para tomar su tradicional té con masas y jugar a la canasta en el living de la majestuosa casa de una de ellas, pero un acontecimiento inaudito sacude la supuesta armonía del encuentro y hace que ese living opere no sólo como el lugar de encuentro de la “amistad” sino también como un tribunal donde se dirimirá el responsable del fatal suceso ocurrido esa tarde y el estatuto mismo de la amistad que enlaza a esas cuatro mujeres. A modo de policial localista que apela al verso y que por momentos remite, en su semántica, a la poética gauchesca, la sentencia se anuncia desde un principio: “En el Río de la Plata / como mayordomo no hay / la que mata es la empleada”. Mediante esta afirmación, Eugenia Guerty nos introduce, como presentadora, en el conflicto dramático y nos anuncia al enemigo: la “doméstica”, criminal que siempre estará en la extra escena y que sólo será significada por los discursos de estas cuatro amigas.

Así, si el living es el lugar de la visibilización de los cuerpos “legales” de las protagonistas, el no espacio, la extra escena es el lugar donde reside el cuerpo “ilegal” de la empleada nativa que encarna la barbarie. Como bárbara, ella representa todos los males que atentan contra el paradigma “civilizado” de esas amigas que, mientras devoran el lunch, definen un veredicto para castigar a la criminal. Sin embargo, la frontera que las separa de la barbarie se vuelve permeable y la “ilegalidad”, oculta detrás de la escena, se hace carne en sus propios cuerpos.

La verborragia de cada una se corresponde con el exceso necesario de la escenografía. Mediante un estilo kitsch y muy cuidado por el diseño de Cecilia Zuvialde, el espacio escenográfico se sostiene en el desborde de signos que cada objeto dispara. Por eso, el espacio y la palabra desbordada funcionan como elementos que permiten hacer estallar la actuación, que retoma formas populares de teatralidad y que, a través de la mueca y la declamación parodiada, ubica al espectador en un duelo constante entre lo que la palabra informa (lo bajo, lo bizarro, lo obsceno) y lo que el cuerpo manifiesta (lo alto, lo distinguido, lo pulcro). Si, como propone Agamben, en el co-sentir de los amigos se constituye la política, no se puede dejar de pensar que Tarascones da una mordida incisiva en la situación actual de la Argentina y hace ver qué lugares nos toca ocupar en ese entramado cuando parece decir: “Cuidado, porque todo lo que se oculta tarde o temprano sale a la superficie”.

 

Tarascones, de Gonzalo Demaria, dirección de Ciro Zorzoli, Teatro Nacional Cervantes, Buenos Aires.

13 Abr, 2017
  • 0

    ¡Adentro!

    Diana Szeinblum

    Juan Ignacio Vallejos
    10 Oct

    En la Argentina, la cultura folclórica nace entre las décadas de 1920 y 1930 como respuesta a un interés por parte de las clases dominantes en preservar...

  • 0

    La escena posdramática

    Beatriz Trastoy

    Adela Victoria Salzmann
    29 Ago

    A través de seis ensayos, La escena posdramática recorre los rasgos autorreferenciales del teatro argentino contemporáneo. Un teatro que reflexiona sobre sí mismo y termina por poner...

  • 0

    Pundonor

    Andrea Garrote / Rafael Spregelburd

    Marina Locatelli
    22 Ago

    A estas alturas ya nadie duda de la versatilidad de Andrea Garrote, sobre y abajo del escenario. Con el unipersonal que la tiene ahora como protagonista, vuelve...

  • Send this to friend