Inicio » LITERATURA ARGENTINA » Diez poemas comentados

Diez poemas comentados

Leopoldo Lugones

LITERATURA ARGENTINA

La producción de Leopoldo Lugones incluye una variedad de cepas poéticas que van desde la exaltación de la patria en poemas monumentales hasta una versión estilizada del género gauchesco, pasando por zonas que condensan la potencia de la experiencia lírica y otras que recurren al humor para tramar parodias mordaces. Esta antología, comentada por diez reconocidos escritores, críticos e investigadores argentinos, recorre el arco trazado entre Lunario sentimental (1909) y Romances del Río Seco (1938) para iluminar diferentes caras del poliedro que constituye la obra del poeta nacional por excelencia.

Tras un prólogo en el cual Graciela Montaldo rescata la faceta de Lugones como conferencista y detalla su concepción utilitaria de la poesía, Sergio Raimondi comenta “A los ganados y las mieses” (1910). Adecuándose al tono celebratorio del Centenario, despliega allí un catálogo del orbe productivo de la pampa para articular una “conciencia estatal” con sus recuerdos de infancia, en los que cifra un sentido personal de la patria. En el comentario a “El canto de la angustia”, Silvio Mattoni analiza el modo en que el extrañamiento de los objetos, imantados por la aparición fantasmal de un “trapo siniestro”, alcanza la propia voz del yo poético: “Y grité tu nombre / con un grito interno, / con una voz extraña / que no era la mía…”.

Daniel Freidemberg analiza el “Himno a la luna”, donde el poeta hace gala de un amplio arsenal de metáforas y comparaciones que tienen al astro nocturno por objeto, con un abanico léxico que incluye torsiones artificiosas del lenguaje y una profusión de imágenes y rimas insólitas. No exento de humor, dice Freidemberg, a través de la burla Lugones consigue producir a la vez poesía y crítica de la poesía. Guillermo Korn prefiere el tono menor de un poema como “El hombre-orquesta y el turco”, en el que advierte un poco frecuente rescate poético de lo popular, habilitado por la mirada infantil del recuerdo de un espectáculo callejero. Beatriz Vignoli, por su parte, apunta a la comicidad de un poema como “Odeleta a Colombina”, el cual parodia, a través de personajes de la Comedia del Arte, los excesos de la poesía romántica. El comentario de Santiago Sylvester a un poema de Romancero (1924) observa el combate de Lugones contra el verso libre ante las consecuencias del disloque del verso tradicional que él mismo había contribuido a producir, hallando un paralelismo entre este giro poético y su viraje político. Samuel Zaidman se detiene en el degüello del caudillo Francisco Ramírez, con el cual se abre Romances del río seco (1938), y encuentra en la figura del embalsamador una clave de lectura. Martín Greco vuelve a Lunario sentimental para rescatar un poema que anticipa el descubrimiento de la ciudad moderna atribuido a las vanguardias. A partir del concepto de unanimidad, Fernando Murat aborda el poema “A la patria” (1910). El programa de Lugones en tanto poeta nacional consiste, dice, en la oposición de lo unánime a lo universal. Guillermo Saavedra, finalmente, se inclina por los destellos líricos de El libro de los paisajes (1917). Gracias a un vocabulario que abandona los fuegos de artificio y a procedimientos que trasuntan la sencillez del acontecimiento poético, el poema “Olas grises”, dice, hace que las palabras lluevan: “La lluvia lánguida trasciende / su olor de flor helada y desabrida”.

Esta antología de diez caras, que sigue la línea iniciada por la editorial con la publicación, en el mismo formato, de selecciones de Arlt y Sarmiento, permite apreciar cómo la aventura poética de Lugones, lejos de agotarse en la empresa del modernismo, sigue resonando en ángulos insospechados.

 

 

Leopoldo Lugones, Diez poemas comentados, prólogo de Graciela Montaldo, EUFyL, 2016, 144 págs.

 

9 Mar, 2017
  • 0

    Degenerado

    Ariana Harwicz

    Miguel Muñoz
    22 Ago

    Hace más de cincuenta años, Borges se quejaba con Bioy Casares de que la amistad, uno de los mejores temas de la literatura, ya no podía tratarse...

  • 0

    Anch’io sono pittore!

    Arturo Carrera

    Leandro Llul
    22 Ago

    “Quizá la muerte prematura de mi madre, pintora naïve, sus pinturas y utensilios que dejó para mi curiosidad de infans —es decir para el que no sabía...

  • 0

    M

    Eric Schierloh

    Francisco Bitar
    15 Ago

    Alguna vez, traduciendo de mala gana a Joseph Campbell, Aira se topó con un párrafo revelador, un párrafo que, según el propio Aira, “lo dice todo”: “Hay...

  • Send this to friend