Inicio » OTRAS LITERATURAS » Mundos del fin de la palabra

Mundos del fin de la palabra

Joanna Walsh

OTRAS LITERATURAS

Las volubles piezas que conforman Mundos del fin de la palabra, el reciente libro de la inglesa Joanna Walsh, postulan una realidad taimada en la que no se termina de hacer pie. Y no porque enrarezcan la atmósfera o recurran a una percepción extrañada, sino porque la omisión de un elemento funciona en ellos como motor del relato. Giran, así, alrededor de un vacío que no buscan reponer sino ahondar, si cabe, aún más.

Mientras tantea, vacilante, que el sentido de las palabras no escape a sus intenciones, una vendedora ambulante aguarda el momento en que se desprenderá de su indefinida mercancía. Tampoco sabremos acerca de qué objeto trata aquel relato que detalla las vicisitudes de un traslado que obra una transformación tal en su naturaleza que pasa de tener una forma contundente y voluminosa a ser apenas migajas. Aunque coqueteen con ella, las historias se detienen un paso antes de la alegoría.

Walsh abreva en la ambigüedad, la indeterminación y los múltiples sentidos de las palabras. Como hija dilecta de Lewis Carroll, ese deslizarse por la superficie del lenguaje le permite crear criaturas que acechan en nuestras bibliotecas y que han leído todos aquellos libros que hemos dejado a un lado por falta de tiempo o desinterés. Puede también dar cuenta de la amistad entre dos amigas como la relación existente entre una estrella orbitando alrededor de un agujero negro.

Como una variante de Carta a Lord Chandos, de Hugo Von Hofmannsthal, el relato que da título al volumen trata de la imposibilidad de comunicación debido a la pérdida progresiva de la lengua y su reemplazo por una serie de gestos y gruñidos. La ironía consiste en que, para dar cuenta de ello, debe servirse de esas mismas palabras que ahora faltan. Por supuesto que una nueva aproximación a la transitada distancia entre el mundo y los signos distaría de ser original. El sello de Walsh, sin embargo, no radica en constatar ese divorcio inmanente, sino en postular la contingencia de un lenguaje fuera de sí. Y para ello recurre a múltiples juegos de palabras que la encomiable tarea de la traductora Vanesa García Cazorla apunta en minuciosas notas al pie.

A la preceptiva que restringe el formato del cuento a un puñado de variantes, la autora de Vértigo prefiere socavarla mediante el laxo amparo de la experimental Christine Brooke-Rose o la gracia escurridiza de Flann O’Brien. El riesgo está en que algunas piezas no terminan de cuajar y decantan en meros ejercicios de ingenio. Pero es un riesgo que bien vale correr para no quedar sujeto al apretado decálogo que ciñe la imaginación del relato actual.

 

Joanna Walsh, Mundos del fin de la palabra, traducción de Vanesa García Cazorla, Periférica, 2020, 136 págs.

23 Dic, 2021
  • 0

    Deberías venir conmigo ahora

    M. John Harrison

    Juan F. Comperatore
    20 Ene

    No todo despertar es sinónimo de lucidez o revelación, a veces puede ser un encubrimiento. Está quien sueña para no despertar y aquel que despierta para...

  • 0

    El jardín de vidrio

    Tatiana Țîbuleac

    Nicolás Hochman
    13 Ene

    “Una lengua, como un invierno, no puede ser explicada. Una lengua, en cambio, puede ser inventada. Y lo fue, un alfabeto ruso volcado sobre palabras rumanas...

  • 0

    Todo lo que hay dentro

    Edwidge Danticat

    Kit Maude
    6 Ene

    La idea de la diáspora tiene un lugar importante en la literatura norteamericana, como es de esperar de un país construido por ola tras ola de inmigración...

  • Send this to friend