Inicio » TEORÍA Y ENSAYO » Ensayos de filosofía romántica de la naturaleza

Ensayos de filosofía romántica de la naturaleza

Varios autores

TEORÍA Y ENSAYO

En un ensayo de comienzos del siglo XX, Lukács señala que la verdadera revolución romántica en Alemania fue de orden espiritual. La invención que cambiaría el mundo tenía entonces más que ver con los sentimientos, las pasiones y la intimidad que con la Realpolitik. La utopía romántica, que se expandiría a través de las artes y más allá de cualquier frontera, cambiando para siempre nuestra subjetividad, interrogaría con la dicción de un sabio, pero —he aquí su distinción— siguiendo la gracia intelectiva de un niño que no distingue entre objetos y juegos. Podríamos decir que la inocencia de ese temprano entusiasmo interior requería de un impulso infinito a encontrar en la exterioridad. Por lo cual no sólo fue la expresión de una verdad del corazón, sino también la experiencia crítica más intensa de la humanidad. La disolución de los géneros, la invención de un pasado, el rechazo a toda preceptiva, la simple capacidad de imaginar el absoluto en tanto que motor de ese impulso apelaría a la ciencia, el arte o la religión, como si se tratara de piezas de un mecano para construir el castillo de sus fantasías. En algún punto las invenciones discursivas del romanticismo se parecen a monumentos de palabras; poéticas, cosmogonías, paradigmas, fragmentos, todo hace a la nueva comarca del espíritu que sus nombres más representativos fueron capaces de imaginar.

Sin embargo, hubo un verdadero desafío para este movimiento, y fue erigir una filosofía de la naturaleza que sólo podía ser romántica, porque así cualquiera de sus fundamentos podía entenderse como criterio de verdad aplicable a las esferas de la vida. Tal aventura comenzaba en un regreso a las fuentes místicas que son el trasfondo de todo pensamiento, se aventuraba en las especulaciones y los descubrimientos de Giordano Bruno o Isaac Newton, por ejemplo, y, por supuesto, se detenía ante la tentación de transformarse en la vulgata de un sistema. Los ensayos aquí reunidos, de difícil acceso más allá de su lengua de origen, en traducción de Guillermo Colussi y Héctor Piccoli, con prólogo de Enrique Rossi y Eduardo García Elizondo, dan cuenta de un modo excepcional de esa aventura.

En un principio resulta imposible separar la pulsión romántica de su fondo melancólico. Schubert mismo señala que hubo un tiempo en el que el hombre hablaba la misma lengua que la naturaleza, por lo cual no es de sorprender que, a través de la poesía, “la lengua del amor” busque restablecer ese vínculo quebrado. De hecho, para Carl Gustav Carus, el conocimiento en el espíritu humano, que busca el discernimiento de los objetos, se eleva en tanto que “poder divino” y accede a aprehenderlos por medio de los sentidos, aun cuando estos están por fuera del mundo real. Lorenz Oken, influenciado por Schelling —verdadero centro de este universo—, señala que la filosofía de la naturaleza es la historia de la creación en general, más aún teniendo en cuenta que el hombre puede autorrepresentarse en su totalidad como artífice de sus fantasías. Pero la aventura romántica no sería tal si no propusiera una “jerarquía del saber”, tal como Giovanni Malfatti, ante el surgimiento de disciplinas específicas, propone con énfasis al anticiparse a la cosificación de la vida, escindida de todo estamento y oculta entre la prosa del mundo. En busca de una sabiduría perdida, pero orientada hacia el futuro, correspondencias, analogías y símbolos se despliegan en estos ensayos buscando prodigarnos el sueño de una naturaleza armónica que hemos olvidado o, peor aún, que hemos destruido.

 

Baader, Carus, Friedreich, Hufeland, Kieser, Malfatti, Oken, Schubert y Troxler, Ensayos de filosofía romántica de la naturaleza, traducción de Guillermo Colussi y Héctor Piccoli, prólogo de Enrique Rossi y Eduardo García Elizondo, Serapis, 2021, 200 págs.

6 Ene, 2022
  • 0

    Se vive y se traduce

    Laura Wittner

    Darío Steimberg
    12 May

    Pocas tareas debe haber más invisibilizadas que la traducción. En demasiadas ocasiones, cuando más logra su objetivo, cuanto mejor es el producto de su ejecución, más secreto...

  • 0

    Parques

    Sergio Delgado

    Carlos Surghi
    5 May

    Contar es desplazarse, ir de aquí para allá como lo hacemos en el espacio, a veces atentos a la propia frase, otras a la modulación del paisaje....

  • 0

    Cómo falsificar una sombra (20 obituarios)

    Matías Serra Bradford

    Marcos Herrera
    28 Abr

    Hay en los textos de Matías Serra Bradford una delicadeza oblicua, esa característica que suele encontrarse en la poesía. En cierto modo, podríamos relacionar su libro más...

  • Send this to friend