Inicio » ARTE » Videoamigas

Videoamigas

Varios artistas

ARTE

¿Qué es lo nuevo? A nadie le importa. Siguiente tema: el videoarte uruguayo. Con esta declaración sopapo comienza el texto de sala que Emilio Bianchic preparó como un mapa del tesoro para orientarse en la exhibición Videoamigas. Nuevo videoarte uruguayo, curada por su socia y compañera de pistas y paredes Lulo Demarco. Uruguayas ambas, curadora y crítica participan también como artistas de esta colección de videos de los últimos veinte años que puede verse en la galería UV y que se presenta, con timidez taimada, como mero sample de una forma de expresión nacional. Para muestra basta un botón, se dice, pero Demarco ha reunido botones de sobra, y de todos los colores. Claro que si tomamos al pie de la letra la promesa representativa que enuncia el título, hay que decir que el Uruguay que permite imaginar esta verdadera mercería está más cerca del duplicado lisérgico que Copi dibuja en la arena en El uruguayo que del país vecino por antonomasia, sobria cuna de Pepe Mujica y Natalia Oreiro.

¿Qué es lo nuevo? A nadie le importa. Videoamigas le guiña un ojo al pasado y se presenta como una enciclopedia. Siguiendo el orden alfabético de rigor, el texto de sala hace una lista de notables del videoarte yorugua: Andy Spark, Básica TV, Dani Umpi, Juani VN, Juan Mentah, Martín Sastre, Rodrigo Moraes, entre otres. Los nombres, destacados en abultadas negritas, van acompañados de esbozos biográficos breves y potentes como el trueno. Una de las videoartistas, se nos dice, “es precursora de la terminología duende rioplatense”. Otra, nos enteramos, “es feminista, artista y economista; podría ser presidenta”. El asalto de mini-cvs se ve además interrumpido por caprichosas notas al pie que parecieran sucumbir a cierto realismo. La nota 5 dice: “Lady Gaga sigue a Juani VN en twitter”. El diseño abigarrado del texto se replica en la sala de exhibición: encabalgadas unas sobre otras como otros tantos paréntesis y notas al pie, las pantallas y televisores led que penden de las paredes recrean un salón des refusés para la era del cibermaxikiosko.

¿Qué es lo nuevo? A nadie le importa. Los videos presentados en la muestra tienen su punto de encuentro en una vivencia periférica de la aceleración de la hipermodernidad. Más brutalmente: en una encarnación sudaca de ciertos rasgos del Zeitgeist. Esos rasgos se captan a simple vista: un hogar compartido —una casa tomada, más bien— en los medios masivos; una fascinación sin complejos por la cultura de la celebridad; una afinidad electiva y refrendada con la estética reality; la inquietante intimidad con las nuevas tecnologías de la comunicación y los vínculos líquidos que proponen… Pero más allá del aire de familia al que las condena el espíritu de época, estas obras funcionan como puerta de entrada a las constelaciones oscuras de un universo menos accesible y protegido por lenguajes secretos. El video en el que Martín Sastre reversiona la vida de Lady Di es una clase magistral en el tipo de desidentificación con respecto a los símbolos del mainstream que practica el camp. La serie de entrevistas a trans y travestis uruguayes que Sofía Saunier reúne en “TranSur” hinca la piedra angular de una necesaria etnografía trava. Las “Situaciones” de Dani Umpi jerarquizan la cotidianeidad con amigas, mediada por una filmación casera siempre tierna, como forma superior del amor. “Pativas”, de Básica TV, es un homenaje a las traiciones del peor Genet: una lista de todos los gays de Montevideo —con nombre y apellido— al son de un fragmento loopeado de “Edge of Glory”, un hit tan ambicioso como ridículo de Lady Gaga.

Un crítico perezoso —yo mismo— podría decir rápidamente que lo que zurce todas estas producciones es el hilo rosa de una sensibilidad queer. Está bien. Seamos perezosos. Pero si y sólo si entendemos lo queer como la posibilidad de que se manifieste la magia allí donde los no entendidos apenas ven alienación. Si y sólo si lo queer viene a definir un juego de alianzas que funda nuevas políticas de la amistad y nuevas amistades políticas. Si y sólo si lo queer nombra el deseo de cobijar la insinuación de una potencia estética y política que hace estallar los límites institucionalizados del arte.

¿Qué es el arte? A nadie le importa. Siguiente tema: el nuevo video uruguayo.

 

Videoamigas. Nuevo videoarte uruguayo, curaduría de Lulo Demarco, texto de Emilio Bianchic, UV Estudios, Buenos Aires, 5 -1 19 de septiembre de 2019.

 

 

19 Sep, 2019
  • 0

    La lechuza entró por el ventanal de la catedral

    Denise Groesman

    Javier Villa
    12 Dic

    La preparación comienza al atravesar las cavidades de un pene caverna. Un clítoris expandido y vigoroso donde meter la cabeza. La cara inserta en la garganta larga...

  • 0

    To Fix the Image in the Memory

    Vija Celmins

    Graciela Speranza
    12 Dic

    A la extraordinaria retrospectiva de Vija Celmins que puede verse en Nueva York hasta mediados de enero conviene ir con tiempo y olvidar la...

  • 0

    ¿Sentiste hablar de mí?

    Sergio De Loof

    Mariano López Seoane
    12 Dic

    King of Beauty and Happiness, Sergio De Loof rehúye tanto del juego de ocurrencias del arte contemporáneo como de los gestos irreverentes del arte moderno. Su educación...

  • Send this to friend