Inicio » TEORÍA Y ENSAYO » Un arte ecológico

Un arte ecológico

Paul Ardenne

TEORÍA Y ENSAYO

La crisis climática finalmente se ha instalado en las agendas contemporáneas frente al negacionismo que durante décadas sostuvieron los impulsores del progreso a ultranza. Los efectos producidos por las olas de calor, por las sequías prolongadas como las que vivimos durante los últimos tres años en la Argentina, fenómenos rápidamente capaces de invertirse para dar lugar a inundaciones —como las que probablemente se avecinen—, han logrado convencer a un número cada vez mayor de adeptos de que las consecuencias del cambio climático ya están entre nosotros, aunque los mecanismos y las resoluciones para apaciguarlas no marchen tan rápidamente como las circunstancias lo exigen. La preservación de la especie humana, y aún de la no humana, es una de las misiones urgentes y acuciantes del siglo XXI. ¿Qué puede hacer el arte ante este panorama apocalíptico? Esa es la pregunta fundamental que enfrenta Paul Ardenne en Un arte ecológico. Creación plástica y antropoceno.

Recuperando el concepto de antropoceno acuñado por el Premio Nobel Paul Crutzen en el año 2000 para dar cuenta de que la especie humana se ha convertido en una fuerza geológica con la fuerza suficiente para alterar los ecosistemas terrestres, Ardenne reúne un amplio conjunto, por momentos abrumador, de artistas visuales contemporáneos que se vinculan con la problemática ecológica. Remontándose a las décadas del sesenta y del setenta, con el telón de fondo de la contracultura, el movimiento hippie y el retorno a la tierra, encuentra una primera manifestación del arte vinculado a la naturaleza en el land art, los earthworks y el arte povera. Pero recién en 1982 la práctica artística vinculada a la ecología tendrá un fuerte impulso, cuando Joseph Beuys realice en la documenta 7 de Kassel el proyecto 7000 Eichen (7000 robles), que consistió en plantar esa cantidad de árboles en la ciudad alemana a lo largo de cinco años.

A partir de esta genealogía, Ardenne construye un modelo de artista vinculado a una ética de responsabilidad planetaria al que denominará ecoartista. Así, observa una distancia entre este y las primeras propuestas como el land art, donde el trabajo artístico desarrollado en la naturaleza no se correspondía necesariamente con una perspectiva ecológica, debido a que sus propuestas muchas veces violentaban los suelos o sencillamente no exigían un compromiso con el medio ambiente. Por eso, denunciando la efervescencia que lo green tiene en las artes visuales y en la arquitectura, nos pone en alerta sobre los usos de moda y apuesta por un compromiso artístico vinculado a las tareas de cuidado y a un arte ligado al reciclaje. Propone entonces lo que concibe como una anestética, es decir, una estética que va en detrimento del territorio de los museos, del fetichismo perseguido por los coleccionistas, y en favor de un arte ecosófico y social, para ponernos en alerta sobre las apropiaciones de lo verde por parte de agentes destructores del planeta. ¿No hay conceptos (entre los que se encuentra el mismo concepto de antropoceno) que han sido asumidos por actores que atentan directamente contra el medio ambiente? La propuesta radical de Ardenne alienta un arte ecológico que denuncie estos usos, que se comprometa ética y políticamente con un planeta en crisis.

 

Paul Ardenne, Un arte ecológico. Creación plástica y antropoceno, traducción de Mariano García, Adriana Hidalgo, 528 págs.

15 Jun, 2023
  • 0

    El dios sensible

    Emanuele Dattilo

    María Stegmayer
    9 May

    Además de ofrecer un banquete de erudición, una prosa inusualmente luminosa y una rigurosa argumentación sobre un tema original y atractivo, El dios sensible. Ensayo sobre el...

  • 0

    Trece prólogos

    Ricardo Piglia

    Graciela Speranza
    2 May

    Las colecciones de prólogos son libros curiosos. Las promesas implícitas se frustran, los libros prologados brillan por su ausencia y el tiempo se arremolina para el...

  • 0

    Introducción general a la crítica de mí mismo

    Ricardo Piglia

    Fernando Bogado
    2 May

    Si la edición de Los diarios de Emilio Renzi, obra descomunal en tres tomos, había abierto la puerta a la tensión entre vida y...

  • Send this to friend