Inicio » LITERATURA ARGENTINA » La familia
LITERATURA ARGENTINA

A contrapelo de su publicitada impronta neodecimonónica, novelesca y familiar, esta reciente y abrumadora composición del escritor Gustavo Ferreyra puede leerse como la biografía de un hombre, pero, mejor aún, como la historia de una idea.

Así como “Vida y Sujeto”, el ensayo que cierra La familia, parece ser el punctum que condensa el flujo incontinente de las fuerzas narrativas y conceptuales que se entrecruzan en el texto, todo lo que de “novela” puede caberle a este trabajo parece subsumirse en su fuerte condición teorética. De tal modo, pese a que La familia “narrativa” se agiganta a lo largo de quinientas páginas gracias a un ardid híper descriptivo –e impulsada por una prosa afirmativa que al mismo tiempo se enrosca y desenrosca en torno a un objeto, una actitud, una reflexión, o ciertos sentimientos tal vez inexpresables–, todo ello pierde entidad –si esto fuera alguna vez posible– frente al peso específico de los otros rodeos y circunvoluciones que propone La familia “conceptual”.

Organizada en tres series temporales más o menos dispersas que abarcan otros tantos siglos y se dilatan entre los años 1925 y 2106, la historia tiende a concentrarse en la figura de Sergio Correa Funes, el último vástago de una casta de locos y enfermitos cuya prole va atrofiándose al mismo ritmo que lo hacen el abolengo y la fortuna familiar.

Filósofo pero bancario, golpeado por su ser y estar en el mundo y por las tragedias íntimas que abisman ese peso existencial insoportable –“Febrero de 2005” y “Mayo de 1992” son pasajes extraordinarios–, SCF es, precisamente, el impúdico, revulsivo, monstruoso y apestado gestor de la “ideíta” en la que, de algún modo, zozobra la “novela”: en este caso, se trata de “independizar al Sujeto de los mecanismos de la Vida”.

Qué es el Sujeto y qué es la Vida, el desarrollo argumental de cada una de esas posiciones, y su hipotético enfrentamiento, se cuentan entre lo más logrado que presenta La familia.

Lo otro, que bucea en las profundidades del pasado para darle una entidad al presente, que se detiene y se regodea en el ahora de la horripilancia de Funes, o se aventura en un futuro en el que este tipo, muerto, es un gurú reverenciado, puede incluso –aunque tal vez se considere un andamiaje necesario– resultar grandilocuente, como si el vigor o el virtuosismo que le dan a la prosa su espesura perturbaran por exceso y demasía.

Gustavo Ferreyra, La familia, Alfaguara, 2014, 570 págs.

26 Feb, 2015
  • 0

    Inmersión. Una imagen proyectada sobre Rafael Pinedo

    Mariano Vespa

    Pablo Potenza
    30 Jun

    Inmersión, de Mariano Vespa, no es estrictamente una biografía sobre Rafael Pinedo. Si lo fuera, sería modesta, apenas unas noventa páginas con varias entradas siempre concisas. Más...

  • 0

    Un error de Ludueña

    Elvio E. Gandolfo

    Marcos Herrera
    23 Jun

    La poética de la obra de Elvio Gandolfo, incluso desde sus primeros relatos, es sólida y madura. Los lectores sentimos que cada palabra es exacta y no...

  • 0

    La lengua de la llanura

    Carlos Battilana

    Leandro Llull
    23 Jun

    Michel Butor afirma que “los personajes imaginarios llenan los huecos de la realidad y nos iluminan acerca de esta”. Tal parece ser la fe que asume La...

  • Send this to friend