Inicio » LITERATURA IBEROAMERICANA » La pesadora de perlas. Obra poética

La pesadora de perlas. Obra poética

Circe Maia

LITERATURA IBEROAMERICANA

Pesar perlas es una tarea difícil; las perlas son orgánicas, irregulares, alteran fácilmente la suma final. Quien al escribir pesa las palabras como perlas es consciente del más mínimo desequilibrio, del acierto causado por la inclusión de un vocablo o por el descarte de otro; es quien pone un cuidado extremo al combinar sonidos y voces en medio del derrame que supone la escritura. El título de esta obra reunida de la poeta uruguaya Circe Maia es un hallazgo. La pesadora de perlas alude a un cuadro de Vermeer que se toma como referencia en un poema, pero vuelve extensiva su significación a una idea del trabajo poético. Dice Maia en uno de los textos que resume su poética: “Trabajo en lo visible y lo cercano / –y no lo creas fácil– / No quisiera ir más lejos. Todo esto / que palpo y veo / junto a mí, hora a hora / es rebelde y resiste. / Para su vivo peso / demasiado livianas se me hacen las palabras”. Podría escribirse sin parar, después de leer estos pocos versos, un tratado, por ejemplo, sobre el peso que lo vivencial introyecta en las palabras, o sobre la aparente facilidad de lo íntimo.

Circe Maia tiene un modo distintivo de observar y de pensar la realidad atendiendo a sus zonas más escurridizas, pero también de acercarse a ellas nombrando un universo concreto y referencial: una silla, una piedra gastada, insectos entrando por una ventana. Su discurrir sereno y al mismo tiempo conmovido no deja que los enunciados se cierren; los va abriendo hasta soltarlos y deja que sigan habitando en lo indecible, en lo que apenas puede apresar el poema. Aunque se ha dedicado a la enseñanza de la filosofía casi toda su vida, Maia desconfía del logos, de su justa medida, pero hay en sus textos una huella discursiva enraizada en socráticos y presocráticos. A veces desata extraños interrogantes: “¿Cómo aprende la luz a oscurecerse? / ¿Debe hacer ejercicios de opacamiento?”. Otras veces, el lector puede ser convocado a resolver un planteo filosófico: “Afrontemos ahora / la posibilidad de estar ya muertos”. Desde un yo que se coloca en un segundo plano, el mundo aparece en su poesía rasgado con un doble fondo, y quien lo percibe se detiene en los cambios más sutiles. Cambios, permanencias, Superficies, De lo visible son algunos de los títulos de sus libros.

Circe Maia es una de las voces más relevantes de la poesía uruguaya y junto a ella de inmediato surgen los nombres de Idea Vilariño y Marosa Di Giorgio, tan diferentes las tres en sus poéticas. Esta es la primera vez que se publica un libro de Maia en la Argentina y lo hace la editorial cordobesa Viento de Fondo. A manera de prólogo, incluye una extensa conversación con la escritora María Teresa Andruetto: un diálogo fluido producto de la lectura a lo largo del tiempo, con una genuina admiración, que es mutua, y que se convierte en una reflexión sobre la obra de Maia y sobre la poesía misma. Lo que se ve es una autora que al componer sopesa las palabras como perlas, sintetiza sin aglomerarlas y las deja decir lo mucho que encarnan.

 

Circe Maia, La pesadora de perlas. Obra poética, Viento de Fondo, 2013, 213 págs.

22 Ago, 2013
  • 0

    Memorias inventadas

    Manoel de Barros

    Demian Paredes
    7 Oct

    Hasta ahora inédito en Argentina, Manoel de Barros (1916-2014) fue calificado como el poeta más grande de Brasil por Carlos Drummond de Andrade, quien era sindicado en...

  • 0

    Fiat lux

    Paula Abramo

    Martina Vidret
    23 Sep

    ¿Qué es lo que debe encender un fósforo? Eso se pregunta Paula Abramo en uno de los poemas que componen su primer poemario, Fiat lux. A diferencia...

  • 0

    Volver a comer del árbol de la ciencia

    Juan Cárdenas

    Raúl A. Cuello
    16 Sep

    Con el tiempo, el arte de emplear epígrafes en vías de cristalizar el espíritu de un texto se fue diluyendo: lo que antaño solía ser un ejercicio...

  • Send this to friend