Inicio » TEORÍA Y ENSAYO » La época de las pasiones tristes

La época de las pasiones tristes

François Dubet 

TEORÍA Y ENSAYO

 El nuevo libro del sociólogo francés François Dubet es corto, claro y tremendamente ambicioso. Es ambicioso porque, como se hace evidente desde el título mismo, es un diagnóstico de época, y ninguna época tal vez mucho menos la nuestra se deja capturar con facilidad. Las pasiones tristes que definen para Dubet el espíritu de lo contemporáneo son el resentimiento, la indignación, la ira sobre todo, pero también el desaliento, la ansiedad y la desorientación que provoca ese mismo triste paisaje.   

La idea principal que presenta La época de las pasiones tristes es que el aumento de los sentimientos de resentimiento e indignación se vincula no tanto con la profundización objetiva de las desigualdades, sino más bien con un desplazamiento en el modo en que son vividas. Sin un marco explicativo centralizado —rol que antes cumplía el sistema de clases, las desigualdades se multiplican, diversifican e individualizan, y se hace cada vez más difícil comprender lo que las causa y lo que hace falta para combatirlas. No importa si las clases sociales aún existen o no, dice Dubet, la cuestión es que ya no son el principio organizador del régimen de desigualdades. Las desigualdades ya no se comprenden en términos de explotación sino bajo la clave de la discriminación, y así la “estructura de las desigualdades de clase se difracta en una sumatoria de pruebas individuales y sufrimientos íntimos”. Lo que marca la época, lo que conduce a la indignación y el desaliento, es que cada uno se encuentra solo con su dolor, solo con su fracaso, solo con el daño que otros le han infligidoLa experiencia de la desigualdad resulta cada vez más dolorosa, más cruel, más desconcertante, ya que por más que aumenten la inseguridad y la incertidumbre, la sensación de bloqueo e imposibilidad no cede: “Nada está asegurado, pero nada parece verdaderamente abierto”, resume Dubet. 

En esta experiencia de la desigualdad como un daño sufrido “en calidad de” se originan o amplifican gran parte de los fenómenos más llamativos de la actualidad: el ascenso de distintas formas de racismo, odio y xenofobia, como una forma de dirigir hacia otros el desprecio que se vive en carne propia, los estallidos de indignación en las redes o en las urnas, como un desahogo y un paso a la acción que se saltea toda mediación. La tesis central del libro es bastante simple y directa, no así sus consecuencias y sus posibles soluciones. Y es que el problema real radica no tanto en las pasiones tristes, sino en lo que hacemos con ellas.  

En verdad, las pasiones tristes son una respuesta muy razonable y sensata al estado del mundo; y, como bien reconoce Dubet, la indignación es “uno de los resortes esenciales” de la protesta y la transformación política. El punto está en cómo las abordamos, cómo las elaboramos; y para ese siguiente paso el libro apenas ofrece algunas pistas, esbozadas en las últimas páginasNegar sin más las pasiones tristes no sirve de nada: tenemos que esforzarnos por desentrañar un sentido que, al mismo tiempo, no podemos tomar al pie de la letra.  

 

François Dubet, La época de las pasiones tristes. De cómo este mundo desigual lleva a la frustración y el resentimiento, y desalienta la lucha por una sociedad mejor, traducción de Horacio Pons, Siglo XXI Editores2020, 128 págs.

28 Ene, 2021
  • 0

    Tecnología y barbarie

    Michel Nieva

    Fernando Bogado
    17 Jun

    Se ha vuelto muy difícil encontrar una escritura que pueda mantener su juego abierto tanto en la narrativa como en la ensayística o la poesía. No vamos...

  • 0

    Cuando los inviernos eran inviernos

    Bernd Brunner

    Carlos Surghi
    10 Jun

    Hemos perdido el invierno, nos ha abandonado; ahora el transcurso de sus días es sólo un recuerdo, la melancolía propia de seres meditabundos, reacios al bullicio y...

  • 0

    El umbral

    Franco Berardi “Bifo”

    Fernando Bogado
    27 May

    El pensamiento político europeo, en su vertiente crítica del capitalismo, tiene dos corrientes. Por un lado, aquella apoyada en la lectura de los trabajos de Deleuze y...

  • Send this to friend