Inicio » LITERATURA ARGENTINA » Los centeno

Los centeno

Pablo Natale

LITERATURA ARGENTINA

Uno de los cuestionamientos fundamentales que acaso debamos hacernos como lectores, y todavía más a medida que pasa el tiempo y vamos enraizando en determinadas ideas, es cómo leemos. Así de sencillo, es decir: ¿leemos poniéndonos a salvo, evitando a toda costa que nos tomen a contramano, tratando de ser más inteligentes que el propio autor? ¿O bien lo hacemos sin mapa, dispuestos a seguir al otro en su mismo lenguaje, aunque por momentos paguemos el precio de sentirnos desbordados, o incluso idiotas?

Esa y otras preguntas le caben a una novela como Los centeno, del cordobés Pablo Natale, o más bien al ejercicio de enfrentarse a ella. Los personajes son tantos que, a medida que la novela avanza, cada uno de ellos va perdiendo relieve en su individualidad; paradójicamente, sin embargo, lo que va tomando sentido es otra cosa, sólo que esa cosa no tiene nombre, o sólo se parece a sí misma: un rumbo impreciso, oscuramente concéntrico, nucleado en torno a la palabra “centeno”. Un vocablo que es un apellido, pero también es una imagen, un concepto, una ilusión, un mantra; y así también la referencia a la célebre novela de J.D. Salinger, que actúa como faro o como letanía para algunos de sus protagonistas (si puede hablarse en esos términos). Es, el centeno, su visión, “ser centeno”, algo así como una categoría del espíritu: el lugar del que algunos vienen, un origen que llevan impreso; y es el sueño difuso de otros, el centro de una tierra que desconocen, o que a duras penas tienen la capacidad de imaginar.

Pero la aparente falta de rumbo o de progresión de la historia –más allá de las interpretaciones, quizá demasiado arbitrarias, con las que podamos coquetear– presenta un riesgo del que la novela sale ilesa sólo a medias. Lo que en un comienzo puede resultar inquietante, eso que desafía al lector en la morosidad de sus reacciones y que por momentos recuerda el carácter dilatorio de algunos de los relatos largos de Roberto Bolaño, tarde o temprano lo convoca apenas en la superficie, o lo obliga a rendirse con pasividad a un desenlace que reúna las piezas dispersas. Como sucede muchas veces en literatura, es posible que determinadas apuestas encuentren su mejor forma tomando riesgos aún mayores: un recorrido más extenso, que les permita regresar a, o descubrir, su núcleo. Un núcleo que en Los centeno termina por evaporarse, o en el que tal vez sólo haya un enorme vacío.

 

Pablo Natale, Los centeno, Editorial Nudista, 2013, 128 páginas.

20 Feb, 2014
  • 0

    Desintegración en una caja

    Sebastián Martínez Daniell

    Raúl A. Cuello
    29 Feb

    La variable tiempo ha sido desde el comienzo la gran aliada de la física, tanto en sus variantes clásica como cuántica. Sabemos que el tiempo opera sobre...

  • 0

    Lucrecio

    Sergio Raimondi

    Silvio Mattoni
    22 Feb

    Una traducción de poco más de trescientos veinte versos del extenso poema de Lucrecio De rerum natura puede parecer una muestra, una módica selección, pero si la...

  • 0

    Picnolepsia

    Arturo Carrera

    Carlos Surghi
    22 Feb

    A mediados de la década de 2000 la Argentina amaneció cubierta de nieve en su totalidad. El poeta Arturo Carrera, junto con su hija Ana, tomó una...

  • Send this to friend