Inicio » LITERATURA IBEROAMERICANA » La conexión chilena

La conexión chilena

Carlos Basso

LITERATURA IBEROAMERICANA

De las historias de espionaje político reunidas por el periodista Carlos Basso en La conexión chilena, tal vez sea “El enigmático Míster Phillips” la más complicada: un personaje de película y demasiados nombres en décadas de encubierto accionar. Chile, Cuba, Centroamérica: la CIA extendía sus tentáculos por doquier en la Guerra Fría. No sólo en nuestro golpe de Estado en 1973 pudo tener que ver Phillips; también en la intención de asesinar a Fidel y a Allende. O, antes, en los balazos que ultimaron a Kennedy. El primer texto del libro es “Arturo Prat, agente secreto”, y narra la misión de espionaje prebélico que el joven marino leguleyo cumplió en Montevideo y Buenos Aires entre 1878 y 1879 (meses antes de fallecer en la cubierta del Huáscar). Como relato, es el menos electrizante, tanto por la natural escasez de información como por las pocas ganas vocacionales que tenía Prat.

Nueve son estas historias, donde no falta el almirante-espía alemán Canaris, que anduvo en Chile y luego quiso ponerle la proa a Hitler. O el chileno Collel, triple agente que supo del inminente ataque japonés a Pearl Harbor en 1941. En la Segunda Guerra Mundial, se insinúa aquí para nuestra sorpresa, no descartaba Japón invadir Chile. Algunos capítulos, ya en los años setenta y ochenta, corresponden a los momentos más espeluznantes de la dictadura de Augusto Pinochet e inducen a apretar los puños con renovada indignación. Está el caso del capitán Heyder, asesinado por sus compañeros de armas ante su oposición a la tortura como método en que la siniestra DINA se engolosinaba. Siniestra, sí. Caemos en este justo epíteto que, por otra parte, parece un defecto estilístico del autor: no porque la torcida hueste de Manuel Contreras no fuese siniestra, sino porque el uso de clisés amateuriza la calidad del texto. Basso ha investigado de modo fidedigno y acucioso, con extensa bibliografía libresca y documentaria: que hablen los actos de sus personajes, malvados o no, sin opinión explícita del narrador. Nos estremece la suerte de los dos norteamericanos asesinados a poco del golpe, Horman y Teruggi, en “La Operación Caos”. Sobre Horman trata la película Missing de Costa-Gavras; en cuanto a Teruggi, por gran casualidad guardamos unos anteojos pisoteados —bota militar— que probablemente le pertenecieron y que un vecino halló en su casa tras el secuestro. Disculpen el detalle personal.

¿Alguien recuerda a “Liliana Walker“, la mujer sin rostro que anduvo metida en los preámbulos del asesinato de Orlando Letelier en 1976? Basso indica que era una “prostituta de alto nivel” llamada Mónica Lagos, quien pretendía seducir a Letelier en Washington y extorsionarlo. No lo logró. Otros activaron la bomba. Por estos días, a cuarenta y dos años de ese crimen, se estrena en Chile una serie sobre Michael Townley y Mariana Callejas. Gran trabajo ha hecho Basso. Hay vasos comunicantes —no deja de consignarlos— con sus obras anteriores, como Chile: top secret (2017) y La CIA en Chile (2013). La prosa, ay, es de trazo algo grueso (“signo nazi” por “saludo nazi”, “ficha clínica” por “fichero clínico”, “contorneaba” por “contoneaba”), pero igual leemos con interés. Eso sí, y es inevitable, muchas cosas quedan en la conjetura que frustra la curiosidad del lector: ¿decía Collel la verdad? Leer todo esto es mirar con unas gafas trizadas: la nitidez absoluta no es posible. Y otra cosa: ¿qué sentía Liliana Walker por Fernández Larios? Por decir algo sentimental.

 

Carlos Basso, La conexión chilena. Historias de espías, Aguilar, 2018, 214 págs.

19 Abr, 2018
  • 0

    Tres maneras de inducir un coma

    Alba Carballal

    José Ignacio González
    23 May

    Aun a pesar de que uno de los protagonistas de esta ópera prima sea literalmente el trasunto travestido de Eduardo Mendoza, no deberíamos reducir Tres maneras de...

  • 0

    La perra

    Pilar Quintana

    Mario Hinojos
    16 May

    «I am I because my little dog knows me», escribió Gertrude Stein en The Geographical History Of America (1937). «Yo soy yo porque mi perrito me re/conoce»:...

  • 0

    8.38

    Luis Rodríguez

    Jorge Carrión
    9 May

    El problema es el lenguaje. Y el lenguaje lo es todo. En un contexto dominado por las narrativas seriadas que reformulan constantemente sus entretenidas estrategias comunicativas sin...

  • Send this to friend