Inicio » LITERATURA IBEROAMERICANA » Corea: apuntes desde la cuerda floja

Corea: apuntes desde la cuerda floja

Andrés Felipe Solano

LITERATURA IBEROAMERICANA

El Premio Biblioteca Narrativa Colombiana 2015 se lo llevó Corea: apuntes desde la cuerda floja de Andrés Felipe Solano. La experiencia de sus once meses de vida en Seúl en momento alguno es traspuesta por la ficción, sino que propone la escritura como una disección puntillosa de lo que implica reconocer lo extraño, empezando por el autor mismo, en nuevos territorios. Algunos se han referido a Solano como un flâneur que camina las calles de Seúl, pero han olvidado que esta figura caminó sobre todo para reconocer los cambios urbanos del París del siglo XIX. Este caso es distinto: se trata de un narrador que camina las vías de su pensamiento en experiencia, obligándose a sí mismo a contener, o por lo menos a reconocer, los cambios de su propia percepción del mundo a través de la escritura. Somos como somos por los lugares que habitamos: somos tan múltiples como los lugares donde podríamos vivir. Solano reconoce esto, haciendo de su obra el reconocimiento y dibujo de su nueva vida íntima en el barrio seulense de Itaewon.

No es novela ni crónica ni mera narrativa, porque en esa ambigüedad respecto a lo experimentado también reside el claroscuro de la narración: ¿hasta dónde llega la ficción viviendo en una nueva ciudad? La literatura de viajes, es sabido, se basa precisamente en la descentralización de quien viaja, mas no necesariamente en la transformación en alguien nuevo de quien emprende la aventura. No se trata de la coreanización de un colombiano. El libro es más sobre Solano que sobre la cultura coreana, y aquí reside la intimidad de la escritura.

La historia está cargada de atmósfera literaria: Solano quiere ser escritor en Seúl, ganarse la vida enviando artículos a revistas colombianas sobre la vida surcoreana, y esto implica una batalla diaria con lo desconocido. Su esposa Soojeong (Cecilia en occidental) consigue trabajo apenas llegan y no regresa a casa sino hasta altas horas de la noche: no hay compañía, no hay televisión, no hay (muchos) amigos, no hay dinero, no hay conocimiento de la lengua. El personaje tiene para sí el lento y escrupuloso trabajo de aprender a mirar, de entrenar el ojo para así destacar las cosas que tiene alrededor de sí, que a fin de cuentas definirán quién es él en el nuevo y extraño entorno. Estamos frente al lento despertar de una nueva intimidad en una extraña aunque bienvenida cotidianidad.

No es una guía de viajes, así como tampoco un manual de curiosidades (aunque las tiene, y muchas). Frente a un desconocimiento espacial, que conlleva necesariamente el desconocimiento personal, Solano lucha contra lo supuestamente intraducible para quedarse con la quintaesencia de quien observa, no de lo observado. El extrañamiento de mundo es el motor narrativo de la obra: mientras que un ojo observa con detenimiento la realidad, el otro mira hacia adentro, escribe, y así recrea una imagen del narrador a partir de una experiencia que podríamos llamar monástica por imposición de la soledad y de la reflexión. Volcado súbitamente a una vida con poco, lo íntimo, casi monástico, recrea el lente observador que el narrador traía de Colombia. “A menudo pienso en lo raro que es escribir, en el vicio irrefrenable en que se convierte, en ese dios obseso e insaciable de la escritura que pide y pide más ofrendas”, dice Solano. Hay que caminar porque hay que observar porque hay que escribir porque hay que sobrevivir tanto sentimental como económicamente: la escritura como experiencia. El descubrimiento de la nueva intimidad que se dibuja en un extraño lienzo surcoreano.

 

Andrés Felipe Solano, Corea: apuntes desde la cuerda floja, Ediciones UDP, 2014; Planeta, 2016, 208 págs.

1 Sep, 2016
  • 0

    Permanencia

    Adalberto Varallanos

    Raúl A. Cuello
    23 May

    Es poco, prácticamente nada, lo que se sabe en la Argentina de la vida y la obra de Adalberto Varallanos, poeta peruano nacido a principios del siglo...

  • 0

    La performance como religión, la religión como performance

    Carlos Monsiváis

    Fermín Eloy Acosta
    2 May

    Este breve libro en forma de fanzine editado por Homo Faber recupera una conferencia del cronista mexicano presentada en la Facultad de Filosofía y Letras de...

  • 0

    Motivos

    José María Eguren

    Arturo Ruiz Mautino
    25 Abr

    Entre los años 1930 y 1931, el peruano José María Eguren publicó una serie de artículos de especulación estética, de comentario sobre novedades artísticas, de menudas observaciones...

  • Send this to friend