Inicio » TEATRO » Gansos
TEATRO

A veces ocurre. Sucesos intempestivos en lejanas latitudes producen efectos inesperados a la vuelta de la esquina que consiguen desviar el curso de una vida, como si de efecto dominó o de piedra arrojada a un estanque se tratara.

Algo de esto se juega en Gansos, ópera prima en el rol de dramaturgo y director de Guido Losantos, quien como actor ha trabajado en puestas de Rafael Spregelburd, Matías Feldman y Bernardo Cappa, entre otros.

La fábula se inicia en un campo de golf en Michigan, sede de un torneo internacional en el que unos —tan paquetísimos como tilingos— jugadores argentinos van a provocar, por su fallida actuación, el ataque de un ejército de gansos salvajes que desencadenará la tragedia y las reacciones en cadena.

El impacto transoceánico de las aves asesinas llegará hasta el corazón de una familia pobre del conurbano bonaerense cuya madre (un brillante Sebastián Villacorta) funcionará como vaso comunicante entre los dos universos.

El tono hilarante y estridente que elige Gansos para plantarse en escena no es sino el revés de la trama de las miserias humanas que afectan a ambos mundos. En ese sentido, la obra desacomoda el lugar común escapándole a la tan frecuente ecuación que equipara la representación de las clases populares con el reservorio de todos los valores.

De los campos abiertos a la casa cerrada, esa es la trayectoria que deja anclada la obra en el grotesco, si nos atenemos a lo que planteaba Viñas cuando encontraba que este género criollo era la interiorización del sainete, y la luz del patio del conventillo le daba paso a la sombra de la habitación.

Esa tensión aterradora entre la risa y el llanto que por momentos trae ecos de la memorable Feos, sucios y malos de Ettore Scola se registra a lo largo de toda la obra y sólo cede en los cuadros en que los intérpretes danzan. Porque estos personajes se le atreven a Tchaikovski y su Lago de los cisnes, entre otras composiciones que no ahorran ni en Vivaldi ni en Queen. (Serán gansos, pero no tanto). En estas intervenciones puede leerse la impronta de Zypce en la música y el diseño sonoro, y la de Josefina Gorostiza en la dirección coreográfica.

Nicolás Giménez, Wenceslao Tejerina y Federico Gelber completan el aceitadísimo equipo de actores que no deja green sin recorrer. El compromiso físico que despliegan al actuar y al bailar los califica como jugadores de toda la cancha.

 

Gansos, dramaturgia y dirección de Guido Losantos, Espacio Callejón, Buenos Aires.

 

30 Sep, 2021
  • 0

    Habitación Macbeth

    Pompeyo Audivert

    Andrés Restrepo Gómez
    26 Ene

    Es bien sabido que, de existir tal cosa como una obra de teatro maldita, esta sería Macbeth de William Shakespeare. Aunque se ha señalado a las brujas...

  • 0

    La era del cuero

    Pablo Rotemberg

    María Fernanda Pinta
    29 Dic

    Por debajo de las formas convencionalizadas de las danzas artísticas con sus gramáticas de movimientos y gestos, sus narrativas más y menos miméticas, sus cánones...

  • 0

    Lorca, el teatro bajo la arena

    Laura Paredes / Mariano Llinás

    Manuel Broullón
    24 Nov

    La invocación remite al ritual pagano, al aquelarre. La invocación reúne a la comunidad en torno a un círculo mágico donde acontece el prodigio. Así, las personas,...

  • Send this to friend