Inicio » LITERATURA ARGENTINA » El patito Saubón

El patito Saubón

Carlos Nine

LITERATURA ARGENTINA

El patito Saubón de Carlos Nine, editado por Hotel de las Ideas, tiene distintos emplazamientos y temporalidades editoriales. En el prólogo se hace notar que la historieta salió publicada por primera vez en Fierro en blanco y negro en diciembre de 1989, que en 2000 el sello Albin Michel la editó en Francia y a color bajo el título El pato que amaba a las gallinas, y que en 2009 Editions Les Rèveurs la republicó con agregados y retoques de su autor. La historieta dejó, entonces, el limbo tibio de la cautela editorial para contentar al menos en parte (recordemos que la obra de Nine continúa escasamente publicada en el país) a sus exquisitos seguidores. Porque convengamos una cosa: leer a Nine no es fácil. Lejos del hermetismo barroco o el velamiento de ciertas propuestas esnobs, su producción evita las virtudes del texto facilitador de recorridos amigables. Transgresora y dislocada, nos ubica cerca de ese umbral en donde el lenguaje (literario, gráfico, dibujado) se cruza con la experiencia y se vuelve límite o desborde.

En esta historieta, el argumento podría perpetuarse como una conversación de enamorados en la sala de un chat, y los dibujos proponen preguntarnos por aquello que ocultan y siguen contando: sin pudor ni desvío, parecen querer revelar una suerte de punctum porno/gráfico. Conceptual en sí misma, la imagen está allí para sostener la empuñadura del texto, y el texto, para hacer flotar el sentido de la imagen. Cercana al manifiesto surrealista, busca descontracturar su programa y está abierta a los desafíos de la significación. ¿Cómo entender de otro modo las peripecias mundanas de un vendedor de peines comunista y degenerado con cuerpo de pato y apetito sexual desaforado? Su enorme pico anaranjado erotiza a las hembras de la historia (Nine retrata mujeres con cuerpo de hembras) y las narcotiza llevándolas al delirio. Sórdidas cerdas, bucólicas gallinas, rosquillas ardientes, gatas en celo, muñecas insaciables o terneras ninfómanas, ninguna se enamora del palmípedo y, aunque juran amarlo eternamente, olvidan sus promesas o se marchan tras cafishos, maltratadores o pederastas. Ellas son objeto de deseo y de violencia, casi siempre ultrajadas y subyugadas por los hombres o el sistema. El femicidio es moneda corriente en los hogares que visita Saubón, y las calles por las que deambula ponen en escena la mercancía de los cuerpos explotados. Este vendedor infructuoso toma contacto con mujeres de hogar que, al final del día, parecen no salir de un destino que las condena de antemano: “Al anochecer, Rosa fue eyectada hacia el paraíso de las amas de casa castigadas. ¡Adiós, Rosa!”. En suma, se trata de una obra que encuentra su posibilidad de interlocución en la política y en la denuncia: nada de lo que cuenta y lo que muestra nos puede resultar ajeno. Nine nos ha tendido un señuelo (o ha dejado migas de pan) al hablarnos de lo que conocemos con el lenguaje de lo desconocido. De allí el hallazgo y la belleza de esta rara avis historietística.

 

Carlos Nine, El patito Saubón, Hotel de las Ideas, 2016, 120 págs.

12 Ene, 2017
  • 0

    El agua cruda

    Marcos Crotto Vila

    Gerardo Tipitto
    2 Dic

    Un viejo en cueros trabajando la madera y el living de un departamento convertido en astillero. En la cocina, mientras tanto, el hijo recién llegado y la...

  • 0

    Desmontar una casa

    Cecilia Moscovich

    Leandro Llull
    2 Dic

    Desmontar una casa reúne parte de la labor poética de Cecilia Moscovich, incluyendo los libros La manguera (2009), Barranca (2012) y su reciente homónimo. Inscriptos dentro de...

  • 0

    La mitad fantasma

    Alan Pauls

    Gabriela Adamo
    25 Nov

    Lleva un tiempo entrar a esta novela, que dedica su larga primera parte a describir con lujo de detalles una obsesión muy particular del protagonista: visitar viviendas...

  • Send this to friend